La evolución puede ocurrir en menos de 10 años

¿Con cuánta rapidez puede manifestarse la evolución de las especies?. En tan solo unos años, de acuerdo con un nuevo estudio realizado en peces –los populares ‘guppi’ de pecera doméstica– realizado en el medio natural por investigadores de la Universidad de California en Riverside.

Swanne Gordon y sus compañeros estudiaron guppis procedentes del río Yarra, en Trinidad y Tobago. Introdujeron ejemplares en el cercano río Damier, en una sección por encima de una barrera que les protegía de cualquier depredador. Los guppis y sus descendientes también colonizaron la parte inferior del río, por debajo de la barrera, donde sí había depredadores.

Ocho años después (menos de 30 generaciones de guppi), los investigadores encontraron que los peces de la zona protegida de depredadores se habían adaptado al nuevo entrono produciendo menos crías pero más grandes con cada ciclo reproductivo. Dicha adapatación no se produjo entre los peces que colonizaron el entorno con presencia de depredadores. Elestudio se publica en la revista ‘American Naturalist’

“Las hembras de la zona con depredadores dedicaron más recursos a la reproducción debido a que el alto índice de mortalidad producido por los depredadores significa que dichas hembras podían no tener otra oportunidad de reproducirse”, explicó Gordon. “Las hembras de zonas sin depredadores producen embriones de mayor tamaño debido a que las crías de mayor tamaño son más competitivas en entornos de recursos limitados típicos de las zonas sin depredadores. Más aún, estas hembras producen menos embriones, no sólo porque las crías sean más grandes sino también porque deben dedicar menos recursos a reproducirse”, subrayó, informa Science Daily.

La investigación también midió cómo se adaptaban a la supervivencia las nuevas poblaciones. Para ello, introdujeron dos nuevos grupos de guppis, uno de la zona del río Yarra con depredadores y otro de una zona sin depredadores de un afluente en las zonas con y sin depredadores en el río Damier. Encontraron que los peces residentes en este segundo cauce estaban más predispuestos a sobrevivir cuzatro semanas después que los depositados en el río Yarra. Esto fue especialmente asi entre los individuos jóvenes., que presentó un incremento del 54,59 por ciento en el incremento de tasa de supervivencia en comparación que sus contrapartes del grupo recién introducido.

“Esto muestra que el cambio adaptativo puede mejorar los índices de supervivencia en menos de diez años en un nuevo entorno”, declaró Gordon. “Muestra, además, que la evolución puede a veces influir en la dinámica de la población al afrontar un cambio ambiental”.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On