2012: No habrá cometa

De acuerdo con los defensores del apocalipsis en 2012, algo grande llegará hasta nosotros. Algo grande significa una entidad cósmica incontrolable (por ejemplo el Planeta X, Nibiru o una llamarada solar “asesina”), y “nosotros” significa todo el planeta Tierra. Fechar escenarios apocalípticos en 2012 sobre la base del último día antiguo calendario maya parece estar creciendo entre autores, sitios web, documentales y videos en Youtube

De acuerdo con ellos, algo malo sucederá alrededor del 21 de diciembre de 2012. Probablemente la diferencia más interesante entre las situaciones apocalípticas de 2012 y las profecías apocalípticas del pasado es que casi todos los posibles portadores del apocalipsis (y los imposibles, o improbables) se han sugerido como asesinos del planeta.

¿Un apocalíptico cometa viene justo hacia nosotros en 2012?

 

Por tanto, en este artículo se abordará otra situación apocalíptica astronómica: un vistazo a la teoría de que un cometa, actualmente en el espacio profundo, hará una lenta aproximación final en su órbita parabólica hacia la Tierra. Pero antes de crear preocupación, tendrá la alegría de escuchar que la teoría del impacto cometario en 2012 es tan sólida como un saquito de té; no existe ningún objeto observado allí fuera, y ciertamente no existe ninguna prueba que sugiera que podría haber un impacto cometario en 2012, y aquí está el por qué.

Vendiendo el Apocalipsis

En cuatro años a partir de ahora, el 12 de diciembre de 2012, el mundo llegará a su fin de acuerdo con unos pocos individuos equivocados. Los anunciantes del Apocalipsis siempre comienzan sus argumentos usando un antiguo calendario (además de una fuerte dosis de Códigos de la Biblia, I Ching y algunas escrituras cuneiformes sumerias) para respaldar sus nuevas e ingeniosas formas en que el mundo puede acabar. Desgraciadamente, la mayor parte de las teorías están basadas en malinterpretaciones científicas sobrepromocionadas y simples mentiras. Normalmente hay algún libro en venta o algún sitio web que promocionar. Después de todo, no hay nada más rentable que el miedo.

Es interesante apuntar que Ian O’Neil comenzó a escribir para Universe Today hace justo un año, exactamente cinco años antes del día final del Calendario Maya. No interesa mucho este pequeño hecho, pura coincidencia, pero creo que le vino bien escribir un artículo sobre 2012 exponiendo los mitos alrededor de esta idea.

Probablemente ha visto los prolíficos anuncios de “Cometa de 2012” en una amplia gama de sitios web, y por eso se indagará esta teoría en particular para ver si hay algo de verdad detrás de las afirmaciones de que un cometa (o “planeta cometa”) se está aproximando a la Tierra en ruta de colisión. Para acortar una larga historia, se puede decir categóricamente que no hay ningún impacto cometario inminente. Cualquier acusación de encubrimiento por parte del gobierno sirve para esconder la pobre ciencia que citan los anunciantes del Apocalipsis (al igual que en la conexión Planeta X/Nibiru). Si quiere conocer la historia larga, siga leyendo.

Your browser may not support display of this image.La sonda Deep Impact de la NASA golpea el Comet Tempel 1

La amenaza del cometa

Antes de revisar las afirmaciones detrás de esta situación apocalíptica, primero debemos estudiar el riesgo de que la Tierra sea realmente impactada por un cometa. Sabemos que en el pasado han impactado comentas, y casi con seguridad nos impactarán en el futuro, pero el horizonte está despejado de un cometa o asteroide amenazador durante al menos unas pocas décadas. De hecho, los meteoroides en forma de trozos de roca son mucho más numerosos que los cometas helados, y nos impactan varios meteoroides rocosos de tamaño considerable cada año (tome como ejemplo el 2008 TC3, el primer impacto de meteoroide atmosférico pronosticado).

Aunque raros, los impactos de cometas sobre planetas ocurren. Como nos lo demostró el Shoemaker-Levy 9 en 1994 cuando fragmentos de 2 km de diámetro del cometa bombardearon la atmósfera joviana, no debemos ser complacientes al considerar un gran evento de impacto por cometas o asteroides. El deslumbrante espectáculo de luz del Shoemaker-Levy 9 en realidad estimuló los esfuerzos para incrementar los estudios del cielo buscando posibles eventos catastróficos. Aunque se ha identificado una gran cantidad de objetos cercanos a la Tierra (NEO), un número muy pequeño se ha considerado riesgoso.  

Fragmentos del Shoemaker-Levy 9

El asteroide de 270 metros de diámetro 99942 Apophis (en inglés) provocó un gran revuelo en 2006 cuando se convirtió en el asteroide con mayor valoración en la Escala Torino de peligro de impacto. Ahora se espera que Apophis haga un paseo seguro cerca de la Tierra en 2029, pero dependiendo del desvío gravitatorio provocado por la Tierra en 2029, Apophis podría pasar a través de un “ojo de cerradura” gravitatorio, creando otra posibilidad de impacto el 13 de abril de 2036. Aún así, aportar por esas posibilidades no vale la pena; ¿pondría su dinero en una posibilidad entre 45.000 de impacto del Apophis en 2036?

Existen otros trozos de roca allí afuera, pero la mayor parte son benignos, y ciertamente no son una amenaza para la vida cotidiana en 2012. No obstante, debemos ser conscientes de que los asteroides son una amenaza muy real para la humanidad en el futuro. Como resultado de este aumento de consciencia, se han descubierto y rastreado otros NEO. Objetos tales como 2007 VK184, un asteroide de 130 metros de diámetro, puede causar problemas en un futuro lejano pero la probabilidad de impacto aún es extremadamente baja. Los astrónomos del Sonde del Cielo Catalina (en inglés) estiman unas pocas fechas de impacto para 2007 VK184, pero las posibilidades nunca superan el 0,037% de impacto con la Tierra en los próximos 100 años. Otros asteroides están siendo actualmente rastreados y pueden causar cierta preocupación dentro de un siglo (aunque ninguno sobrepasa un nivel 1 en la Escala Torino, y si lo hacen, todos tienden a caer al “Nivel Normal” 0).

Para abreviar, los cielos están despejados de cualquier impacto inminente (con seguridad en los próximos 4 años) de un asteroide. Los cometas no suponen tampoco un riesgo significativo. No existen evidencias astronómicas que respalden otra opción.

Esto no detiene a las organizaciones tales como la Fundación B612 del ex-astronauta de la NASA Rusty Schweickart, que planifican posibles amenazas futuras de asteroides/cometas. Aunque las películas de Hollywood nos habrían hecho creer que hacer estallar un cometa con una bomba nuclear es una buena idea, la Fundación B612 no está de acuerdo. De hecho, podría ser una muy mala idea. La clave es recordar que cuando leemos estudios sobre NEO o técnicas de desvío de asteroides/cometas, necesitamos un gran periodo de tiempo de adelanto para tener alguna esperanza de desviar el posible evento catastrófico de impacto. Esto no indica una preocupación en un futuro cercano, es simplemente una prudente precaución para salvaguardar el futuro lejano de nuestro planeta.

Your browser may not support display of this image.Evidencia de un cometa… o Planeta X… o lo que sea.  
El vacío en Google Sky, ¿están escondiendo algo?

La conspiración de Google del Cometa de 2012

Entonces, parece que estamos a salvo de cualquier impacto astronómico. No es lo mismo que decir que no nos impactará un pequeño meteoroide, grandes bolas de fuego que ocurren regularmente (recuerde el bólido del 21 de noviembre en Canadá, y el más reciente del 6 de diciembre ene Colorado, el mayor de los cuales posiblemente fuera causado por un meteoroide rocoso de 10 toneladas). Tampoco significa decir que no descubriremos más NEO en el curso de los próximos cuatro años (mañana, alguien podría observar un objeto amenazador, después de todo), sino que el punto es que no existe absolutamente ninguna evidencia de que un impacto cometario que acabe con nuestra civilización tendrá lugar en 2012. Cualquier afirmación de lo contrario es totalmente falsa.

Entonces, ¿por qué vemos tantos anuncios tratando de vender la teoría del “Cometa de 2012”? Hasta donde se puede decir, está basado en pruebas muy poco sólidas. De modo que vamos a cargar Google Earth para ver dónde está el problema.

Si tiene instalado Google Earth en su ordenador, habrá visto la capacidad de mirar hacia “arriba” y no sólo hacia la superficie de la Tierra. Cambiando el software hacia el cielo nocturno, podemos ver las constelaciones y nos guiará en un deslumbrante tour por el universo observable. A pesar de esta sobrecarga de información, ¿acaso Google oculta algo? ¿Está esta compañía basada en un descomunal motor de búsqueda intentando activamente ocultarnos las observaciones de un cometa que se dirige hacia nosotros?  

Usando la información de Google Earth para sondeos ópticos,  
por infrarojo (IRAS) y microondas (WMAP).

Ponga Google Earth en RA:5h 54m 00s, Dec: -6° 00′ 00” y amplíe. Si no tiene Google Earth, esta región puede también encontrarse en la versión on-line de Google Sky. Verá un ominoso vacío rectangular (también conocido como la “Anomalía de Google” en las imágenes arriba) justo al lado de la Nebulosa de Orión, al sur del Cinturón de Orión.

Nota: La constelación de Orión y por tanto la “Anomalía de Google” está en una posición muy conspicua del cielo nocturno, observable desde los hemisferios norte y sur.

Este vacío es sólo aparente en los datos ópticos; si cambias el conjunto de datos al estudio de microondas llevado a cabo por la Sonda de Anisotropía de Microondas Wilkinson (WMAP), encontrarás este vacío reemplazado con datos. También los datos infrarrojos cubren la región bastante bien.

Nota: Esta visión infrarroja del cielo fue observada con el Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS).

Por lo que la teoría es que Google está ocultando observaciones de un cometa que se acerca. Pero existe otra vuelta de tuerca en la teoría de la conspiración del cometa; el cometa también es conocido a veces como el “planeta cometa” y por tanto un candidato a Planeta X (¿pero se creía que el Planeta X era un candidato a enana marrón?). Sí, el Planeta X parece ser la raíz de todos los escenarios apocalípticos.

Un resumen rápido

Your browser may not support display of this image.Una imagen popular den los sitios web del Planeta X.  
¿Es éste el Planeta X, o es simplemente una galaxia joven?

1) Datos de IRAS

El Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS) era un telescopio orbital que duró 10 meses en 1983. Realizó un estudio infrarrojo de todo el cielo, dando como resultado algunas fantásticas observaciones de galaxias jóvenes ultra-luminosas y de “cirros” intergalácticos. No obstante, antes de que estos objetos fuesen identificados formalmente, los medios (en particular el Washington Post) apuntaron que algunos de estos ellos podrían ser el legendario Planeta X en las inmediaciones de nuestro Sistema Solar. Ésta es una de las teorías clave que los anunciantes apocalípticos citan como un hecho de que el Planeta X existe. Usando una dudosa lógica, varios autores afirman que estas observaciones iniciales demuestran que el Planeta X es, de hecho, el planeta sumerio “Nibiru”. Nibiru es por tanto una enana marrón. En esta teoría, muerte y destrucción siguen rápidamente, incluyendo la aparición de una raza alienígena conocida como Annunaki (nuestros ancestros alienígenas) que quieren que se les devuelva el planeta. Maravillosa ciencia-ficción, sin ninguna raíz en hechos científicos.

Entonces, ¿es este “cometa del 2012” realmente el Planeta X? Si es así (pasando por alto el hecho obvio de que un cometa no es un planeta, mucho menos una enana marrón), ¿por qué la Anomalía de Google sólo es una mancha en los datos ópticos? Si Google y la NASA están intentando ocultar las pruebas de un “cometa” (eliminando una región de datos ópticos), ¿seguramente también habrían eliminado los datos del IRAS? En cualquier caso, los datos del IRAS no muestran ningún objeto en la anomalía. Además, ¿por qué Google dejaría un parche tan obvio de datos ópticos, cuando podrían haber eliminado el objeto del conjunto de datos?

En conclusión, la Anomalía de Google es de hecho un conjunto de datos perdidos, pura y simplemente. No hay allí ningún cometa, y simplemente debido a que faltan datos, no demuestra la existencia de nada siniestro.

2) Simplemente mire hacia arriba

En caso de que necesite algo más para convencerse de que la teoría del cometa/Planeta X de 2012 es un completa estupidez, piense en la posición propuesta para este cometa. La Anomalía de Google está a plena vista para la mayor parte del planeta a lo largo del año, dado que está en la constelación de Orión, justo en la vecindad de algunas de las estrellas y nebulosas mejor estudiadas (la Nebulosa de la Cabeza del Caballo o la Gran Nebulosa de Orión, por ejemplo). Si alguien tiene sospechas sobre la Anomalía de Google, ¿por qué no mirar directamente? Los astrónomos aficionados tienen acceso a ópticas muy avanzadas, por lo que si hubiese alguna sospecha del “planeta cometa” en la región, habría sido observado ya (sin la ayuda de Google).

En conclusión

La verdad es que la teoría conspirativa sobre el Planeta X es errónea, pero la teoría del cometa de 2012 es aún peor. Las posibilidades de que un gran planeta pase a través del Sistema Solar interior en 2012 son las mismas de las de un impacto cometario en esa fecha: ninguna.

No podemos predecir el futuro, y ninguna antigua profecía demostrará la existencia de un escenario astronómico moderno del “fin del mundo”. Con seguridad, 2012 será un año significativo por razones espirituales y religiosas, no hay duda. No obstante, que los anunciantes del Apocalipsis usen la ciencia moderna para demostrar sus imprecisas creaciones apocalípticas para su lucro personal no sólo es irresponsable, sino que puede ser muy dañino.

Fuente: Universe Today. Aportado por Graciela Lorenzo Tillard

Fuente: www.axxon.com.ar 

 

 

Author: Jorge Armando Romo Bonilla

Jorge Armando Romo, mejor conocido en nuestros foros como Asimov22, nos presenta en su blog una crítica aguda e inteligente sobre interesantes temas que van desde la Ciencia, hasta la Ciencia Ficción, no sin pasar por la Seudociencia. Armando participa con sus artículos en diversos medios informativos tanto electrónicos como impresos y habiéndose intersado en la Ciencia Ficción desde 1995, contribuye frecuentemente en el Blog de Ciencia Ficción México y en Ciencia-Ficción entre otros. Jorge Armando es estudiante de la licenciatura de Biología y escéptico en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Share This Post On