Zahi Hawass.

Zahi Hawass ;; (nacido en Damietta, Egipto, el 28 de mayo de 1947) es uno de los más distinguidos egiptólogos del mundo, y en los últimos años ha adquirido renombre fuera de los círculos arqueológicos por sus frecuentes apariciones en documentales televisivos dedicados al Antiguo Egipto.
Actualmente ejerce como secretario general del Consejo Superior de Antigüedades del gobierno egipcio. Anteriormente fue director de excavaciones en la meseta de Giza y trabajó en yacimientos arqueológicos en el Delta del Nilo, el desierto occidental y el Alto Nilo.
De Wikipedia, la enciclopedia libre

De Wikilpedia seguimos obteniendo ;;la siguiente información:
Hawass encabeza un movimiento orientado a devolver a Egipto muchos antiguos objetos egipcios que se encuentran en colecciones en distintas partes del mundo. En julio de 2003, Egipto exigió la devolución de la piedra Rosetta, que se encuentra actualmente en el Museo Británico. En esa ocasión, Hawass declaró: "Si los británicos desean que se los recuerde, si quieren restaurar su reputación, deberían ofrecerse a devolver la piedra, ya que es el ícono de nuestra identidad egipcia"
Hawass también se opone frontalmente a las teorías sobre astronautas de la antigüedad y otras posturas históricas pseudocientíficas. Varias de sus apariciones televisivas han estado orientadas a refutar tales teorías y exhibir evidencias de que las pirámides de Egipto fueron construidas por los antiguos egipcios.


Pareciera que el objetivo de esta intervención es dar a conocer o conmemorar a uno de los egiptólogos más reconocidos en el campo, pero esta pequeña reflexión tiene otra intención. ;; Hace poco tiempo “disfrute” o me “aterrorizo” ; un “documental”, sobre las pirámides de Egipto, donde, precisamente, el protagonista es el reconocido Hawass y una cadena de la televisión estadounidense, desgraciadamente, el programa, para hacerlo más atractivo, le dieron un toque sensacionalista, como si estuvieran relatando “en directo” una noticia: Mientras un equipo filmaba la incursión de un carro robótico en una pequeño túnel, que casi atraviesa la pirámide, otro acompañaba al Dr. Hawass a “abrir” una tumba, todo relatado y filmado como si fuera un partido de fútbol americano, lo cual no tendría nada de malo, ya que el fin es hacer atractiva esta parte de la actividad científica al publico neófito, pero, no solo hicieron eso, desagraciadamente, se puede apreciar durante la “espectacular” o “melodramática” filmación, ;; una actuación muy poco científica y diría hasta poco profesional de los encargados del aspecto científico de la “investigación” arqueológica. Es increíble que en este siglo XXI se haya procedido en esta supuesta “investigación científica”, como los retrogrados pseudo arqueólogos del siglo XVIII o XIX, con una “brutalidad” digna de los civilizados antropólogos salvajes de la época victoriana. Sin el menor protocolo científico, tanto los “manejadores” del carro-robot, como el propio Dr. Hawass, procedieron ha realizar perforaciones en la pirámide, o aberturas de tumbas, sin el protocolo científico que requería el sitio, incluso llegando a dañar la pirámide, cuando el maldito carro-robot, sufrió un desperfecto y cayo por el pequeño túnel que esta a unos 45°, lo que ocasiono daños en su interior. De igual forma el Dr. Zahi, abre una antiquísima tumba, sin las debidas precauciones, sin asegurar el lugar, sin marcarlo, en fin, como si estuviera destapando el caño de su casa. Me sentí verdaderamente escandalizado ante tal vandalismo.

No sé si el Dr. Hawass, halla realizado tan reprobable acto, por ganarse el Grammy que recientemente le otorgaron, situación que es muy censurable. Pero también supongo, que bien pudo haber sido otra causa, y es precisamente la que expuso en la filmación, al abrir la tumba y enseñar a las cámaras el esqueleto de la persona que había trabajado en la construcción de las pirámides, señalo entusiasmado, que su intención es “demostrar que fueron sus antepasados, los antiguos egipcios, los que ;; construyeron las pirámides, y no esas estupideces que sostienen los magufos.”

Como se ha mencionado EL Dr. Zahi es un encarnizado enemigo de los pseudocientíficos que sostienen que las pirámides no fueron de manufactura humana, pero, si esta fue su razón para proceder con tanta imprudencia, al grado de permitir una pequeña perforación la pirámide, cosa que él siempre ha prohibido, no es una razón justificable. No creo que en esta lucha contra la irracionalidad, la pseudociencia y el neoocultismo, se deba de caer en los extremos de “hacerles caso”, y con el fin de demostrar que solo sostienen estupideces, la actividad científica salga perjudicada. Los creyentes verdaderos no van a cambiar, y no vale la pena fastidiar a la verdadera ciencia para demostrar que están equivocados, esa no es la labor de la ciencia, ellos, en dado caso, están obligados a demostrar sus teorías, y si existen miles de personas que creen en sus locas teorías, y si bien, es una obligación de los hombres de ciencia divulgar lo erróneo de estas teorías magufas, no se debe caer en estos espectáculos que dañan la verdadera actividad científica, que es lo que quedara en la posteridad, no las locuras de los engañabobos de siempre.

Author: Roberto Aguirre

Desde el 2005, los razonamientos fuertemente críticos y sólidos de Roberto Aguirre nos forzan a la objetividad respecto a los diversos temas que en él trata. Siempre bien documentado, escribe valiosos artículos de amplia variedad pero siempre indicándonos su visión crítica y “sin pelos en la lengua” distinguiéndose por tratar siempre de defender el derecho de los demás a exponer sus ideas aún cuando no esté de acuerdo con ellas.

Share This Post On