Que el homo floresiensis no existió

EL HOMO FLORESIENSIS NO EXISTIO: Así de contundente se muestra un equipo científico internacional que ha analizado los restos de esqueletos encontrados en una cueva en la isla de Flores, Indonesia, que se dieron a conocer en 2004. Según el nuevo estudio, esos restos no representan una nueva especie, como entonces se sugirió, sino que son algunos de los ancestros de humanos pigmeos modernos que aún figuran entre los pobladores actuales de la isla.

Los investigadores también han demostrado que el esqueleto bastante completo designado con el nombre LB1 era microcefálico. La microcefalia es un trastorno en el que la cabeza y el cerebro son mucho más pequeños que el término medio para la edad y género de la persona. Puede presentarse en el nacimiento o puede desarrollarse después, y está asociado con una serie de diversas anomalías del esqueleto y del crecimiento.

;;"Nuestro trabajo documenta las dimensiones reales de la variación humana aquí", afirma el Dr. Robert B. Eckhardt (Universidad Estatal de Pensilvania). "LB1 parece diferente si los investigadores piensan en términos de características europeas, porque se muestrea una población que no es europea, sino australo-melanesia, y más aún porque es un individuo anormalmente desarrollado, siendo microcefálico".

Para el cráneo, cara, dentición y esqueleto de LB1, los investigadores encuentran que muchas de las características claves previamente proclamadas como los rasgos de una nueva especie se encuentran aún hoy en los pigmeos de la villa de Rampasasa, en dicha isla, junto con evidencias de anomalías del crecimiento.

Para estudiar los rasgos de LB1, 94 características craneales y 46 características de sus mandíbulas se compararon con los valores propios de los humanos modernos. Todos cayeron dentro del rango normal de variación para los australo-melanesios. Dos detalles anatómicos, unas ranuras particulares en la base craneal descritas como "no vistas en los humanos modernos", en el anuncio hecho en 2004 acerca de la nueva especie, normalmente se encuentran en el cráneo australiano y en el tasmanio, según Alan Thorne, del departamento de arqueología e historia natural, de la Escuela de Investigación y Estudios del Pacífico y Asia, de la Universidad Nacional Australiana, en Canberra.

Sobre la configuración dental, los investigadores originales argumentaron que un muestreo por Tomografía Computerizada mostró la ausencia de un tercer molar y que había algún posicionamiento atípico de otros dientes. Sin embargo, Maciej Henneberg (de la Universidad de Adelaida, Australia) y Etty Indriati (de la Universidad Gadjah Mada) encontraron un espacio disponible existente y un fragmento de diente en el espacio donde el molar estaba supuestamente ausente. Los dientes posicionados de modo inusual estaban allí, pero tales dientes también se encuentran en una muestra de pigmeos de Rampasasa que todavía viven en Flores.

En definitiva, LB1 es bajo en estatura y tiene un cerebro pequeño, pero en vez de una señal de una nueva especie, los autores del nuevo estudio consideran que sus rasgos anómalos se deben a la microcefalia. Las proporciones de la capacidad craneal de LB1 y su estatura son similares a las proporciones encontradas en varias generaciones de algunas familias de microcefálicos del siglo XX.

Fuente:

http://www.amazings.com/ciencia/noticias/290906b.html

Author: José Luis Aguilar

José Luis Aguilar es uno de nuestros más importantes colaboradores de noticias científicas y paranormales.

Share This Post On