Abducciones, parálisis del sueño y falsos recuerdos

CAMBRIDGE, Massachusetts, EEUU – Susan Clancy está harta de los hombrecillos del espacio.

La sicóloga de Harvard cree haber leído todo libro y haber visto toda película sobre extraterrestres, y ha entrevistado a una cincuentena de personas que aseguran haber sido secuestradas por alienígenos.Lo ha hecho en busca de la verdad científica y no por interés en el género de la ciencia ficción.

“Me he convertido a regañadientes en experta en alienografía”, dijo Clancy.

La sicóloga se preparó para recibir una nueva ola de ataques en su correo electrónico con su nuevo libro “Secuestrado: cómo la gente llega a creerse haber sido secuestrada por alienígenos” (“Abducted: How People Come to Believe They Were Kidnapped by Aliens”, publicado por Harvard University Press.

Quienes creen que los extraterrestres ya están entre nosotros no han recibido muy bien su teoría de que los supuestos secuestrados han creado “falsos recuerdos” en base a “una mezcla de propensión a la fantasía, distorsión de la memoria, libretos culturalmente disponibles, alucinaciones oníricas e ignorancia científica”.

Eso no significa que suponga que sus sujetos están locos. Por cierto, se sorprendió de ver cuántos de ellos parecían perfectamente normales, inteligentes y coherentes.

“Debatir posiciones extravagantes es algo muy normal”, dijo en una entrevista desde Nicaragua, donde es profesora visitante en INCAE, el Instituto Centroamericano para Administración de Empresas. “Es muy humano creer en hechos carentes de evidencia científica”.

Cuando llegó a Harvard en 1996, Clancy no se había propuesto desmitificar las historias de hombrecillos verdes que secuestraban a gente de carne y hueso para someterlas a experimentos dolorosos. En cambio, inició su investigación sobre los recuerdos falsos estudiando víctimas de abuso sexual.

Muy pronto se halló combatida por gente indignada que la acusaba de tratar de desacreditar a las víctimas. Una carta la acusó de ser “amiga de todos los pedófilos”.

A la vez, la Escuela de Medicina de Harvard empezó a estudiar los métodos de investigación empleados por el sicólogo John Mack, ganador de un Premio Pulitzer, quien usó hipnosis para evocar recuerdos de gente que decía haber sido capturada por extraterrestres. El año pasado, Mack murió arrollado por un conductor ebrio en Londres.

El trabajo de Mack le dio una idea a Clancy: ¿no sería más fácil poner a prueba sus teorías si pudiese estar segura de que los recuerdos de sus sujetos no eran reales? Ella y su consejero, el sicólogo de Harvard Richard McNally, pusieron un aviso en un diario que preguntaba “¿Ha sido usted secuestrado por extraterrestres?” En menos de un día se llenó su buzón del correo electrónico.

Al entrevistar a los sujetos, Clandy y McNally empezaron a hallar algunos factores comunes. Muchos de ellos, por ejemplo, describían la experiencia aterradora de despertarse sin poder moverse, seguros de que había un intruso al acecho en su habitación.

Para los sicólogos, era evidente que aquéllos habían padecido un episodio de parálisis del sueño, un estado en el limbo entre el sueño y la vigilia, a veces alterado por alucinaciones.

“Es algo así como un hipo en el cerebro. Es inofensivo”, dijo McNally, y agregó que el 20% de la población experimenta la parálisis del sueño al menos una vez.

Muchos de los sujetos también podían ser descritos como “gente espiritual” que había abandonado las creencias religiosas convencionales, agregó McNally. “La gente convencida de esto recibe una compensación espiritual genuina”, dijo. “Hallar una explicación natural del hecho les resulta profundamente ofensivo”.

En su libro, Clancy describe en detalle las narraciones de sus sujetos, aunque con nombres falsos.

Un hombre, un quiropráctico “coherente, agradable”, con una “esposa notablemente atractiva” e hijos mellizos dijo haber sido padre de bebés híbridos con una “criatura aerodinámica, de tipo sílfide” extraterrestre.

Otro sujeto, un artista de 34 años con educación universitaria, no pudo identificar “experiencias oníricas perturbadoras” hasta que fue hipnotizado por un investigador de secuestros que halló en la internet. Durante su segunda sesión de hipnosis, el artista dijo evocar recuerdos de haber sido secuestrado por extraterrestres que lo ataron a una mesa negra de mármol y lo sujetaron a un doloroso experimento sexual.

Clancy dijo que numerosas investigaciones revelan que la hipnosis facilita la creación de recuerdos falsos.

“Esto se debe en gran medida a que estimula la imaginación a la vez que afloja las restricciones de la realidad”, escribió en su libro.

Pero Clancy aprendió que era imposible refutar categóricamente los secuestros por parte de extraterrestres.

“Todo lo que se puede hacer es argumentar que son improbables y que la evidencia aducida por el creyente no basta para justificar la creencia”, escribió. “En definitiva, la existencia de extraterrestres es cuestión de opinión, y los creyentes tienen sus propias opiniones en base a una experiencia de primera mano”.

Uno de esos “creyentes” es Will Bueche, de 36 años, quien trabajaba para Mack cuando Clancy y McNally lo entrevistaron hace algunos años.

Bueche dijo haber tenido más de una docena de “encuentros” con los alienígenos desde que era niño. Estos encuentros con los “seres pálidos, delgados”, dijo, suelen ocurrir por la noche, en su cuarto, en los cuales se siente alerta pero “un poco como drogado” cuando se comunican con él telepáticamente.

“No es como si estuvieran hablando inglés en mi mente”, afirmó. “Es una mezcla de música, imágenes, sentimientos e impresiones”.

Bueche dijo que las teorías de Clancy sobre secuestros de extraterrestres, incluyendo la parálisis del sueño, no pueden explicar plenamente lo que ha experimentado.

Las conclusiones de Clancy no son compartidas por David Jacobs, profesor adjunto de historia en la Universidad de Temple, quien dice ser “un investigador serio de los OVNI que cree que la evidencia es elocuente de que esos episodios están ocurriendo más o menos como dicen” los supuestos secuestrados.

Jacobs, quien dijo haber usado “regresión hipnótica” para evocar recuerdos de más de 900 sujetos, dijo que la parálisis del sueño, hipnosis fallida y falsos recuerdos “sencillamente no dan razón de los detalles convincentes” en las narraciones de los sujetos.

Por su parte Leonard Newman, profesor de sicología en la Universidad de Illinois en Chicago, es coautor de un informe según el cual los supuestos secuestrados por extraterrestres son “masoquistas” que disfrutan de la experiencias dolorosas que describen.

Clancy dijo que el volumen y los mensajes electrónicos agresivos que recibe en estos días son peores que los que generaron su investigación sobre las víctimas de abusos sexuales.

“Estoy harta de los extraterrestres”, concluyó.

Fuente:

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/world/13232768.htm

Author: Lalo Márquez

Share This Post On