POR QUÉ NO SOY UN ESCÉPTICO IMPARCIAL

;; ;; Hace unos cuantos meses, una chica (está bien, una chica que andaba cortejando) me decía que conocía a varias personas que habían visto fantasmas. Solamente había un pequeño problema: no tenían ninguna sola prueba a su favor. No obstante, la chica seguía diciendo con una contundencia total que pese a la falta de pruebas, era un hecho que sus amigos si habían visto varias presencias extra-terrenales y que eso era suficiente para afirmar que los fantasmas existían.

¡¿Un fantasma?! Sí, ajá, cómo no.

;; ;;Obviamente este argumento no nos sirve de nada. No hay pruebas que confirmen la existencia de fantasmas y por lo tanto, no podemos afirmar que existan éstos. Esta conclusión ha molestado a varios conocidos que tengo a tal grado de decir que trato de imponer mi manera de pensar y trato de obstruir la pluralidad de ideologías o cerrarme a la posibilidad de que existan otras cosas que no conocemos. ¿Será? Mi respuesta es sencilla: ¡No! Lo único que hago es manifestar mi lucha en contra de todo tipo de creencias falsas y nocivas y solamente busco propagar un poco el pensamiento racional con un estilo sencillo pero efectivo: parcialidad + honestidad.

;;

;; ;; Creo abiertamente que los escépticos no debemos ser imparciales a la hora de hablar de ciencia y pseudociencia, pues pienso que en primer lugar, se estaría dando validez a ambas. En mi caso, no puedo ser imparcial a la hora de hablar de la pseudociencia porque esta es un terrible mal que azota a la humanidad. Mi argumento se basa en la idea de que hay varios tipos de pseudociencia:

;;

DIVERTIDA.- No le hace mal a nadie y sencillamente trata de llenar un hueco en las personas. El caso más sencillo viene a ser el caso de los OVNIs de Maussán. La gente escucha con atención a este señor, se asombran por los nuevos vídeos, se convencen de que somos visitados por seres extraterrestres y punto final. La ufología es un entretenimiento barato e inocuo que no le hace tanto mal a nadie, solamente aleja a las personas de la verdadera ciencia y el verdadero conocimiento.

Entretenimiento puro y llena-huecos de fantasías personales.

;;

SIN ESCRÚPULOS.- El charlatán que maneja este tipo de pseudocencia no tiene escrúpulos a la hora de jugar con los sentimientos de las personas. Un ejemplo sería Carlos Trejo: mucha gente permanece con el dolor producto de la pérdida de algún ser querido y este hombre juega con los sentimientos humanos a la hora de hacer supuestas investigaciones con estas personas y afirmarles que sus seres queridos aún rondan por ahí o están cerca.

;;

MORTAL.- Este tipo de pseudociencia está muy vinculada con las terapias alternativas. Muchas personas abandonan sus tratamientos para tratar de encontrar una solución más fácil a su problema de salud. Lamentablemente, pseudo-terapias como la medicina ortomolecular no tienen la menor validez y puede que roben tiempo muy valioso a las personas: Tiempo que puede ser vital para salvar la vida. Un ejemplo son las personas que en vez de tratarse a tiempo el cáncer con la medicina alopática, acuden a curanderos. Cuando estas personas ven que el supuesto tratamiento no funciona, posiblemente ya es tarde para recibir un tratamiento que les pueda salvar la vida.

;;

;; ;; Posiblemente, hay más tipos de pseudociencia, pero creo que estas tres son las más importantes. Debido a que estas obstruyen el progreso de la ciencia, creo sinceramente que no se debe ser imparcial a la hora de hablar de ciencia (herramienta racional que ha mejorado la calidad de vida del ser humano) y pseudociencia (mal mundial que amenaza con lanzar a la humanidad a la Edad Media o más atrás).

Author: Jorge Armando Romo Bonilla

Jorge Armando Romo, mejor conocido en nuestros foros como Asimov22, nos presenta en su blog una crítica aguda e inteligente sobre interesantes temas que van desde la Ciencia, hasta la Ciencia Ficción, no sin pasar por la Seudociencia. Armando participa con sus artículos en diversos medios informativos tanto electrónicos como impresos y habiéndose intersado en la Ciencia Ficción desde 1995, contribuye frecuentemente en el Blog de Ciencia Ficción México y en Ciencia-Ficción entre otros. Jorge Armando es estudiante de la licenciatura de Biología y escéptico en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Share This Post On