Lemuria un continente perdido.

Esta tan difundido el mito de la Atlántida que ya casi se ha vuelto una realidad de tantas referencias, citas, y sobre todo la infinidad de localizaciones. Un mito menos conocido, pero igual de "irreal" o mejor dicho "de igual validez" entre los místicos, himbestigadores y creyentes verdaderos, es el mito de Lemuria, un continente o isla, que, como buena masa terrestre que halla existido, se le atribuye ser el asiento de una civilización muy adelantada.

Este mito, tal vez debido a que no es tan popular, no había llegado completamente a enterarme de que consistía. Recientemente leí un pequeño extracto en una revista infantil; el cual me llevo a una búsqueda virtual de este continente virtual que desemboco en enterarme o actualizarme de un conocimiento que tenía un tanto oxidado.

Bueno el extracto de esta revista que se llama Bin Bang, que por cierto la tome apresuradamente del cuarto de m´hijo cuando iba camino al baño, ya que tengo la manía de leer "aunque sea cualquier cosa" mientras estoy sentado en el trono, llegando incluso al extremo, que cuando la lectura es interesante, duro tanto tiempo sentado que se me duermen las piernas y salgo cojeando. Pero bueno, lo que dice de Lemuria la revista es lo siguiente:

"En 1880, el zoólogo inglés Peter Slater descubrió a los lémures, una especie de prosimios arborícolas que no se parecían a ninguna otra, que solo vive en Madagascar y Myanmar (antes Birmania). Según Slater, había existido un gran continente que habría servido de puente para que esos animales pasaran de un sitio a otro. También dijo que la raza humana descendía de esos prosimios, y que éstos eran a su vez descendientes de aquellos antiguos habitantes del continente perdido"

"Unos años más tarde, en 1880, la escritora francesa Madame Bravatsky publicó el libro La doctrina sagrada, en el que afirmaba que unos hombres santos de la India le habían dicho de la existencia del imperio Mu, habitado por unos seres que tenían un ojo en la frente, los cuerpos gelatinosos y con grandes conocimientos. Muchos científicos le creyeron e incluso bautizaron ese continente fantasma como "Lemuria", en honor a los Lémures."

En primer lugar, el tema de los lémures es algo que siempre me ha fascinado, en particular por lo que alguna vez le leí a Sagan escribir, acerca de lo extraño de la información en la que nos vemos envueltos, él decía algo así como que un niño pequeño conocía lo que era un dinosaurio, pero no lo que es un lemur, y añadiría que no solo los niños, sino, en general cualquier persona. Otro asunto que me intriga acerca de estos animales es si los simios evolucionaron a partir de ellos o son dos ramas independientes de primates, supongo que este punto ya esta resuelto, pero no me he tenido oportunidad de enterarme de ello, desde que oí, en un documental, esta disyuntiva. Pero lo que más me llama la atención es el animal en sí, sus diferentes variedades y sus características que son verdaderamente extraordinarias, son unos animales bastante interesantes.

Nunca había entendido que rayos tenían que ver estos curiosos animales con el continente de marras, al enterarme quede sorprendido, pero no por la hipótesis extravagante del continente perdido, sino, porque siempre había tenido la idea de que los lémures eran endémicos de la isla de Madagascar, o sea, que solo había en dicha isla. Al leer que también había en Asia, decide hacer una investigación en Internet, con la idea preconcebida de mostrar lo cómico que había sido elaborar un mito a partir de una denominación errónea. Tarde mucho tiempo navegando sin llegar a una conclusión, ya que en algunos sitios que hablan de la fauna de Asia, no mencionan que cuenta con lémures, pero en otros sitios que hablan en particular de lémures, no todos, si mencionan estos lémures asiáticos. Intrigado seguí navegando, haciendo una búsqueda con una palabra sacada de un texto por ahí y otro por allá, hasta llegar a entender que era lo que se refería el zoólogo R. Slater, pues bien, efectivamente no existen los lémures birmanos, sino, aunque en forma general así se les nombra en realidad son lorisiformes y tanto estos como los lémures son primates del suborden de los Strepsirrhini, del griego strepho, curvo y rhis, nariz; suborden de primates cuya principal característica es su nariz húmeda. Se encuentran en Madagascar y el sudeste de Asia y se considera que tienen unas características más primitivas que haplorrhinos.

Su nariz se conecta con la boca a través de un surco y tienen las narinas recubiertas de una membrana como ocurre con los perros. El tamaño del cerebro es menos y su bulbo olfativo mayor. Con la excepción del aye-aye, todos los strepsirrhinos tienen los incisivos muy apiñados y un único canino. Casi todas las especies son nocturnas y tienen cola prensil. La reproducción sigue un ciclo estral. Tienen un útero en forma de ‘Y’ y numerosas glándulas mamarias.

A los Strepsirrhini, sumándoles el grupo de los tarsios, se les suele denominar prosimios. Los prosimios así definidos son un grupo parafilético.

Pero la más interesante o actualizada información que aprendí de esta búsqueda medio absurda, es la clasificación taxonómica de nosotros los animales, que solo conocía como Orden, familia y especie, pero que es mucho más extensa, les transcribo a continuación un ejemplo y explicación de esta clasificación, con nuestro propio taxón:

Reino: Animalia // Animales: sistemas multicelulares que se nutren por ingestión.

Subreino: Eumetazoa // Animales con cuerpos integrados por dos o más lados simétricos.

Rama: Bilateria // Cuerpo con simetría bilateral con respecto al plano sagital.

Filo: Chordata // Cordados: Animales con médula espinal, o cordón nervioso.

Subfilo: Vertebrata // Vertebrados: Cordados con columna vertebral.

Superclase: Gnathostomata // Vertebrados con mandíbulas.

Clase: Mamalia // Mamíferos: Poseen pelos en la piel, y Las hembras alimentan a sus crías con la leche de sus mamas.

Subclase: Eutheria // Mamíferos Placentarios

Orden: Primates // Primates. Cerebro desarrollado, plantígrados, con extremidades terminadas en cinco dedos provistos de uñas, de los cuales el pulgar es oponible a los demás, por lo menos en los miembros torácicos.

Suborden: Haplorrhini // Tarseros, Monos, Simios y Humanos: Primates de nariz seca que no está fusionada al labio.

Infraorden: Simiiformes // Monos, Simios y Humanos. Este taxón es el equivalente al antes llamado Anthropoidea. Útero con una sola cavidad; la norma es un solo hijo, no una camada (aunque en los Titíes y Tamarinos usualmente son dos).

Sección: Catarrhini // Monos del Viejo Mundo, Simios y Humanos. Fosas nasales estrechas y juntas, abren hacia el frente o abajo. Opuesto a los primates americanos que las tienen bien abiertas y separadas, abren hacia los lados o arriba.

Superfamilia: Hominoidea // Simios y Seres Humanos

Familia: Hominidae // Grandes Simios y Seres Humanos

Tribu: Hominini // Chimpancés y Seres Humanos

Especie: Homo Sapiens // El Hombre actual y los ya extintos como el de Neardenthal.

Subespecie: Homo Sapiens Sapiens // Para diferenciarnos de otros Homo Sapiens ya extintos como el Homo Sapiens Idaltu

Bueno esta búsqueda medio ociosa desembocó en una información interesante, que no ayudara en mucho para confirmar la existencia de Lemuria, que en realidad debería llamarse Strepsirrhini o Prosimia, pero a mí me pareció divertido enterarme.

Aun tomando en cuenta que si bien ésta suborden de primates se encuentra en la isla africana de Madagascar y Birmania, no era esto razón suficiente para esta especulación. Supongo que la deriva continental, lo explicaría mejor, pero como en el siglo XIX no se conocía y aunado a la fascinación por lo mágico y exotérico fue aceptada hasta por los especialistas.

Author: Roberto Aguirre

Desde el 2005, los razonamientos fuertemente críticos y sólidos de Roberto Aguirre nos forzan a la objetividad respecto a los diversos temas que en él trata. Siempre bien documentado, escribe valiosos artículos de amplia variedad pero siempre indicándonos su visión crítica y “sin pelos en la lengua” distinguiéndose por tratar siempre de defender el derecho de los demás a exponer sus ideas aún cuando no esté de acuerdo con ellas.

Share This Post On