La fantasma del estadio Tico

30 de agosto de 2006 13:26

“Dama fantasma” en el estadio Saprissa de San José

El “fantasma” asustó a dos funcionarios deportivos antes de iniciar un partido entre el Saprissa de Costa Rica y el Real Estelí.

Dos funcionarios deportivos centroamericanos fueron “asustados” la noche del martes por una dama “fantasma”, que desapareció antes sus ojos cuando la siguieron para indicarle que saliera del estadio Ricardo Saprissa de San José.

El inusual hecho sucedió antes del partido por la Copa de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) entre el Saprissa de Costa Rica y el Real Estelí, el que debía jugarse a puerta cerrada debido a una sanción impuesta por la CONCACAF.

En declaraciones a "Radio Monumental", el delegado de la UNCAF, el guatemalteco Mario Escobar, aseguró que observó, junto al gerente general del Saprissa, Jorge Alarcón, que en el palco había nueve personas, entre ellas una dama vestida de blanco y de unos 30 años.

Escobar ordenó a las personas que salieran del estadio porque el partido era a puerta cerrada, pero la mujer ingresó a una cabina de transmisión vacía, hasta donde el funcionario la siguió inmediatamente, llevándose la sorpresa de que cuando entró al lugar, no había nadie.

"Pues no sé cómo explicarlo. Cuando dijimos que ahí no podía estar gente que no estuviera acreditada, ella se metió a la cabina (…) yo estaba a tres metros de distancia y creí la estaban escondiendo, pero entró a la cabina y ahí no hay ni baño dónde esconderse".

Los comentaristas deportivos que transmitieron el encuentro se divirtieron más con "la historia del más allá" que con el partido que concluyó con una victoria del Saprissa por 1-0 ante el Real Estelí en un juego de baja calidad.

Fuente:

http://www.elnuevodiario.com.ni/2006/08/30/internacionales/27771

Mujer fantasma burló a Comisario de Uncaf

Asustan en la “Cueva” del “Monstruo”

• “Era una señora que tenía entre 40 años y 45 años, de tez morena, con pelo por los hombros, pantalón azul liso y una blusa blanca de manga corta”, afirma el coordinador de seguridad del estadio morado, Jorge Fallas.

• Los guardas del estadio están acostumbrados a convivir con los fantasmas que hacen bulla, lloran y cierran puertas en el coloso a altas horas de la noche.

Fanny Tayver Marín
[email protected]

Los misterios por ruidos, llantos, abrir y cerrar de puertas, espectros deambulando por las cabinas de transmisión y hasta el sentir palmadas en la espalda sin que haya nadie, son algunas de las manifestaciones extrañas con las que el personal de seguridad del estadio Ricardo Saprissa ha tenido que lidiar desde hace años.

Quizás los fantasmas no pudieron concebir que el juego de vuelta de la Copa Interclubes de Uncaf contra el Real Estelí se realizara a puerta cerrada, debido a la suspensión que pesaba sobre la grama sintética por los disturbios acaecidos el pasado 29 de marzo en la semifinal de Concacaf ante Toluca.

Lo cierto del caso, es que una mujer fantasma burló al comisario de Uncaf, Mario Escobar.

Él la divisó desde el terreno de juego en la platea de prensa y le pidió al encargado de seguridad del estadio Ricardo Saprissa, Jorge Fallas, lo acompañara para constatar que solamente había periodistas.

Según Fallas, desde el primer momento la mujer llamó la atención de Escobar e incluso fueron hasta el lugar para saber quién era ella.

Relato espeluznante

“El estadio estaba castigado. No había permiso para que ningún particular estuviera en el estadio. El Comisario de Uncaf me solicitó que lo acompañara por todas las instalaciones para verificar credenciales y retirar a toda la gente que no tenía ninguna razón para estar dentro del escenario”, explicó Fallas.

Indicó que a eso de las 7:20 de la noche, él fue a realizar el recorrido de rigor con Escobar. Revisaron los portones de seguridad y solamente se topaban personal acreditado de la televisora oficial de los campeones nacionales.

“Desde el centro de la cancha, el Comisario observó gente en las cabinas de transmisión de Radio Saprissa y dijo que por qué tanta gente, que necesita verificar credenciales”.

“Observamos hacia arriba, contamos nueve personas y estaba una señora sentada sobre la línea amarilla a la par de las cabinas”, recordó.

Jorge Fallas expresó que el Comisario de Uncaf le preguntó que quién era ella, pero no lo sabía.

Fantasma apareció y desapareció

“Fuimos a ver, subimos por las gradas y cuando llegamos, ahí estaba la señora, a la par de Juan Robles. Presenté al Comisario y dije que él quería ver las credenciales. En ese momento, la señora se levantó e ingresó a las cabinas”.

Luego se chequearon todas las credenciales, había tres miembros de la Ultra que salieron del inmueble y quedaban cinco periodistas acreditados.

En ese momento, Escobar le dijo a Fallas que buscaran a la señora que había ingresado a las cabinas de Radio Saprissa y ese fue el detonante que le paró los pelos a más de uno.

“Me puse a conversar con Juan Robles, el visor entró a la cabina y cuando salió me dijo molesto que habíamos empezado mal porque estábamos escondiendo a la gente. En esa cabina no existe la posibilidad de esconder a nadie porque no hay divisiones ni baños. Entré y no estaba por ningún lado”, aseguró Fallas.

“Era una señora que tenía entre 40 y 45 años, de tez morena, con pelo por los hombros, vestía con un pantalón azul liso y una blusa blanca de manga corta”.

No son alucinaciones

“Estábamos en el protocolo de revisión del estadio. No sé si asustan o no, pero doy fe de lo que vi”, insistió Fallas.

Por su parte, Juan Robles, quien es el director de Radio Saprissa, comentó que por estar convertido al cristianismo, no vio a la mujer, pero si la sintió.

“La sentí, es el alma de algún muerto que no ha podido descansar porque le quedó algo por hacer en este mundo y esa alma fue tomada por un espíritu endemoniado que quiso dejarse ver por el Comisario”, declaró Robles a LA PRENSA LIBRE.

“En el juego contra Carmelita sí vi a una mujer, pero era como una especie de bruja y se han dado muchas situaciones extrañas”, subrayó Robles.

Sustos y más sustos

La aparición de esa mujer tampoco toma por sorpresa a los morados, pues las situaciones insólitas no son nuevas en la “Cueva” del “Monstruo”.

Según la encargada de limpieza del estadio, Teresa Ulate, durante los 20 años que tiene en ese puesto ha conocido infinidad de historias.

“Cuando el estadio estaba en construcción, uno de los obreros subió y se desplomó. Ese fue el primer muerto acá. Luego un guarda apareció muerto y en el estadio se veló a don Ricardo Saprissa y a otros ex jugadores”, mencionó Ulate.

Mientras que Jorge Fallas dijo: “Los guardas nos cuentan situaciones en las que han visto a gente en los palcos a altas horas de la noche y que cuando llegan ahí, no hay nadie. El oficial Francisco Sandí andaba haciendo la marca, le tocaron la espalda, volvió a ver y no había nadie”.

Fuente:

http://www.prensalibre.co.cr/2006/agosto/31/deportes04.php

Extraño fenómeno en gradería de sombra

MUJER FANTASMA RONDA EL SAPRISSA

• Responsable de seguridad del estadio enfatiza en que vestía blusa blanca, pantalón azul, era de tez morena y cabello corto.

• Ingresó a una pequeña cabina de radio y despareció en forma inexplicable.

KENNETH HERNÁNDEZ CERDAS
[email protected]

TIBÁS.- “En la gradería no hay ni una sola alma”, dijo un narrador local cuando empezó el juego Saprissa-Real Estelí, el miércoles por la noche.

Estaba equivocado. En una de las tribunas del estadio Ricardo Saprissa la presencia de una mujer fantasma rompió aquello de que el partido sería a puerta cerrada. Una señora que estaba en un palco de prensa despareció sin explicación ante la presencia de Jorge Fallas, responsable de seguridad del estadio, y Mario Escobar, comisionado de Uncaf. Lo insólito es que ellos dos aseguraron que la mujer estaba sentada junto a un periodista, mas éste dijo que sintió su presencia pero no la observó.

Las tribunas despobladas del estadio atizaron el peculiar suceso, al que los más escépticos califican de ilusión óptica; para otros es un espíritu que ronda la “Cueva del Monstruo”.

“YO LA VI”

Todo empezó con la revisión de rutina que exige un partido de fútbol, portones asegurados, cancha en buen estado y esta vez con la grada vacía por disposición de Concacaf.

Eran las 7:20 p.m., desde el campo Fallas y Escobar miraron hacia sombra oeste, donde la presencia de nueve personas los obligó a caminar desde la cancha hasta la parte alta de la gradería.

Fallas habló al respecto con DIARIO EXTRA y esto fue lo que relató: “Había nueve personas, entre ellas una señora y tres jóvenes de la Ultra. Ella estaba sentada en la línea amarilla, el visor de Uncaf me preguntó quién era, le dije que fuéramos a verificar, subimos y ahí seguía en el mismo lugar.

A los tres aficionados les pedimos que abandonaran el estadio y a los periodistas las credenciales de prensa. Les dije: ‘Buenas noches’ y les presenté al comisionado; la señora se levantó y entró a la cabina de radio Saprissa.

Los dos vimos que la señora entró pero no salió, ahí fue cuando el visor ingresó solo a la cabina y cuando salió me dijo: ‘Ya empezamos mal, me están escondiendo a la gente’. Yo le respondí: ‘Está equivocado, en la cabina no hay opción de que alguien salga porque hay solo una puerta’.

Entré con él y no estaba, nunca apareció. Aún incrédulo, revisó de nuevo pero tampoco la hallamos. Si yo lo hubiera visto solo tal vez digo que fue una ilusión óptica pero dos personas la vimos”.

El funcionario detalló que la mujer tendría 40 años, era de tez morena, vestía camisa blanca y pantalón azul. Incluso describió que su cabello le llegaba a los hombros. “La tuve casi a la par, no tengo ninguna duda”, agregó.

“LA SENTÍ”

Juan Robles, director de www.saprissacr.com, fue quien en apariencia tuvo a la mujer junto a él, mas asegura que nunca la observó, por el contrario, experimentó la sensación de que alguien lo acompañaba. “A mí me sorprendió cuando aseguraron que tenía a la mujer a la par. Al descubrir que no había nadie en la cabina entré ahí e hice una oración con mi compañero Diego Álvarez.

Los que llevamos la vida con Dios sabemos que es una persona que busca descanso, puede ser que su marido murió en el estadio. Esas almas vagan cuando no se les cumple algo”, indicó.

La versión halló eco en Teresa Ulate, quien tiene 20 años de laborar en el área de mantenimiento del Ricardo Saprissa.

Para ella, en el estadio suceden cosas extrañas, merced a que décadas atrás fallecieron empleados del club y velaron a varias personalidades como Ricardo Saprissa y Luis “Pipilo” Umaña.

“Quienes tenemos tanto tiempo de trabajar no descartamos que los espíritus de ellos anden por aquí, por muchos años se ha creído que el alma de un muchacho que murió en la construcción del estadio vaga por los pasillos. Tuvo una muerte muy trágica porque cayó de un andamio muy alto”, comentó. También citó el caso de un joven que era oficial de seguridad y amaneció muerto de un infarto. “Uno no puede dejar de creer en estas cosas”, agregó.

Otro de los que aportaron su nota extra fue el oficial Francisco Sandí, quien por lo general cubre el turno de la noche. “Puede ser que aparezca alguien, uno oye gritos. Recuerde que al estadio viene la gente a descargar su estrés y todo eso queda en las paredes. Aunque la verdad no le hago mucho caso a este tipo de situaciones”, manifestó.

Pese a ello, dice que en un recorrido de madrugada pasó un buen “susto” debajo de una de las tribunas. “Iba caminando y de pronto alguien me tocó la espalda, quedé frío, pero por mi trabajo debo seguir adelante, eso está en la cabeza. A veces las puertas se abren, prefiero creer que es el viento y no algo más”, expresó.

LO DIJERON

“No sé si asustan en el Saprissa pero yo doy fe de que lo vi”, Jorge Fallas, responsable de seguridad del Ricardo Saprissa.

“Si me pongo a pensar que me va a salir la Llorona o el Cadejos, mejor no me dedico a lo que soy”, Francisco Sandí, oficial del estadio.

“Puede tratarse de un espíritu demoniaco que se apoderó de un alma en pena”, Juan Robles, periodista que sintió la presencia de la mujer.

“Uno no puede dejar de creer en ciertas cosas que pasan. A una compañera le apareció una sombra muy extraña en un pasillo”, Teresa Ulate, empleada del área de mantenimiento.

Fuente:

http://www.diarioextra.com/2006/agosto/31/deportes01.php

Author: Lalo Márquez

Share This Post On