¿Cómo desarrollaron las tortugas sus caparazones?

¿Alguna vez te has preguntado cómo fue que las tortugas se hicieron de sus caparazones? Pues no eres el único. Los biólogos evolucionistas y los paleontólogos han estado haciéndose este mismo cuestionamiento por mucho tiempo. Pero un fósil de una tortuga recientemente desenterrado, de hecho el más antiguo hasta ahora registrado, podría tener la respuesta a esta incógnita. Los investigadores reportaron en la revista Nature que el fósil indica que los caparazones evolucionaron como una extensión de los huesos de la espalda y las costillas de las tortugas.

“Su descubrimiento abre un nuevo capítulo en el estudio de los orígenes de estos fascinantes reptiles”, dijeron los paleontólogos vertebrados Robert Reisz y Jason Head de la Universidad de Toronto, en un comentario que acompaña el artículo.

Los científicos han estado en la oscuridad hasta hoy porque todas las tortugas fosilizadas descubiertas previamente han tenido sus caparazones completos. Pero este fósil de 220 millones de años de antigüedad es un ancestro de la tortuga moderna en una etapa cuando su caparazón todavía estaba evolucionando.

Un equipo internacional de paleontólogos dirigidos por Chun Li de la Chinese Academy of Sciences en Beijíng, analizaron el fósil de 40 centímetros de larg, que fue descubierto en la Provincia Guizhou en el suroeste de China. Concluyeron que los huesos pertenecían a un ancestro de la tortuga durante el Triásico, que ellos llamaron Odontochelys semitestacea, que significa “tortuga dentada con medio caparazón”.

El nuevo espécimen descubierto tiene un caparazón en el vientre y un pequeño hueso extra en su espina, lo cual apoya la teoría que los caparazones de las tortugas evolucionaron por eras mientras sus huesos de la espalda y las costillas crecían. Le idea principal es que esas duras placas óseas en su piel (como las de la piel en los cocodrilos de hoy en día) de fusionaron.

Los autores dicen que esta especie de tortuga probablemente vivió en el agua y que el caparazón en su estómago las mantenía a salvo de los depredadores debajo mientras nadaban en la superficie.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On