El fraude homeopático de la hormona del crecimiento

REPORTAJE l Vitalidad pura, sin embargo… Por Jesús Peña
FEBRERO 12, 2007 (SEMANARIO).- Hay quienes piensan que es posible alcanzar el don de la eterna juventud, o anhelan convertirse en auténticos superhombres, pero su fe no siempre concuerda con la realidad.

En Saltillo es fácil obtener, a bajo costo y sin receta médica, productos engañosos que contienen supuestas hormonas.Tal es el caso de la Somatotropina, conocida también como hormona del crecimiento, presuntamente elaborada por los laboratorios Hoffmann y comercializada en esta ciudad por la marca de productos homeopáticos Homeoline, a un precio de 350 pesos.

Presente de forma natural en el organismo y responsable del crecimiento de los huesos y otros tejidos del cuerpo, esta sustancia ha sido promovida por la publicidad como “milagrosa”.

Muchos le han dado en llamar “la hormona de la juventud” y ha cobrado gran auge entre físico-culturistas y adultos mayores que desean mejorar su apariencia y su vitalidad.

Lo cierto es que su consumo, también indicado a los niños con baja estatura y algunos males orgánicos, merece un análisis profundo.

De fácil acceso

Una visita encubierta realizada por Semanario a un consultorio de la compañía Homeoline, localizado en periférico Luis Echeverría y Abasolo, bastó para conseguir por 350 pesos un frasco de 250 miligramos de Somatotropina, en su versión homeopática.

Se trata de una solución que contiene extractos de supuesta hormona de crecimiento diluida en alcohol, que bajo la firma de los laboratorios Hoffmann, con sede en la ciudad de México, se expende sin receta médica en Saltillo y el resto de la República.

“Muchas veces cuando a los pacientes grandes los obsesionan con alguna idea que ‘no es que la plantita de tal’ –la que me ayuda–, tú les puedes dar lo que quieras y no se van a sentir bien, pero en cuanto les dices: ‘esta es la plantita que querías’, se van para arriba en automático”.

Así lo declaró el doctor Jesús Alfonso Puente Ortiz, encargado de esta sucursal de Homeoline que oferta además productos para el tratamiento del sobrepeso, la impotencia sexual, hipertensión, depresión, nerviosismo, migraña, alergias, várices, angustia, alcoholismo, diabetes, asma, estreñimiento, colitis, gripa, sinusitis, artritis, dermatitis y gastritis.

El mismo Puente Ortiz habló del fraude que significa la venta de Somatotropina homeopática, cuando de manera rebuscada y a pregunta expresa del reportero, supuesto cliente, hizo referencia a la efectividad de este medicamento. Todo fue grabado.

“No puede tener efectos secundarios, el efecto de la homeopatía es precisamente que se evita… Si hay efecto, es el efecto principal, y el efecto secundario de una homeopatía es que no te pase nada, que no te haga efecto”.

Al final de la consulta, el médico recomendó fueran ingeridas 20 gotas de este producto disueltas en un vaso de agua todos los días durante un mes, y luego cada tercer día, por un lapso de dos meses.

Se comprobó además lo sencillo que resulta emprender un negocio rentable, vendiendo hormona del crecimiento en forma de gotas homeopáticas para el laboratorio Hoffmann.

En una llamada telefónica hecha a la sede de este centro de investigación, ubicado en la calle de República de Colombia 43-1, una de las zonas más populares del centro en la capital del país, se confirmó que con sólo una compra inicial de 10 mil pesos y luego de 2 mil pesos mensuales de este producto, cualquiera que lo desee puede convertirse en vendedor o distribuidor de este laboratorio, que surte a farmacias y consultorios homeopáticos en todo México.

Y es que un frasco de 250 mililitros de supuesta hormona del crecimiento, es vendido por este laboratorio en 50 pesos con 25 centavos, y puede comercializarse a un precio de hasta 350 pesos.

“Si se vende bastante, es un medicamento nuevo, aunque la verdad no sé qué tan efectivo esté resultando para los pacientes”, comentó durante el enlace telefónico Ángeles Villaseñor, responsable de ventas del laboratorio Hoffmann.

¡Es un fraude!

Aprovechando el desconocimiento de la población en torno a las aplicaciones y efectos de la verdadera hormona del crecimiento, así como la publicidad por Internet, medios de comunicación y el mercado negro, algunos se han beneficiado con la venta de falsos medicamentos catalogados como “milagrosos”.

Así, la televisión y la red de redes han venido difundiendo las bondades de sustancias que contienen supuesta hormona del crecimiento en forma de ungüentos, polvos, sustancias para inhalar, tabletas o gotas homeopáticas.

Ernesto Ovalle Zavala, endocrinólogo, rompe el mito sobre la validez de estos productos:

“¿Ha encontrado por ahí alguna fuente donde diga que la hormona del crecimiento se toma y se inhala?

“¡Totalmente absurdo!… La hormona del crecimiento ni se toma ni se inhala, se inyecta vía subcutánea.

“Hasta ahorita no se ha podido encontrar la pureza necesaria y la protección de los ácidos gástricos para poder digerirla y distribuirla en la sangre…”.

También es común que este tipo de medicamentos se vendan a precios relativamente accesibles, cuando la hormona del crecimiento auténtica, procesada en laboratorios prestigiados, es muy costosa.

Ovalle Zavala comenta que en el caso de un niño que presenta problemas de baja estatura por deficiencia de esta hormona, el tratamiento puede llegar a costar hasta 7 mil y 10 mil pesos mensuales.

“Porque se tiene que aplicar, cuando menos, seis veces por semana, una vez al día. Hay un mercado negro tanto de hormona del crecimiento de baja calidad, como de hormona extremadamente diluida, de soluciones que no tienen nada más que efecto placebo, de bienestar psicológico, para el paciente que piensa que se está tomando algo bueno y es un engaño”.

En Saltillo

Médico general y diplomada en tratamiento de sobrepeso y medicina estética, Patricia Valdés Morín habla de lo fácil que resulta adquirir en Saltillo hormona del crecimiento de dudosa calidad.

“La hay, ya sea en establecimientos farmacéuticos autorizados, así como en el mercado informal, a través de personas o compañías no reconocidas, siendo estos últimos los más riesgosos ante la duda del control de calidad de los productos, así como la inexistencia del respaldo de instituciones y compañías reconocidas”.

Pero la publicidad engañosa no ha dicho, añade, los efectos que implican la indicación y administración inapropiada de Somatotropina auténtica en el ser humano.

Al respecto, Valdés alerta sobre el uso creciente de esta sustancia en jóvenes y adultos sanos, con fines no reconocidos científicamente.

Dice que el uso de esta sustancia es cada vez más frecuente en los estratos económicos altos.

Los menores con baja producción de esta hormona presentan baja estatura, también pueden nacer con poco peso, algunos padecen enanismo, insuficiencia renal y otras enfermedades genéticas que condicionan retraso en el crecimiento, agrega.

Algunos especialistas en la materia hacen referencia a casos de riesgo en que los niños y los adolescentes sanos son sometidos, por presión de sus padres y sin supervisión médica alguna, a la aplicación de hormona de crecimiento para aumentar su estatura.

“Que porque sus padres quieren que sea jugador de básquetbol, que porque quieren que sea mucho más alto que ellos, que genéticamente son bajitos. Nunca le vas a ganar a los genes”, declara Ernesto Ovalle Zavala, también maestro investigador de la Facultad de Medicina de la UAdeC.

En cambio y como explica el pediatra infectólogo Germán Sorchini Barrón, la utilización indiscriminada de la Somatotropina puede desencadenar en niños y adolescentes deformaciones en diferentes partes del cuerpo o hasta una diabetes.

Se ha comprobado además, que la utilización prolongada de hormona del crecimiento, tanto en niños como en adultos, ha incrementado la incidencia en el desarrollo de tumores en páncreas, próstata e intestino grueso.

“Recomendamos definitivamente no administrarla para nada, ni siquiera decimos nombres, porque indicar o sugerir que es para que los niños crezcan más grandotes, pues definitivamente no. Su prescripción debe ser muy selectiva y vigilada, en el área pediátrica la hormona del crecimiento no se utiliza con manga ancha”.

‘Fuente de juventud, otra estafa’

Si bien la Somatotropina, como el resto de las hormonas humanas, es efectivamente milagrosa para el tratamiento y cura de algunas enfermedades o deficiencias orgánicas, resulta falso que quien le tome, logre rejuvenecer 15 o 20 años , tal y como lo presume la publicidad engañosa.

“Toda hormona es maravillosa. Por ejemplo, hay niños que nacen con deficiencia de hormona tiroidea. A ese niño se le tiene que hacer un perfil tiroideo completo y, si sale bajo, se le tiene que dar hormona tiroidea.

“Si al niño se le deja así, va a quedar con estatura corta, pero además no va a tener el intelecto adecuado, porque su cerebro no va a madurar y no se va a desarrollar, entonces es una maravilla”, comenta Néstor Monterrubio Flores, endocrinólogo.

Sin embargo, y aprovechando estas bondades de la hormona del crecimiento, la mercadotecnia ha inventado y alimentado el mito de la eterna juventud que, como lo advierte el especialista en geriatría y medicina interna, Mario Alberto Valdés Dávila, no está sustentando.

“Desafortunadamente, hasta la fecha no se ha logrado comprobar que realmente genere un beneficio a ese proceso de envejecimiento”.

Explica, por ende, que el uso de la Somatotropina con este fin no está regulado por la Secretaría de Salud en México, tampoco por la Food and Drug Administration de Estados Unidos, ni por las comisiones regulatorias en Europa,

“En Los Ángeles la están usando, pero no con fines médicos. En el caso de niños con deficiencia de hormona del crecimiento estás hablando de una enfermedad, y se aplica como un medicamento para mejorar ese padecimiento, pero el envejecimiento no es una enfermedad, el envejecimiento es un proceso natural de nuestro organismo, de tal manera que esta sustancia no está indicada en terapias anti-envejecimiento”.

Con todo y que algunas investigaciones han revelado que la administración de hormona del crecimiento disminuye la grasa abdominal, reduce las arrugas y aumenta la masa muscular, en pacientes mayores de 60 años el riesgo de contraer diabetes y cáncer es inminente.

“Hay personas que por azares del destino están con un cáncer en la etapa inicial, si esta persona empieza a ingerir hormona del crecimiento, sin una indicación adecuada, la hormona desencadenará un crecimiento más acelerado de esas células malignas, con la consecuencia de agravamiento de la enfermedad”.

“Tú prendes la televisión y puedes ver a Jorge Rivero anunciando los secretagogos.

“Ir a comprar a un lugar de natriuréticos hormona del crecimiento y tomarla, y detener el envejecimiento, sería excelente, yo creo que ya todos estuviéramos jóvenes de nueva cuenta, si fuera cierto…”.

Invade los gimnasios

La hormona del crecimiento ha cobrado también amplia popularidad en las salas de gimnasios y aún en algunas clínicas para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

En un recorrido efectuado por Semanario en diferentes gimnasios de la ciudad, se pudo constatar que al menos en dos, algunos de sus instructores la manejan a costos que van de los 350 a los 4 mil pesos, por dosis de ampolleta en versión humana y veterinaria.

“Con el tiempo se ha demostrado, a través de estudios muy bien llevados, algunos de ellos en la Universidad de Stanford, que el efecto sobre la masa muscular no es tanto como el que pudiera obtenerse con ejercicio puro y dieta adecuada, y que no existe un incremento en la fuerza como se preconiza por quienes se encargan de vender la hormona en forma clandestina o seudoética”, dice el especialista en Salud Pública Jesús Ángel Padilla Gámez.

Padilla Gámez detalla que el uso y abuso de la Somatotropina en el físicoculturismo esta asociado a la aparición de ginecomastia o desarrollo de glándulas mamarias en los hombres y acromegalia o crecimiento desordenado de los huesos.

No se deje engañar

Un tratamiento de Somatotropina puede llegar a costar entre 7 mil y 10 mil pesos mensuales.

La hormona del crecimiento de calidad sólo se inyecta de manera subcutánea y es disponible sólo bajo prescripción médica.

Es común que en las salas de gimnasios o en ciertos círculos de a-tletas de alto rendimiento se venda hormona del crecimiento impura o de baja calidad a precios económicos, lo cual resulta engañoso.

El manejo y prescripción de este tipo de sustancia es exclusivo de profesionales de la Salud como los endocrinólogos.

Una alternativa natural

El endocrinólogo Néstor Monterrubio Flores, señala que la mejor manera de aumentar la producción de hormona del crecimiento en el organismo, es sometiéndose a una dieta rica en proteínas de origen animal, “carne, huevos y queso, por ejemplo”.

Y añade que el ejercicio constituye también un elemento importante que estimula la secreción de esta sustancia en forma natural.

“Es importante además mantener bajos niveles de azúcar.

“Esto, para que a la hora que van a tomar su próxima comida sus niveles de glucosa estén en los límites más bajos y que tengan suficiente hambre. El hambre es lo que estimula más la secreción de esta hormona”.

De acuerdo con los últimos estudios científicos, la mayor liberación de hormona del crecimiento tiene lugar también durante las horas de sueño profundo.

Fuente:

http://srv2.vanguardia.com.mx/hub.cfm/FuseAction.Detalle/Nota.603209/SecID.53/index.sal

Author: José Luis Aguilar

José Luis Aguilar es uno de nuestros más importantes colaboradores de noticias científicas y paranormales.

Share This Post On
  • naturalef

    vamos por partes, estoy de acuerdo que hay productos que son totalmente un fraude, como todos los que mencionas en el articulo, por lo contrario hay precursores de muy buena calidad, que promueven y estimulan la glándula, ojo no son productos que contienen hormona del crecimiento, solo favorecen bajo ciertas circunstancias su producción, son bastante caros pero ayudan.
    por eso te invito a que pongas los dos ángulos, no solo los contras también investiga y pon los pros.
    yo tengo mucho tiempo estudiando el envejecimiento prematuro y como combatirlo eficientemente, y hay sistemas y procesos que funcionan.