Una astróloga rusa demanda a la NASA por bombardear el cometa…

Intentó prohibir judicialmente el experimento de hoy. Pretende una indemnización de US$ 310 MDD por “atentar contra el Cosmos y destruir el equilibrio del Universo”…La astróloga rusa Marina Bai, que intentaba prohibir por vía judicial que EE.UU. bombardeara al cometa Tempel-1, anunció hoy que elevará el monto de las compensaciones que reclama, luego de que culminara con éxito ese experimento espacial.

El Tribunal del distrito Presnenski de Moscú pospuso hoy hasta el 28 de julio la vista de la denuncia contra la NASA “por no haberse presentado a la sesión los representantes del demandante”, informó a agencias rusas el abogado de la astróloga, Alexéi Mólojov.

La astróloga había demandado a la NASA por unos 310 millones de dólares (240 millones de euros) por considerar que ese experimento “menoscaba sus valores morales, atenta contra el estado natural del Cosmos y destruye el equilibrio de las fuerzas del Universo”.

“Mi cliente y yo elevaremos el monto de las compensaciones que reclamamos en función de las consecuencias que tenga el bombardeo del cometa”, dijo Molovov sobre el experimento realizado hoy por la NASA.

El ente espacial disparó hoy un proyectil desde la sonda Deep Impact que chocó con el cometa Tempel-1 y culminó así una misión de exploración con la que los científicos estadounidenses esperan dilucidar muchos misterios de la creación del Sistema Solar.

La colisión con el núcleo del cometa, a unos 150 millones de kilómetros de la Tierra y a una velocidad de 37.000 kilómetros por hora, ocurrió en el momento previsto, coincidiendo con el Día de la Independencia de Estados Unidos.

Inicialmente, el Tribunal Presnenski de Moscú rehusó darle curso a la demanda de Bai con la excusa de que el caso estaba fuera de su jurisdicción, por tratarse de una entidad extranjera.

Sin embargo, el abogado recurrió esa decisión con el argumento de que la NASA tiene una oficina en Moscú y sus representantes pueden atender las reclamaciones de la astróloga.

Fuente: www.clarin.com

Author: Lalo Márquez

Share This Post On