¿Qué es la religión?

Religión: búsqueda de la verdad
Domingo, 27 de Agosto de 2006
La palabra religión se usa para designar lo que debería ser llamado “religión organizada” u “organización religiosa”.

La palabra religión, a veces usada como sinónimo de fe o sistema de creencias, se define comúnmente como creencia concerniente a lo sobrenatural, sagrado, o divino y a los códigos morales, prácticas, rituales, valores e instituciones relacionadas a dicha creencia.

En ocasiones, la palabra religión se usa para designar lo que debería ser llamado “religión organizada” u “organización religiosa”, es decir, organizaciones que soportan el ejercicio de ciertas religiones, frecuentemente bajo la forma de entidades legales.

La religión puede definirse de muchos modos: Acto o representación explícita por la cual el individuo cree demostrar su reconocimiento de la existencia de uno o varios dioses que tienen poder sobre su destino, a quien obedece, sirve y honra.

O bien: el sentimiento o expresión de la persona de amor, miedo o pavor hacia un poder sobrehumano y todopoderoso, ya sea por la manifestación de creencia, por la realización de ritos y ceremonias, o por la conducta de la propia vida.

También es: un sistema de fe y culto. Atendiendo a su etimología desde ‘religare’, para algunos sería un intento de los seres humanos de ligar al mundo con ellos mismos, esto es, la explicación que uno se da de lo que le rodea a partir de dios (sea cual sea la imagen que de éste se tenga).

Para otros, el término religión explicaría la ligazón (re-ligar) que une a la persona religiosa con su dios.

Haciendo uso de la etimología latina ‘religare’, para otros sería volver a unirse con Dios por esfuerzo humano, tomando el hombre la iniciativa, en contraposición de la Teología monoteísta, que enfatiza la revelación de Dios al hombre (Iniciativa de Dios por darse a conocer).

La mayoría de las religiones intentan responder a preguntas relacionadas con la creación del universo, el propósito de la vida, la naturaleza humana, la diferenciación entre el bien y el mal, la moral, la existencia después de la muerte (Cielo, nirvana, purgatorio, infierno, reencarnación), salvación, etc. Las religiones difieren en las respuestas que dan a las preguntas anteriores, el sistema de preceptos, las prácticas o rituales, el número de dioses o deidades y la estructura organizacional.

Posturas religiosas

En ocasiones es importante distinguir entre “religión” y “postura religiosa”.

Siendo la religión un sistema de creencias, preceptos, prácticas y rituales, una postura religiosa se refiere a la forma como un individuo se identifica frente a una o varias religiones.

Las principales posturas religiosas incluyen a los creyentes, los panteístas, los universalistas, los ateos, los agnósticos y los indiferentes.

Creyentes

Creen en alguna religión o en algún credo, es decir, en las categorías o conceptos suprahumanos, la naturaleza o misión de la estructura organizativa, siguen los preceptos éticos y morales y realizan prácticas litúrgicas o rituales de una determinada tradición religiosa.

Entre los creyentes los hay de diversos tipos: Teístas: creen en la existencia de un dios (monoteístas) o varios dioses (politeístas), que crearon el mundo y/o intervienen actualmente en él.

No-teístas: creen que el universo responde a unas leyes trascendentes a las que debe someterse la persona para su salvación, sin que exista necesariamente un ser creador ni que para seguir dichas leyes sea necesario adorar a ningún dios.

En esta categoría se incluyen religiones tales como el budismo, el jainismo, el confucionismo o el taoísmo, que en sus manifestaciones populares incluyen la creencia en dioses pero cuya veneración se considera optativa o secundaria.

Deístas: creen en la existencia de un dios creador que, posteriormente al acto de creación, dejó de intervenir en él.

Panteístas: creen que toda la realidad tiene naturaleza divina, por lo que rechazan la idea de un Dios personal y a menudo (por ejemplo, Spinoza) identifican a Dios con la propia Naturaleza.

Los que afirman que Dios incluye a la realidad física pero también la sobrepasa reciben el nombre de panenteístas.

Universalistas: a menudo se denomina como universalistas a quienes dan un mismo valor positivo a todas las religiones, considerando que las religiones constituidas son manifestaciones de una misma realidad última o trascendente.

En tal sentido cualquier práctica o rito podría ser una forma válida de cumplir su religiosidad.

Son también universalistas los cristianos creyentes en la salvación universal. Ateos Literalmente, ateo es quien no cree en ningún dios o en ninguna religión.

En ocasiones se consideran ateos a los seguidores de religiones no teístas como el budismo o el taoísmo en lo que podría considerarse ateísmos religiosos.

Otros limitan el término a los ateísmos arreligiosos (los más frecuentes en Occidente) quienes niegan cualquier veracidad en las religiones.

También existen los antirreligiosos (cuando se oponen activamente a la práctica de la religión).

Si bien el ateismo es una postura acerca de la religión, es incorrecto llamarla una religión.

Agnósticos

Los agnósticos son escépticos en materia religiosa. No consideran tener evidencias de alguna religión en particular ni tienen la certeza para asegurar que las religiones son falsas.

Ello no implica que carezcan necesariamente de interés por lo espiritual, sino simplemente que no realizan afirmaciones ni sostienen creencias específicas sobre la naturaleza última de la realidad.

Algunos agnósticos pueden seguir ritos religiosos, bien desde una perspectiva universalista o bien como un acto social.

Indiferentes Los indiferentes son aquellas personas que no tienen interés en ninguna creencia ni práctica religiosa.

En general, no se plantean la cuestión religiosa ni participan en un sistema de culto, o sólo lo hacen en circunstancias extremas o por exigencias de participación en actividades sociales.

Un tipo especial de indiferentes son los apateístas, quienes toman la indiferencia religiosa de una forma consciente o filosófica.

Religiones

El bautismo de Cristo, por El GrecoTeniendo en cuenta el número de dioses, las religiones y creencias se dividen primariamente en monoteístas y politeístas.

La clasificación falla al considerar muchos casos, ya que existen religiones no-teistas y la diferencia entre deidades menores de ciertos politeismos y los intersecedientes de algunos monoteismos (p.

ej. los santos del catolicismo) es en ocaciones difusa. El monoteísmo sostiene la existencia de un único Dios, generalmente omnipotente y omnipresente.

Las principales religiones monoteístas son: el judaísmo, el cristianismo, el islam y la fe bahá’í.

Algunas ramas del hinduismo, como el krishnaismo, son también monoteístas. Las religiones politeístas creen en la existencia de muchos dioses, donde generalmente se evidencia una jerarquía acorde a la importancia de cada uno de los seres celestiales, como en el caso del paganismo grecorromano y, se supone, algunos aspectos del mormonismo porque describe una separación distinta o sea individualidad, pero un propósito mismo, entre Dios el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

Las religiones panteístas como el sintoísmo, algunas sectas del hinduismo y las tradiciones animistas sostienen que el creador y los objetos creados constituyen una misma entidad.

Las religiones no-teístas como el budismo, no defienden la existencia o no existencia de seres sobrenaturales.

En ocasiones, las deidades son vistas como recursos metafóricos utilizados para referirse a fenómenos naturales o estados de la mente.

Otra división que se utiliza consiste en hablar de religiones “reveladas”, “místicas” y “naturistas”.

Las religiones reveladas se basan en una revelación hecha por un ente sobrenatural que indica, a menudo en forma de libro dictado, cuales son los dogmas en los que se debe creer y cuales son los ritos que se deben seguir.

Las religiones místicas pueden considerarse más como filosofías de vida. En ellas no se define un sistema de creencias sino, más bien, un conjunto de preceptos que se deben seguir.

Las religiones naturistas no definen tampoco un sistema elaborado de organización de deidades, pero reconocen la existencia de deidades y espíritus en las manifestaciones de la naturaleza.

Seudorreligiones Una seudorreligión es un conjunto de ritos y preceptos similares a una religión pero en el cual sus mismos seguidores no creen realmente.

En ocasiones, el término “seudorreligión” también se utiliza peyorativamente para referirse a sistemas de creencias o filosofías menores, pero con funcionalidad similar a las de la práctica religiosa de las religiones principales, como por ejemplo, el discordianismo y el pastafarismo.

Fuente:

http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=83031

Author: Lalo Márquez

Share This Post On