Ya se puede escuchar música a través del cuerpo humano

Sony ha depositado una solicitud de patente para comercializar un sistema de comunicación que utiliza el campo eléctrico del cuerpo humano como red. La idea consiste en conectar auriculares para escuchar música sin cables, ni utilización de ondas de radio o infrarrojos: sencillamente utiliza la conductividad del cuerpo humano para transmitir la música como señal eléctrica desde un emisor portátil hasta los auriculares. ;;El sistema ya tiene un antecedente: en 2003, NTT DoCoMo presentó una red conocida como ElectAuraNet que no utilizaba ondas de radio, ni luz infrarroja, ni microondas, para transmitir información. Sencillamente utilizaba una combinación del campo eléctrico que emana del cuerpo humano y los sensores para captar la señal. Esta solución estaba pensada únicamente para funcionar en el interior de las habitaciones, ya que necesitaba equipar el suelo y las paredes de sensores adaptados, pero permitía un tráfico de 10 Mb/s.

Otro antecedente es la RedTacton, de la que informamos en un anterior artículo, según la cual la transferencia de datos puede efectuarse de una persona a otra mediante un apretón de manos aprovechando el leve campo eléctrico del cuerpo para convertirlo en una red humana local. Gracias a los receptores-emisores RedTacton, toda la información almacenada en una agenda electrónica puede ser reconocida y archivada en el ordenador de otra persona gracias a esta innovadora red tecnológica privada. El contacto físico ya no es por tanto sólo un medio social de comunicación, sino también una forma de intercambiar datos

Condensador humano

El nuevo sistema patentado ahora por Sony utiliza también el cuerpo humano como condensador que transporta una carga electrostática minúscula. Un transmisor (por ejemplo un reproductor MP3) envía la señal de música a un interfaz situado en la muñeca del usuario y éste la traslada al campo eléctrico del cuerpo, que a su vez la lleva hasta los auriculares, donde es percibida. La ventaja de este sistema es que no tiene los problemas de la estática como ocurre con Bluetooth ni acusa interferencias de otra emisora de radio. Unas millonésimas de amperio son las que atraviesan el cuerpo humano, lo que probablemente no suponga ninguna alteración para el organismo.

Para transformar la pequeña señal de audio en una de buena calidad, Sony utiliza una señal de alta frecuencia que puede transmitir datos a una velocidad de 48 kilobytes por segundo. Los fabricantes consideran que la señal obtenida por este procedimiento es excelente y que la velocidad de transmisión suficiente.

Mejora tecnológica

Los auriculares inalámbricos actuales utilizan Bluetooth, un sistema que posibilita la transmisión de voz y datos entre diferentes equipos mediante un enlace por radiofrecuencia. Pero Bluetooth proporciona interconexión inalámbrica sólo entre diversos aparatos que compartan la misma tecnología, y está expuesto a la interferencia de otros equipos, además de que obstáculos físicos pueden impedir la interconexión. Asimismo, su alcance habitual es de 10 metros, si bien puede llegar hasta los 100 metros aumentando el consumo energético. Para mejorar la comunicación es recomendable que nada físico como por ejemplo una pared se interponga.

La otra tecnología empleada habitualmente para intercomunicación es la de rayos infrarrojos, pero es mucho menos práctica: necesita una comunicación lineal entre transmisor y receptor, lo que hace imprescindible la línea de vista para su efectiva transmisión, al mismo tiempo que las frecuencias de la banda del infrarrojo no permiten la penetración a través de paredes. Posibles conflictos de patentes

Los derechos de explotación de la conductividad eléctrica del cuerpo humano fueron patentados por Microsoft en 2004, que reserva a esta compañía cualquier método o aparatos para transmitir energía y datos utilizando el cuerpo humano, lo que puede suponer una dificultad para la patente de Sony. Otro prototipo de patente del empleo del cuerpo humano como medio de transmisión fue presentado por IBM en 1996, en forma de un dispositivo que permite intercambiar tarjetas de visitas mediante un simple apretón de manos.

Fuente: http://tendencias21.net/Ya-se-puede-escuchar-musica-a-traves-del-cuerpo-humano_a1275.html

Author: Lalo Márquez

Share This Post On