Sigue la polémica sobre la ”virgen del Pozo”

Quemarse las manos para marcarse “como si fueran reses”. Comer grillos vivos, cebollas, ajos y ajíes. Colocarse en la cintura un “cilicio” de alambre de púas. Orar hincado sobre una madera con objetos punzantes. Flagelarse.

Ésos son algunos de los ritos que los líderes de la Misión de la Virgen del Rosario del Pozo se ven forzados a hacer, por orden de Juan Ángel Collado, el hombre que, según alega, vio la aparición mariana en Sabana Grande en 1953, denuncian varios ex miembros de la organización.

La mayoría de los ex miembros del grupo entrevistados por El Nuevo Día pidieron que sus nombres no se divulgaran “por ahora”, ya que alegaron que son objeto de persecución desde que abandonaron el culto. Sólo dos personas se atrevieron a dar su nombre.

Todos hablaron, según dijeron, con el fin de advertir de la verdadera naturaleza de la Misión, el grupo que promueve la devoción a la Virgen del Pozo y que fue proscrito por la Conferencia Episcopal Puertorriqueña tras escuchar testimonios sobre sus ritos y determinar, tras una investigación, que nada sobrenatural ocurrió en Sabana Grande en 1953.

Collado no ha estado disponible para responder a estas interrogantes. Otros líderes de la Misión negaron las denuncias. Además, han presentado ante el Vaticano una apelación a la determinación de la Iglesia en la que prohíbe el culto, anunciada el pasado 14 de noviembre.

Las hermanas Isidra y Ramonita Belén, quienes alegan haber visto a la Virgen junto a Collado, mantienen su versión de que vieron una aparición en 1953.

Pero no pertenecen a la directiva de la Misión ni son parte de las irregularidades denunciadas.

Para los ex miembros de la Misión, la Iglesia hizo bien al proscribir el culto.

“Honestamente, eso es una obra satánica disfrazada con el manto de María. No tiene nada que ver con Dios ni la Virgen. Nosotros le hacemos un llamado a la Iglesia para que diga todo lo que sabe”, dijo Rafael Nieves, un ex devoto.

Otro ex devoto, quien era catequista en la parroquia de Cidra y pidió el anonimato, explicó que la Misión está organizada de forma piramidal, con Collado a la cabeza. La información fluye de arriba hacia abajo y nadie puede cuestionar las decisiones.

Los ex devotos dijeron que cada promulgador está obligado a generar por lo menos $40 semanales para la organización y llevar 45 personas al santuario de Sabana Grande cada mes.

También tiene que reclutar a por lo menos siete promulgadores, “por mandato de la Virgen”.

Marcos Tulio Muñoz, un ex devoto de San Sebastián que escribió un libro en el que denuncia el culto, relató que cuando algún municipio no cumplía con la cuota, otros tenían que hacer actividades para recompensar. “Todos teníamos que aportar dinero y trabajo”, narró Muñoz.

Según las denuncias, la organización controla la vida de los promulgadores, ya que la comunicación es constante y diaria, las reuniones son semanales, a veces de madrugada. Ninguno puede tomar vacaciones o irse del país sin permiso de la organización, denunciaron.

Marcados ‘como reses’

“También los queman para marcarlos como reses. Yo mismo vi las marcas en unos promulgadores conocidos”, indicó Nieves.

Un sacerdote mexicano, quien estuvo en la organización durante 21 años antes de abandonarla, dijo que todavía tiene las marcas en sus manos.

“Pero las marcas emocionales son las más dolorosas”, afirmó en una entrevista telefónica.

Cuando incumplen alguna tarea, no alcanzan las cuotas demandadas o no pueden asistir a las reuniones, los promulgadores reciben diferentes castigos, como comer grillos, cebollas, ajíes y ajos o el rito del paño negro.

El cilicio y las flagelaciones son requisitos “para la mortificación de los sentidos y para controlar los deseos carnales”, relató otro ex devoto.

El movimiento enseña que hay siete niveles de purificación antes de llegar a Dios.

Fuente:

http://www.endi.com/noticia/portada/noticias/obra_satanica_disfrazada/121462

SABANA GRANDE – Como “medias verdades” sacadas fuera de contexto catalogó ayer Ricardo Ramos Pesquera, presidente de la Misión de la Virgen del Rosario del Pozo, las denuncias hechas por ex devotos sobre practicas de la organización para castigar a miembros.

Ramos Pesquera negó que la organización obligue a sus líderes a hacerse quemaduras en las manos como una señal o comer cosas como grillos vivos o cebollas crudas.

Cronología de un enfrentamiento

23 abril al 25 de mayo de 1953

Isidra y Ramonita Belén y Juan Ángel Collado aseguran que vieron a la Virgen en un pozo en el barrio Rincón de Sabana Grande.

;;

3 de abril de 1989

Una comisión nombrada por el obispo de Mayagüez, Ulises Casiano, determina que nada sobrenatural ocurrió.

;;

14 de noviembre de 2006

La Conferencia Episcopal Puertorriqueña reitera la determinación de 1989 en cuanto a la supuesta aparición de la Virgen y prohibe su culto y pertenecer a la Misión de la Virgen del Rosario.

Explicó que en la región de Oaxaca en México hay un insecto llamado chapulín que se come, pero que en Puerto Rico el grupo nunca recurrió a esa práctica. “En México están acostumbrados a comer chapulines y es una comida nutritiva”, expresó.

En cuanto a la denuncia de que se le coloca un paño negro a miembros del grupo que hayan fallado, dijo que es una práctica en algunos grupos de la iglesia. “Cuando un miembro quiere públicamente pedir perdón por alguna falta, se pone un pañito negro, va y pide perdón, se quita el paño y se siente liberado”, agregó.

Negó que la organización también obligue a sus miembros a flagelarse y a usar un cilicio, o cinturón de alambre de púas, aunque subrayó que es una práctica a la que recurrían la mayoría de los santos de la Iglesia Católica. “Es algo aprobado dentro de la espiritualidad de la Iglesia, pero es algo que cada persona determina con su confesor, no es obligatorio,” apuntó.

El líder también negó establecer cuotas financieras y aseguró que la organización levanta fondos para sufragar sus gastos a través de actividades, como sorteos.

En cuanto a la organización, dijo que la entidad es dirigida por un cuerpo rector de siete líderes y que el alegado vidente, Juan Angel Collado, no figura en la estructura.

Ramos Pesquera hizo las expresiones durante la asamblea extraordinaria convocada por la organización en el santuario del barrio Rincón, en Sabana Grande, donde miles de personas reafirmaron su devoción, en abierto desafío a las órdenes del Concilio Episcopal Puertorriqueño (CEP), entidad que agrupa a los obispos puertorriqueños.

La CEP emitió una carta pastoral el 14 de noviembre en la que reitera su oposición al movimiento de la Virgen del Pozo y le pide a los feligreses a no asistir a las actividades en el santuario.

Ramos Pesquera informó que el 22 de noviembre enviaron la petición de apelación al Vaticano porque los obispos “faltaron a su palabra” y los “traicionaron” al no desarrollar el diálogo solicitado por El Vaticano hace cuatro años.

“Nunca se nos dijo ‘esta práctica está mal’”, explicó. Destacó que el grupo le había indicado a los obispos que estaban dispuestos a “cambiar lo que había que cambiar”, pero no le dieron oportunidad.

Fuente:

http://www.endi.com/noticia/portada/noticias/lider_devoto_de_la_virgen_del_pozo_niega_denuncias/121459

Author: José Luis Aguilar

José Luis Aguilar es uno de nuestros más importantes colaboradores de noticias científicas y paranormales.

Share This Post On
468 ad