¿Y qué pasa con los complementos alimenticios?

Y ya que estamos, podríamos hablar un poco de los complementos alimentarios y su situación legal. Curiosamente, como puede verse por ejemplo en alguno de los comentarios a esta estupenda entrada de Esther Samper, hay gente que también parece pensar que esto de los complementos alimentarios puede servir de coladero para las irregularidades de los herbolarios.

Y no es así. Lo que les sirve de coladero es, de nuevo, que las autoridades sanitarias hagan la vista gorda.

Vamos a verlo con un ejemplo que surgió en la lista de correo “escépticos”: el de la empresa Herbolarium.

Como pueden ver, la empresa se dedica a “artículos de salud, libros y curiosidades japonesas”, pero también a vender complementos alimenticios. O eso pone en el menú de la izquierda, y si lo pulsamos también en el título del listado de 19 productos que aparece como por arte de click.

Listado que, como podemos ver, nos indica el nombre del potingue en cuestión seguido de sus indicaciones terapéuticas.

Ahora volvamos a la árida ley. Según el artículo 5.4 del Real Decreto 1487/2009, que regula los complementos alimentarios, dice que

El etiquetado, la presentación y publicidad no atribuirá a los complementos alimenticios la propiedad de prevenir, tratar o curar una enfermedad humana, ni se referirá en absoluto a dichas propiedades.

Declaración solemne que, como ven, Herbolarium se pasa por los cataplines en todos y cada uno de sus productos. Fijémonos, por ejemplo, en Original® Silica, producto que por lo visto va de miedo para el cabello, y que he elegido por aquello de que la esperanza es lo último que se pierde.

Dice su ficha que sirve

– Para un Cabello sano, lustroso, dócil y pesado;

– para una Piel firme, flexible, fuerte, bella y joven;

– para Uñas resistentes, sanas y brillosas;

– para una Dentadura fuerte y sana;

– para una Estructura Osea fuerte y sólida;

– para contrarrestar la Osteoporosis y

– para otras enfermedades degenerativas similares.

Original® Silica al reducir la cantidad de células osteoclásticas, previene la pérdida ósea. Regula los depósitos de calcio y fósforo.

Si eso no es atribuir al mejunje la propiedad de “prevenir, tratar o curar una enfermedad humana” es porque lo que hace es atribuírle la propiedad de prevenir, tratar o curar varias enfermedades humanas.

Que es lo mismo que hace, por ejemplo, Astaxin, que he elegido más o menos al azar (en realidad porque me ha llamado la atención eso de que sirva “para musculos”, así, sin tilde, cosa bastante poco propia de una empresa que según dicen pertenece a todo un literato).

Astaxin

es un eficaz antioxidante natural que contiene el carotinoide Astaxantina. Es un poderoso antioxidante producido por la microalga Haematoccocus pluvialis. Fortalece y protege las membranas celulares del organismo y por lo tanto mantiene su normal funcionamiento frente al asalto diario del estrés, un importante factor para el mantenimiento de la salud.

Cosa que viene muy bien porque

Las células en nuestros cuerpos están constantemente expuestos a radicales libres. Moléculas que desencadenan oxidación de componentes vitales y causan estrés oxidativo. El estrés oxidativo aumenta con el envejecimiento; al estar contactos con enfermedades o intensas actividades físicas. Inflamaciones crónicas e infecciones son otras áreas en las cuales los radicales libres son uno de los factores contribuyentes.

La astaxantina es uno de los antioxidantes más poderosos de la naturaleza, mostrados para tener mil veces más alto la capacidad antioxidante que la Vitamina E. Astaxanthin, a diferencia de otros antioxidantes, también tiene la capacidad única de atravesar por la bi-capa de lípido de la membrana de célula. Por lo tanto, esto ayuda a proteger lípidos y otros componentes sensibles en la membrana celular.

El objetivo de la investigación médica es desarrollar métodos para la prevención y el tratamiento de estas dolencias extendidas para mejorar la salud y calidad de vida.

Astaxin se presenta en “perlas”, dicen, pero es que las perlas abundan por todas partes. Ésta, por ejemplo, procede de la ficha de MarNutral

Que debe ser buenísimo, porque

Las lipoproteínas presentes en MarNutral tienen una importante actividad revitalizante y permiten obtener energía sin la acumulación indeseada de grasas. Su acción se combina con los beneficios de las vitaminas, esenciales para prevenir y combatir anemias y que, gracias a sus propiedades antioxidantes, combaten el envejecimiento celular y son indispensables en el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso. Los niveles adecuados de minerales como cobre, hierro, selenio, manganeso y zinc también son indispensables para luchar contra el envejecimiento, prevenir anemias, mantener la buena salud de la piel y fortalecer los huesos, articulaciones y músculos.

Lo cual me trae a la memoria el artículo 5.3 del Real Decreto 1487/2009, que dice que

El etiquetado, la presentación y la publicidad de los complementos alimenticios no incluirán ninguna afirmación que declare o sugiera que una dieta equilibrada y variada no aporta las cantidades adecuadas de nutrientes en general.

Hombre, decirlo no lo dice, pero sugerirlo…

En fin, si ustedes tienen paciencia pueden seguir haciendo comprobaciones (además, así pueden reírse al ver la imagen del envase de Sumo Reishi, que merece la pena. Se encontrarán más de lo mismo.

Con lo cual volvemos al principio: si esto de los complementos alimentarios sirve de coladero para intentar legitimar los incumplimientos legales de los herbolarios no es porque la legislación lo permita. Quien lo permite es, como siempre, la autoridad supuestamente competente.

Actualización de… bueno, ahora mismito: Sobre otras cuestiones legales, y bastante más oscuras, relativas a esta web y este individuo ya trató Mauricio-José Schwarz en la entrada enlazada más arriba y en esta otra.

Seguir leyendo en la página del autor original

Author: Lalo Márquez

Share This Post On