¿Casarme por la Iglesia? ¿Qué opciones tengo?

Mi prometida y su servidor estamos planeando nuestra boda. Su familia es muy religiosa y ella está en el limbo entre sí (por ellos) y no (por mí). Aunque su sueño siempre ha sido caminar hacia el altar católico vestida de novia, y esa idea le es difícil de hacer a un lado.

Si por mí fuera, yo preferiría no casarme por la iglesia, solo por lo civil. Pero parece ser que de esta no me voy a salvar.A mí me criaron en el catolicismo, mis familiares se esforzaron por hacerme "un buen cristiano", lo que sea que eso quiera decir. Desde niño y sin preguntarme me llevaron a que los religiosos me hicieran esos ritos sobrenaturales como el exorcismo bautismal, la confirmación, y la primera comunión. En primaria y secundaria estuve en escuelas religiosas (durante 6 años nos hacían rezar al comenzar cada día de clases). De adolescente frecuentemente asistí a misa los domingos con mis amigos. Todavía hace tiempo lograron comprometerme para ser padrino de bautizo de dos niños. Lo que quiero decir es que por "trámites religiosos" no tendría problemas puesto que cuento con toda la documentación oficial católica para poder casarme por la iglesia si así lo quisiera, o en este caso, si así me sintiera obligado a hacerlo.

Hoy en día no puedo decir que soy totalmente ateo, pero sí soy anti-religioso. De hecho estoy en contra de la religión y me parece algo dañino para la humanidad. Y digo que no soy totalmente ateo porque no puedo decir que no creo que pudiera existir un creador, quizá no un "dios", pero tal vez un creador de todo, porque mi comprensión no llega tan lejos. Quizá somos el experimento dentro de una super-computadora de alguien, quizá estamos dentro de un átomo que compone algo mayor, o cualquier otra cosa que se me ocurra. O bien, nada, solo lo que actualmente conocemos. Me es imposible saberlo y por lo tanto no pudiera negarlo. Pero no creo en el dios cristiano, un "dios" tan mediocre no pudiera llamarse "dios". Un dios caprichoso y vengativo que ni siquiera sabe que existen otras galaxias, que no somos el centro del Universo, y del que no existe ni una pizca de evidencia de lo que dicen que ha hecho, no tiene cabida en mi vida. Mucho menos tendría yo deseos de hacerle reverencias a ese personaje imaginario. No veo ninguna razón para hacerlo.

Pero volviendo a la cuestión que me hace escribir este comentario, si por mí fuera, celebraría mi boda de manera personal, nada de leer pasajes bíblicos como en todas las ceremonias religiosas, ni hacer todo tipo de rituales que se hacen todos los domingos en una misa cualquiera. En las bodas católicas los novios nada más están ahí como monigotes escuchando al tipo con bata dar su sermón, y solo participan en limitadas ocasiones: una cuando los novios repiten lo que el cura les dice que repitan, y la otra cuando les dice que se den un beso, y a veces eso hasta se lo saltan. Las demás veces que participan de la celebración solo lo hacen como parte de la misma celebración que les digo que se hace un domingo cualquiera: comulgar, rezar, pararse, sentarse, incarse, persignarse, cantar, etc. Las bodas católicas son de lo más impersonales.

Qué más quisiera casarme en una celebración personalizada a nosotros, quizá proyectar videos de imágenes de nosotros desde pequeños, cuando nos conocimos, y hasta el momento con el fondo musical con música de nuestra elección, que nos evoque recuerdos. Leer poesías que nos gusten a nosotros, leer nuestras propias palabras que nos diríamos el uno al otro. Que nuestros familiares y amigos hablaran sus experiencias con respecto a nuestra relación como pareja. Una ceremonia PARA NOSOTROS.

Pero no.

El cáncer eclesiástico está tan dentro de nuestra sociedad que tiene poder absoluto en los creyentes, y en los no-creyentes (como yo) que se enamoran de creyentes (como mi novia), pues también, porque ¿qué puedo hacer?

Me gustaría comprometer una cosa con otra y decir que, bien, nos casamos por la iglesia, pero a nuestros hijos no los hacemos católicos ¿para qué darles ese estigma? ¿para qué comprometerlos con una religión si ellos de bebés ni siquiera saben qué es ese invento humano diseñado para controlar a las masas? Cuando tengan la edad suficiente para hacerlo, que ellos mismos decidan si quieren pertenecer a una religión o no, o a algún partido político, o a algún club social, etc. Que sea su decisión.

Pero de nuevo entra la familia diciendo "no puedes hacer eso porque tus hijos van a tener problemas para casarse de grandes si se enamoraran de una mujer (u hombre) creyente, tendrían que hacer todos los trámites que ordena la religión". Entiendo esa situación, y me encabrona.

¿Qué se puede hacer?

Muchas gracias por leer y por cualquier comentario que gusten hacerme.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On