Nanosopa de letras

Unos científicos han diseñado y fabricado en serie miles de millones de partículas fluorescentes de tamaño micrométrico, con las formas de 26 letras, en una especie de "sopa de letras", logrando una muy buena fidelidad en la forma de cada una de ellas. Las letras están hechas de materiales sólidos poliméricos dispersados en una solución líquida. Los científicos pronostican que sus "litopartículas" tendrán usos tecnológicos y científicos significativos.Carlos J. Hernández y Thomas G. Mason, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), pueden escoger incluso el estilo de la fuente: si quisieran el estilo Times New Roman, podrían producirlo.

Ellos han demostrado la versatilidad y eficacia del nuevo método para crear objetos micrométricos con formas diseñadas mediante una notable precisión, y muy uniformes en sus dimensiones. Estos objetos son demasiado pequeños para observarlos a simple vista, pero con un microscopio óptico pueden verse claramente: las letras destacan con toda nitidez. Su método también funciona en la escala nanométrica.

Hernández y Mason han producido asimismo partículas con formas geométricas diferentes, incluyendo triángulos, cruces y anillos en forma de rosquilla, así como "partículas de Jano" tridimensionales, que tienen dos caras con formas diferentes.

Han producido partículas litográficas fluorescentes que poseen complejas formas tridimensionales, y, como ha demostrado Kun Zhao (también de la UCLA), es posible congregar estas partículas, por ejemplo, en un sistema que funcione como el de una cerradura con su respectiva llave. También se ha demostrado la viabilidad de fabricar en serie piezas complejas que tienen diferentes formas, intencionadas y controladas, a una escala mucho más pequeña que la que los científicos habían podido producir anteriormente.

Los investigadores tienen un grado tan alto de control sobre las piezas, que están muy cerca de poder fabricar dispositivos funcionales en una solución líquida. Es viable configurar los componentes primarios para obtener estructuras más complejas y útiles.

Como cada letra es más pequeña que muchos tipos de células, las posibles aplicaciones incluyen el etiquetaje de células individuales con letras específicas. Puede ser posible, según los investigadores, usar una molécula para pegar una letra a la superficie de una célula, o quizás incluso insertarla dentro, además, obviamente, de poder luego identificar a las células por sus letras. La investigación también podría llevar a la creación de diminutas bombas de succión, motores y recipientes, con aplicaciones médicas.

Fuente:

http://www.amazings.com/ciencia/noticias/200407c.html

Author: José Luis Aguilar

José Luis Aguilar es uno de nuestros más importantes colaboradores de noticias científicas y paranormales.

Share This Post On