Nueva terapia alternativa: manopuntura coreana

Luis Miguel Lobato Peinado lleva dos años apostando por técnicas de medicina energética 

Apostando en todo mome nto por técnicas de diagnóstico y tratamiento totalmente inocuas, el Gabinete de Homeopatía de Luis Miguel Lobato Peinado, ubicado en la calle Santa María Magdalena. lleva dos años aplicando en sus pacientes novedosas técnicas de medicina natural, como la electrocaupuntura y la manupuntura coreana. Dos variantes más recientes de la archiconocida y generalizada técnica oriental, la acupuntura.

A través de la electroacupuntura, descubierta por un médico alemán, Boll, hace 80 años, Lobato dice que “se puede diagnosticar una enfermedad a través de los puntos de acupuntura y, posteriormente, tratarla”. A través de una sonda o aparato eléctrico, comenta Luis Miguel, “se mide la resistencia eléctrica de cada uno de los puntos, que se traduce en un valor numérico, el que va a determinar si los meridianos o puntos de acupuntura están o no regulados y si no es así, cuál es el problema”.
Una vez que se localiza el problema de los pacientes, esta técnica también permite su tratamiento, similar al de la acupuntura, pero en lugar de utilizar agujas se emplea energía eléctrica de baja intensidad y frecuencia que se trasmite sobre la zona afectada”. Las aplicaciones, según Lobato, “una vez a la semana, deben hacerse intermitentemente y no están recomendadas para pacientes con problemas de marcapaso o embarazadas”.

Sin embargo, una de las principales y más importantes ventajas de esta técnica es, según Luis Miguel, “su utilidad para la medicina preventiva, ya que es capaz a través del meridiano de degeneración orgánica detectar una enfermedad antes de que se pronuncie”.

Aunque la electroacupuntura de Boll aún no está muy extendida, una de las principales aportaciones de Luis Miguel Lobato a la medicina natural es el de la técnica de la manupuntura coreana, una variedad de la acupuntura, mucho más reciente y que se pone en marcha tras descubrir, según Lobato, “mediante técnicas de termografía, que en los dedos de la mano se reflejan todos y cada uno de los puntos de acupuntura que dispone el cuerpo humano: hígado-vesícula biliar,  corazón-intestino delgado, estómago-vaso páncreas, pulmón-intestino grueso, riñón-vejiga y maestro corazón-triple recalentador”.

Por este motivo Luis Miguel es partidario de esta técnica, “ya que posibilita que el paciente no tenga que desnudarse y, además, es mucho menos dolora al utilizarse microagujas que sólo se introducen en la mano dos décimas de centímetro”.

Su aplicación también es similar a la de la acupuntura, con sesiones semanales de 25 minutos cada una, según la dolencia, mediante la aplicación de una media de ocho a diez agujas”.

Homeopatía
Tanto la electroacupuntura como la manupuntura coreana son complementadas con tratamientos homeopáticos. Otra de las técnicas incluidas dentro de lo que se conoce como medicina energética, que consiste, según Luis Miguel Lobato, “en estimular el organismo para poner en marcha mecanismos de defensa”. Esta estimulación se provoca por medicamentos, cien porcien natural, a base de sustancias vegetales, minerales y animales, en dosis muy pequeñas, microgránulos.
Entre sus principales ventajas, según Lobato, “cobran especial protagonismo la ausencia de efectos secundarios, lo que permite su aplicación en pacientes de todas las edades, desde recién nacidos a ancianos”.

Aplicación generalizada

Para Luis Miguel Lobato Peionado, tanto la electroacupuntura como la manupuntura coreana se pueden aplicar para todo tipo de patologías, en el caso de que no sean irreversibles. Ambas técnicas se aplican para trastornos alimenticios, respiratorios, problemas cutáneos o de alergia. Siempre dependiendo del diagnóstico personal. 

 Fuente:

http://lasemana.eu/content/view/3503/26/

Author: José Luis Aguilar

José Luis Aguilar es uno de nuestros más importantes colaboradores de noticias científicas y paranormales.

Share This Post On