Los Trucos

¿Quieres engañar a tus amigos y convencerlos que existen “energías” que pueden manipularse? ¡Has los siguientes trucos y diviértete con lo fácil que los crédulos caen en este tipo de trampas todo el tiempo! … (gráficas obtenidas con permiso de sus creadores http://skepticbros.com/)

El Torcido

Haz este primero. Hecho lo suficientemente rápido es muy convincente. Asegúrate de continuar con el siguiente efecto tan pronto como sea posible.

Pide a tu sujeto que se ponga de pie con sus pies juntos y su brazo derecho estirado frente a él o ella, con la palma hacia abajo. Ahora pídele que gire hacia la derecha, solo con la cintura, tan lejos como pueda llegar (Fig. A) Cuando llegue al punto donde se detenga, coloca la pulsera Placebo-Balance en la muñeca que tiene estirada. Ahora pídele que continúe girando (Fig. B) Para su asombro ¡podrá girar todavía más!

Una variación (menos convincente) a esta es hacer que se toque la punta de los pies, que haga una pausa, que se coloque la pulsera en la muñeca, y continuar bajando aún más.

El Torcido

El Torcido

¿Quieres conocer la explicación?

Créelo o no, esto es un truco que los practicantes en kinesiología aplicada han utilizado por décadas para engañar a sus “pacientes”. La explicación está basada en cómo reaccionan nuestros músculos a fuerzas en distintas direcciones.

La primera vez que nuestro cuerpo gira, llegará hasta cierto punto. Pero si lo dejas descansar unos cuantos segundos, al segundo intento casi siempre logrará avanzar un poco más.

Y no está de más decirte que el experimento funciona con o sin pulsera, o con lo que sea, porque es un truco, el mismo que todos los vendedores y practicantes de terapias alternativas utilizan para engañarte.

El Trueque

El Trueque

El Trueque

Sorprendentemente simple y disimulado.

Sin la banda placebo, pide a tu sujeto que se ponga de pie con sus pies juntos y sus brazos a los costados. Haz que una de sus manos le de vuelta con la palma hacia arriba y con sus dedos forme una copa. Ponte de pie junto a ese mismo lado de tu sujeto y coloca tu puño en su mano como si estuvieras tratando de pasarle algo sin que nadie lo notara. Ahora pídele que “trate” de resistir tu fuerza, dilo como implicando que no va a lograrlo. Empuja hacia abajo y un poco hacia afuera (Fig. A) esto debe hacerlo perder el balance. Ahora colócale la pulsera Placebo-Balance en su muñeca y repite la prueba diciéndole que resista, excepto que esta vez en vez de empujar hacia ti y hacia abajo, lo harás hacia él y hacia abajo (Fig. B) ¡Sorprendentemente te será imposible hacer perder el equilibrio a tu amigo!

¿Quieres conocer la explicación?

Al igual que la explicación anterior, este también es un truco de kinesiología aplicada, el mismo que utilizan todos los practicantes de terapias alternativas y de quienes venden magnetoterapia, filtros de frecuencias electromagnéticas, cuarzos, titanio líquido, hologramas, pulseras, dijes, collares, etc.

Funciona porque la víctima difícilmente se da cuenta si empujas ligeramente hacia él o hacia afuera mientras estás empujando hacia abajo. Cuando empujes hacia afuera, tu víctima perderá el equilibrio, y cuando empujes hacia dentro, te será imposible desbalancearlo.

El Flamingo Humano

Increíblemente efectivo.

Aunque no está ilustrado, este efecto se efectúa mejor con una mano en el hombro de tu amigo o amiga, ya que esto te dará más control.

Sin la pulsera Placebo-Balance, pide a tu sujeto que se ponga de pie, con sus brazos estiradas a sus costados como haciendo una “T”, y se balance en una sola pieran. De la misma forma que “El Trueque”, empuja hacia abajo y ligeramente hacia afuera (Fig. A) mientras le pides a tu sujeto que “haga lo mejor que pueda” por resistirse de no perder el equilibrio, algo que les será imposible de lograr. A continuación, coloca la pulsera Placebo-Balance en la muñeca de tu sujeto y con una mano firmemente en el hombre y la otra en su hombro, empuja directamente hacia abajo y ligeramente hacia él (Fig. B). Sorprendentemente tu sujeto podrá mantenerse erguido sin perder su equilibrio.

El Espantapájaros

El Espantapájaros

¿Quieres conocer la explicación?

Al igual que las dos explicaciones anteriores, el truco aquí es hacer perder el equilibrio a tu víctima empujando hacia abajo y ligeramente hacia afuera. Si lo haces bien, es decir, si el movimiento hacia afuera es lo suficientemente ligero, difícilmente tu víctima se dará cuenta de tu engaño.

Para hacer la demostración más impresionante, puedes comenzar por desequilibrar a tu víctima colocando solo dos dedos a la altura de su codo extendido y empujando ligeramente hacia abajo y hacia afuera. Eso deberá bastar para hacerlo perder el equilibrio fácilmente. Después que le coloques la pulsera (o hagas cualquier otra cosa, como simplemente decir “Abracadabra”), lo vuelves a intentar pero ahora puedes incluso utilizar ambas manos para empujar hacia abajo y hacia dentro, es decir, hacia él mismo. El efecto es impactante.

Te han Timado

Te han Timado

Te han Timado

Ahora que tienes su confianza, ataca con todo.

Sin la banda Placebo-Balance pide a tu amigo que se ponga de pie frente a ti pero dándote la espalda. Dile que junte sus pies y ponga sus manos en la espalda, con sus palmas hacia arriba y sus dedos entrelazados. Colócate tú mismo a unos 60-90 centímetros (2-3 pies) detrás de tu sujeto y empuja hacia abajo y ligeramente hacia afuera (Fig. A). Cuando caiga hacia atrás NO DEJES que se golpee en el suelo. Protege su cabeza.

A continuación, coloca la pulsera Placebo-Balance en la muñeca de tu amigo y repite la prueba, solo que esta vez empujarás hacia abajo y ligeramente hacia tu sujeto (Fig. B) ¡Sorprendentemente ahora no se caerá!

¿Quieres conocer la explicación?

En este punto, tu víctima ya ha despositado totalmente su confianza en ti. Podrás convencerlo prácticamente de cualquier explicación ilógica que se te ocurra. Puedes hablarle de “energías” “cuánticas” “magneto-esotéricas” y estará dispuesto a creerte lo que sea.

Pero la realidad es la misma que en los tres casos anteriores: el truco es hacerle perder el equilibrio sacando a tu víctima de su punto de balance tirando ligeramente lejos de ella al mismo tiempo que empujas hacia abajo.