Sonda ingresa a la órbita de Venus

Darmstadt. (Alemania). (EFE).- La nave europea Venus Express comenzó hoy a entrar en la órbita del planeta más cercano a la Tierra con el fin estudiar su enigmática atmósfera, sobre todo el efecto invernadero.
Según informó hoy la Agencia Espacial Europea (ESA) en su centro de control en Darmstadt (oeste de Alemania), la maniobra se inició con éxito con el encendido del motor principal a las 07.17 horas GMT y, posteriormente, la sonda se dirigió en la dirección correcta.

Después de un viaje de cinco meses y 400 millones de kilómetros por el Sistema Solar, tras su lanzamiento el 9 de noviembre del año pasado, Venus Express alcanzó su objetivo.

Fuente:
http://www.lavanguardia.es/web/20060411/51243657878.html

Es un mundo donde el día es más largo que el año. Donde el sol amanece por el oeste y se pone por el este. La temperatura media en la superficie es de 465 grados y la presión atmosférica, de 90 atmósferas, es tan aplastante como la que hay a 900 metros de profundidad en el fondo del océano. Y cuando llueve, no llueve agua sino ácido sulfúrico. Es un mundo no apto para la vida.

Y, sin embargo, es el mundo más parecido a la Tierra que hay en el sistema solar. Ambos tienen el mismo tamaño, ambos tienen atmósfera, ambos se encuentran a una distancia no muy distinta del Sol y ambos tenían agua en abundancia en el pasado.

Comprender por qué estos dos mundos hermanos han evolucionado de manera tan distinta, por qué Venus se ha convertido en un desierto mientras en la Tierra ha triunfado la vida, es el objetivo de la nave europea Venus Express, que ayer se situó en órbita alrededor del planeta en una maniobra crítica de la que dependía el éxito de la misión.

En el centro de control de la misión en Darmstadt (Alemania), las primeras señales que Venus Express envió desde Venus indicando que había llegado a destino sana y salva fueron recibidas con aplausos y gritos de alegría. “Estamos exactamente en la trayectoria que queríamos”, explicó minutos después Hakan Svedhem, director científico del proyecto.

La llegada a Venus fue tan precisa, y el viaje de 400 millones de kilómetros desde la Tierra ha sido tan impecable, que a la nave le queda ahora combustible para explorar el planeta entre seis y ocho días venusianos, informó Don McCoy, director de ingeniería de Venus Express. Dado que un día de Venus dura tanto como 243 días de la Tierra, los responsables de la misión prevén que la nave está operativa por lo menos hasta el 2010 y con suerte hasta el 2012 – entre cuatro años y medio y seis años terrestres en total-. La misión estaba planeada inicialmente para durar dos días venusianos – un año y medio-, con la esperanza de poder prorrogarla otros dos días.

La maniobra de inserción en órbita consistía en frenar la nave, que se acercaba a Venus a 29.000 kilómetros por hora, para que pudiera ser capturada por la gravedad del planeta. Como en el espacio no hay nada que ofrezca resistencia para frenar, la estrategia consistió en orientar la nave marcha atrás y acelerar a toda potencia con el motor principal. De este modo se consiguió que el motor empujara la nave en dirección contraria a la de la marcha y, tras quemar 400 kilos de combustible en 50 minutos, aminorar la velocidad a 24.500 km/ h.

Tal como preveían los ingenieros, Venus Express quedó en una órbita extremadamente elíptica que sobrevuela el polo norte de Venus a 400 kilómetros de altitud cuando pasa más cerca pero se aleja a 250.000 kilómetros del polo sur – dos tercios de la distancia de la Tierra a la Luna- cuando pasa más lejos. En las próximas cuatro semanas, los responsables de la misión tienen previsto modificar la trayectoria de la nave para alcanzar el 7 de mayo una órbita de trabajo que se acerque a 250 kilómetros del polo norte y se aleje a 66.000 kilómetros del polo sur.

El inicio del programa de observaciones científicas está previsto para el 4 de junio una vez se hayan calibrado los siete instrumentos científicos que la nave lleva a bordo para analizar la superficie y la atmósfera del planeta. Pero los primeros datos, tomados mientras se comprueba que los instrumentos funcionan correctamente, empezarán a llegar esta misma semana y la Agencia Espacial Europea (ESA) anunció ayer que la primera foto de Venus estará disponible el jueves por la tarde a partir de las cuatro por internet en www. esa. int.

Se trata de la primera nave que llega a Venus desde que la sonda Magallanes de la NASA se situó en órbita alrededor del planeta en 1990 y la primera que la ESA envía allí desde el inicio del programa de exploración espacial europeo. Aunque Magallanes cartografió la superficie del planeta de manera exhaustiva durante cuatro años, “fueron más las preguntas que suscitó que las respuestas que aportó”, dijo ayer Fred Taylor, de la Universidad de Oxford, que en el 2001 presentó a la ESA la propuesta de la misión Venus Express junto a Dimitri Titov, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar, en Katlenburg-Lindau (Alemania).

En busca de respuestas, la Venus Express investigará si Venus tiene aún volcanes activos como la Tierra, cuál es la composición química de su atmósfera – “la conocemos a grandes rasgos, pero no la conocemos con la precisión que querríamos”, aclaró Taylor-, cómo se distribuye el calor en su atmósfera o cómo escapan gases de la atmósfera al espacio. “Venus tiene el efecto invernadero más potente del sistema solar”, explicó Dimitri Titov. “Los mecanismos que alimentan el efecto invernadero de Venus son los mismos que se han empezado a observar en la atmósfera de la Tierra y que causan el cambio climático. Comprender qué ocurrió en Venus en el pasado, cómo un planeta en el que sabemos que hubo agua se convirtió en un infierno, puede ayudarnos a comprender mejor y a proteger la atmósfera de la Tierra”.

La primera señal enviada por la nave tras situarse en órbita alrededor de Venus fue captada por la antena de 70 metros de Villafranca del Castillo, cerca de Madrid, y que forma parte de la Red de Espacio Profundo de la NASA.

Durante el resto de la misión, la Venus Express se comunicará con la Tierra a través de la nueva antena de 35 metros que la Agencia Espacial Europea ha construido en Cebreros (Ávila) y que fue inaugurada el pasado septiembre.

Fuente:

http://www.lavanguardia.es/web/20060412/51243754772.html

Author: José Luis Aguilar

José Luis Aguilar es uno de nuestros más importantes colaboradores de noticias científicas y paranormales.

Share This Post On