COLUMNA ESCÉPTICA DE ASIMOV22. ABRIL 2006

He de confesar algo: durante la mayor parte de mi corta vida, nunca hubiese imaginado que terminaría estudiando la licenciatura en Biología. Pero bueno, no hay marcha atrás: la carrera es de una belleza absoluta. Conocer e inclusive hacer amistad con los más grandes científicos tanto de México como del mundo, ha sido un gran estímulo para luchar día a día por ser alguien igual a ellos. Y entonces me pongo a pensar: ¿hay influencias en mi vida para haber tomado el camino que ahora llevo? Tal vez lo que ocurrió en mi niñez tenga algo que ver.


   Iba caminando por Chapultepec tomado de la mano de mi madre. Lo poco que recuerdo es que eran los inicios del Salinismo y que yo era (como dirían los españoles) un crío. Justo cuando me fijaba en los puestos de comida y demás dulces, mi madre señaló hacia un lugarque estaba a tres metros de nosotros. Había mucha gente rodeando una pequeña mesa con dos micrófonos: una entrevista radiofónica se llevaba a cabo en pleno bosque. El periodista le hablaba a un señor viejecito en francés. Mi madre y yo no dudamos en detenernos y acercarnos lo más que pudimos. De pronto, mi progenitora me dijo con sorpresa: “Mira hijo, es nada más y nada menos que Jacques Cousteau”. Años después me enteraría que este hombre sería uno de los más grandes oceanógrafos y documentalistas de toda la historia.

  
   ¿Este encuentro fue estimulante? Obviamente que para esa fecha no, pero ahora me pongo a pensar de manera muy agradable tuve enfrente a uno de los más grandes defensores de la Naturaleza que ha dado la humanidad. ¿Esto fue una inspiración para estudiar biología?


   Recuerdo también que cuando conocí a Antonio Lazcano en persona, él me decía que se hablaba al tú por tú con Oparin. Hubo inclusive otro investigador que conocí hace poco que me dijo que se tuteaba con Watson (uno de los descubridores de la estructura del ADN). ¿Y esto qué onda? Pues posiblemente tanto estos investigadores como sus anécdotas sobre cómo conocieron a una gran figura de la biología, de alguna manera me ha inspirado a seguir adelante. No me pregunten cómo. Lo único que sé es que esto es bastante estimulante.


   Cabe agregar que Isaac Asimov y Carl Sagan han sido también grandes divulgadores de la biología de una o de otra manera. Curiosamente, tengo un amigo, que tiene otro amigo; el papá de este segundo amigo fue a Estados Unidos a un congreso y pudo conversar con el buen doctor. Lo chistoso del asunto es que uno queda como en segundo o tercer lugar en la categoría de “yo conocí a alguien que conoció a…”. Tanto mis maestras Julia Espresate y Julieta Fierro, tienen sendas anécdotas acerca del encuentro personal que tuvieron con Carl Sagan. Insisto, no sé por qué, pero eso de conocer o de que hayan conocido, ha sido durante gran parte de mi vida como universitario, un gran aliciente para seguir adelante.


   La licenciatura en Biología es una carrera corta aunque muy pesada. La gran carga de Bioquímica hace que muchos estudiantes se desesperen. Y es que la mayoría desean aprender cosas de Ecología y no meterse tanto en la nueva revolución: la biología molecular. Sin embargo, no tienen más remedio: casi todas las materias poseen una enorme carga de fórmulas químicas y procesos biomoleculares que posiblemente al ciudadano promedio le parecerían jeroglíficos o letras chinas. ¡Pero qué va! Hay mucha satisfacción dentro de todo esto y en sí la carrera es muy barata. En mi caso, la facultad ofrece servicio de computadoras con Internet gratuito, impresiones a veinticinco centavos, laboratorios bien equipados y gastos de salidas al campo totalmente a cuenta de la universidad (eso sí, aún no me ha tocado salir de práctica de campo, aunque me cuentan que el único gasto es el hotel, ya que la facultad tiene su propio transporte).


   La verdad es un gusto estar ahí, aprender cosas de ciencia y en ocasiones pelearse con alguien debido a las locas creencias que pueda tener. No obstante, creo que la gran lucha contra la pseudociencia se encuentra desde esta perspectiva del mundo. El diseño inteligente amenaza con retrasar a occidente dos siglos desde el punto de vista científico. El constante ataque de muchas religiones a la teoría de la Evolución es por demás evidente aunque irracional. Mucha gente de provincia aún cree en la generación espontánea. Las constantes tonterías de los ufólogos que pregonan a los cuatro vientos que existen mujeres que han sido embarazadas por extraterrestres, no tienen el menor fundamento, mas ese fundamento (equivocado) sigue vendiendo mucho. El ataque de los fundamentalistas a las teorías del origen de la vida (mucho más elaboradas que el argumento barato de “Dios creo el mundo”) está a la orden del día. Todo esto es algo con lo que la Biología moderna debe luchar constantemente. El avance se dará, mas la predisposición humana continuará presente.


   Afortunadamente, aquí en México, los biólogos aún no encuentran mucha oposición para hacer ciencia. En Estados Unidos se observa que si un especialista habla de Evolución, no transcurrirá poco tiempo sin que lleguen cuatro o cinco fundamentalistas religiosos para silenciar el argumento de una manera injusta y tonta. Enseñar en las escuelas el Diseño Inteligente como su fuera una “ciencia”, afectará gravemente la comprensión del pensamiento científico en los jovencitos = esponjas que lo absorben todo. De eso aún no hay nada que se le parezca en nuestro país. Sin embargo, si el famoso “Diseño” llegara a México, poco se podría hacer. De ahí la responsabilidad de estudiantes, profesores, divulgadores e investigadorespor enseñar la verdadera ciencia y luchar constantemente contra todos los enemigos de esta.


   Con esto y otras cosas, sean bienvenidos al blog de ASIMOV22, que esta ocasión presenta la pseudociencia desde la visión de un estudiante de licenciatura en Biología, y que esta vez presenta:

LOS FRAUDES DE JAIME MAUSSÁN. LA MARCHA DE LOS PINGÜINOS HUMANO- CRISTIANOS. LUZ CURATIVA… ¡Y DESLUMBRADORA! LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA EVOLUTIVA. FANATISMO OAXACO. EL DISEÑO INTELIGENTE Y EL DISEÑADOR BIPOLAR. AGÜITA LINDA: ¡RECUÉRDAME! POLIPÉPTIDOS CONTRANALÍTICOS. ¿Y TÚ QUÉ #$%&@ SABES RAMTHA? PENN & TELLER Y EL HOMBRE QUE SE SALVARÍA SI MATARAN A TODOS LOS CHIMPANCÉS DEL MUNDO.

LOS FRAUDES DE JAIME MAUSSÁN


   Este seudo investigador no solamente ha engañado al público con vídeos de dudosa calidad que intentan convencer a la gente que somos visitados por seres extraterrestres. Sus disparates, nada viables desde el punto de vista de la ciencia, nunca paran. Sus supuestos analistas científicos, son únicamente una bola de ignorantes que deforman la ciencia para aparentar que el señor Maussán tiene razón.


   Hace cierto tiempo, este señor invitó a su programa a un especialista en “embarazos extraterrestres”. Sixto Paz, tal vez el ufólogo más alucinado, ha recorrido América Latina pregonando que los tripulantes de los platillos voladores tienen la cochina costumbre de embarazar a chicas regularmente hermosas o a cualquier mujer que se encuentren.


   El argumento es sencillo: esos seres (los grises) están en peligro de extinción y fertilizan a las mujeres terrícolas. Cerca del parto, vuelven a visitar a la chica afortunada y retiran el feto. Curiosamente, este tiene completamente la forma extraterrestre o parece un monstruo.


   Muchos ufólogos traen a chicas supuestamente embarazadas a programas de discusión (programas por cierto, nada serios yque buscan tener audiencia). Mientras los escépticos intentan hacer la lucha, no se dan cuenta que esos debates son inexistentes y que las premisas de los charlatanes son muy distintas a las de la ciencia y la razón. El movimiento escéptico no debe prestarse a participar en esos debates, ya que al final se quedará en ridículo. Lo mejor es divulgar el verdadero conocimiento.


   Ahora bien, ¿cuáles son las contradicciones en este asunto? En primer lugar, la complementariedad genética es tal que solamente puede haber reproducción entre miembros de la misma especie. Una excepción sería la cruza caballo-burro; lo que posiblemente sucede es que aunque son parientes evolutivos, se consigue una cruza más o menos precaria que lo único que ofrece es que el retoño sea estéril. Asimismo, la lejanía evolutiva entre un ser humano y un extraterrestre es tal que la cruza (por más técnicas de reproducción que se utilicen) sencillamente nunca se daría. Es como si la humanidad se está extinguiendo y los humanos comenzamos a cruzarnos con los chimpancés y los gorilas. No solamente no habrá cruza, sino también nos tacharán de zoofílicos.


   Es más, ¿estos seres, si son tan avanzados, porqué no buscan clonarse entre sí? En este caso, serían tan tontos como si un humano, en vez de practicar una inseminación artificial con alguna mujer, llegara e intentara aparearse con una golondrina.

LA MARCHA DE LOS PINGÜINOS HUMANO-CRISTIANOS.


   Uno de mis maestros nos insistió por mucho tiempo que viéramos la nueva película de corte documental llamada “La Marcha del Emperador” (mejor conocida como “La Marcha de los pingüinos”). Y yo como buen estudiante, no pude superar la curiosidad y me dispuse a ver esta cinta.

 
   Solamente les contaré que trata sobre la vida de los pingüinos emperador y las condiciones de vida tan adversas que tienen que soportar para vivir día con día. La búsqueda de alimento, el apareamiento, la protección de las crías: todo bajo las duras condiciones glaciares. Y ya. Están invitados para ver la película y a ser críticos.


   ¿Qué no me pareció de esta cinta? Bueno, en primer lugar, me sacó un poco de onda que en ciertos fragmentos de la cinta, los pingüinos pudieran hablar y comentar acerca de su modo de vida con la visión de un ser humano. Y es que el pretexto para esto es atraer a un público infantil e intentar acercar la ciencia para el mercado cinematográfico en los Estados Unidos. El resultado podría ser interesante e invitar a los niños y jóvenes a interesarse por la Naturaleza. Solamente hay un pequeñísimo problema: la naturaleza de estas aves acuáticas no voladoras es muy distinta a los seres humanos. No pueden comprender su entorno ni su desgracia, más su sobrevivencia radica en el instinto (y creo que un poco en su inteligencia). Así que la humanización de estos animales me parece algo extraña.


   Hace poco, me enteré que varios grupos (religiosos) han declarado que estas aves sobreviven a condiciones climáticas tan desfavorables gracias a una influencia divina. Dentro de cada quien es completamente aceptable que se crea que un poder divino interviene y ayuda a los animales para sobrevivir. Sin embargo, hoy por hoy debe aceptarse que gracias a la Selección Natural, estas aves han logrado sobrevivir a muy bajas temperaturas gracias a su estructura anatómica y fisiológica. Querer decirle a la juventud y a la gente lo que deben pensar, es una forma de manipulación contraria al libre pensar.

LUZ CURATIVA… ¡Y DESLUMBRADORA!


   Muchos habrán observado cómo se esteriliza el material quirúrgico en ciertos hospitales. El asunto es muy sencillo: se pasa una especie de lamparita sobre la superficie. Esta emite rayos UV (untravioleta) que eliminan a las bacterias y a todo organismo patógeno. También habrán observado que muchas seudo terapias alternativas se basan en luz para supuestamente curar a los enfermos. El asunto es muy cruel.

 
   He visto que si se pasa un haz de luz sobre un tumor, los charlatanes afirman que han atacado la causa del problema y que pronto el paciente será curado completamente. Según estos tipos, “la luz polarizada” es excelente para el tratamiento de todo tipo de dolencias, tumores y enfermedades comunes y no tan comunes.


   Este es uno de los casos donde la pseudociencia si afecta seriamente a la gente. La persona, completamente crédula, abandona su terapia para recurrir a estos supuestos “tratamientos” con la esperanza de recuperarse más pronto y de una manera efectiva. El problema surge cuando, al no recibir un verdadero tratamiento, puede empeorar la situación del paciente y puede inclusive ser tarde después para conseguir salvarlo.


   Obviamente esta terapia no sirve ni de broma. Es como si noche tras noche encendiéramos la luz de la cocina y automáticamente recibiéramos una especie de luz curativa que nos librara de todos nuestros males. Si eso fuera verdad, tal vez los enfermos no existirían.

LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA EVOLUTIVA.


   Durante mucho tiempo me he encontrado con personas que al escuchar sobre la teoría de la Evolución, inmediatamente se paran de uñas y protestan. Todo parece indicar que cualquier idea que contradiga los preceptos bíblicos o de cualquier religión, puede resultar un gran sacrilegio. Veamos un ejemplo.


   Cuando iba caminando con una amiga, ella me comentaba: “Yo no creo en la teoría de la Evolución. ¿En serio crees que unos cuantos changos se volvieron hombres?”. En otra ocasión, un cuate súper-ultra fanático religioso me decía: “Eso de la Evolución son puras estupideces. ¿Cómo que venimos de los monos? Entonces, una piedra podría convertirse en pez o un ratón en caballo. ¡Eso es ridículo!”. En verdad que el asunto es preocupante.


   Hay algo que me gusta decir a la gente que critica sin fundamento a la teoría darwiniana:


¿Qué dice la teoría de la Evolución?


   Me responden:


   -Que los hombres venimos de los monos.


   -¿En qué parte de la teoría dice eso? ¿Sabes lo que es la Selección Natural? ¿Sabes exactamente cuál es el papel que juega la variación en todo este asunto?


   Recibo un silencio absoluto.


   El problema consiste en que la gente critica algo que ni siquiera conoce. No se han puesto ni un rato a leer sobre el tema ni a entender cuales eran las pruebas de Darwin y cuales son las pruebas actuales que corroboran este hecho.


   Una de las ventajas que tiene la ciencia es que se auto-corrige. Si algo no encaja, se revisa y se corrobora o descarta. ¿Acaso la religión tiene eso? Obviamente no. Cualquier argumento que ponga en duda sus dogmas, son tomados como una verdadera herejía y con mucha molestia. No se entiende que todos buscamos la verdad y que no hay persona o sistema de pensamiento más equivocado que aquel que cree tener la verdad absoluta. Si las religiones no reciben una crítica apropiada y no buscan cambiar, son sus integrantes los verdaderamente cerrados. Un sistema religioso que comprenda sus errores y que consiga adaptarse a los cambios mundiales (cambios de todo tipo), será simplemente un buen sistema de dogmas.


   Recuerdo que en una ocasión, dos locutores de radio criticaban al Papa Juan Pablo II por su necedad ante los métodos anticonceptivos, así como por el aparente machismo ante el hecho de no darle importancia al papel de la mujer. En vez de escuchar y analizar el planteamiento de estos dos comentaristas, el público se abalanzó molesto sobre ellos, tomándolos como unos verdaderos tontos y herejes. ¿Y dicen que los científicos y escépticos son los cerrados?

FANATISMO OAXACO


   Hace poco tuve la oportunidad de ver una gran película que les recomiendo ampliamente: “Heredarás el viento”. En ella, un profesor de escuela es encarcelado por enseñar la teoría de la Evolución en un pequeño pueblito. La trama rondará entre el juicio, los defensores de este hombre contra los detractores; éstos últimos, atascados en el fanatismo y la obsesión. La cinta muestra el fanatismo en su máximo esplendor irracional, con una total negativa por entender por lo menos un poco lo que decía Darwin.


   Algo similar sucede en algunos estados de la República mexicana, en especial en algunos municipios de Oaxaca. La obsesión por la religión es completa. Se cree aún que la vida surge por generación espontánea o que la Tierra tiene poco más de seis mil años. La negativa ante cualquier manifestación del libre pensar es preocupante. Todos deben forzosamente aceptar la religión, impuesta obligatoriamente, mas cualquier argumento en contra puede generar un gran odio y desprecio. Afortunadamente no tienen una Inquisición, de lo contrario, ya habría algunos cuantos asesinados entre la población.


   Afortunadamente, mi Universidad tiene un programa académico muy interesante. Algunos catedráticos de Biología visitan ciertas zonas del país para dar asesoría a profesores de Biología y enseñarles un poco sobre la ciencia moderna que tan tristemente ha sido ignorada.

EL DISEÑO INTELIGENTE Y EL DISEÑADOR BIPOLAR


   William Paley solía decir que si uno se encontraba en un desierto o algún lugar un reloj, inmediatamente inferiría que esa cosa tiene todo un diseño muy elaborado que le permite funcionar de manera adecuada. Asimismo, los humanos y todas las formas de vida son estructuras con una gran elaboración, posiblemente producto de un diseñador inteligente. Así que al final, este planteamiento nos dice que somos el gran “Diseño Inteligente”.


   En los Estados Unidos, este mal amenaza con hacer retroceder el conocimiento por lo menos dos siglos. Se ha aprobado que en ciertas escuelas de educación básica se enseñe esta cosa como si también fuera ciencia cuando no lo es. Aquí está un grave problema. Si tú le enseñas esto a un jovencito, con cabeza de esponja la cual absorbe todo lo que escucha, crecerá en un ambiente donde no sepa distinguir entre ciencia y no-ciencia; le habrás lavado el cerebro de por vida y lo enseñarás a no pensar, sino solamente a aceptar todo lo que escuche.


   Afortunadamente, allá en el norte, hay un gran sector de la comunidad protestante que rechaza esta concepción. Asimismo, los gringos se están dando cuenta que este es un problema surgido en su país y no en México como ellos creían. Más aquí en nuestro país, esto aún no ha llegado.


   Algo curioso es que en mi carrera, se discute el Diseño inteligente clasificándolo como lo que es: no-ciencia. Se respeta como posible postura religiosa, mas la enorme brecha que hay entre ciencia y religión puede que no se distinga entre la población en común pudiéndose dar el caso de que esta idea llegara a nuestro país y se estancara en la mente de la ciudadanía. Posiblemente los científicos y los escépticos no podrían hacer nada ante esto.

AGÜITA LINDA: ¡RECUÉRDAME!


   He seguido viendo en algunos sitios de Internet que el culto al agua sensitiva no para. La idea es sencilla: el agua puede sentir y responder a estímulos del medio; puede reaccionar ante todo tipo de sensaciones humanas o simplemente recordar ciertas sustancias que tuvo disueltas. Así de simple, así de sencillo.


   Solamente hay unos cuantos problemas que impiden a la ciencia aceptar todo esto. Uno de ellos es que el agua es una sustancia química, un compuesto formado por dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxígeno en un enlace covalente. Nada más. No posee un sistema nervioso ni nada que se le parezca para reaccionar ante cualquier estímulo externo. No hay manera de que pueda recordar la estructura molecular de la sustancia que tenía disuelta, ya que necesitaría cierta cantidad de energía para que sus átomos se combinaran y recombinaran; más cada átomo de Hidrógeno y cada átomo de Oxígeno tienen una estructura subatómica tan definida que para mostrar ciertos cambios, tendrían que violar ciertas leyes físicas.


   Digamos que un hielito de Emoto se torna oscuro tras recibir una ofensa hablada. Si de la nada el vital líquido en esta fase sufre esta transformación, posiblemente se violaría la Segunda Ley de la Termodinámica ya que no se sabe de donde se recibió el agua esta energía para sufrir esta transformación.


   Como se puede observar, las manifestaciones mágicas del agua no tienen sustento ni prueba alguna. Son un truco más de charlatanes que buscan vender una fantasía a mucha gente.

POLIPÉPTIDOS CONTRANALÍTICOS


   Uno de mis maestros en la preparatoria solía dar al grupo cada semana por lo menos una sesión de superación personal. El asunto consistía en subirnos el autoestima mediante sesiones de relajación para conseguir que expulsáramos nuestra felicidad interna. En una de esas, el profesor, a pesar de estar casado con una profesora de Biología (él daba Física), dijo:


   -Saben chicos, los polipéptidos son sustancias que se producen en el cuerpo para que seamos felices. Si nos sucede algo muy bonito, esa sensación es producto de esas partículas.


   Un péptido es un compuesto orgánico formado por polímeros de aminoácidos. Los péptidos que tienen más de diez aminoácidos son los llamados polipéptidos; éstos son los componentes de las llamadas proteínas. No hay el menor indicio de que éstos polímeros sean del todo las partículas responsables de nuestras emociones. Hay proteínas de muchos tipos; uno de éstas son las hormonas. Éstas son sustancias que producen las glándulas de secreción interna, y que tienen como función vital regular el crecimiento y actividad de órganos y tejidos. Algunas de estas sustancias estimulan el sistema nervioso, por lo que posiblemente la confusión estriba en que no los polipéptidos en sí pueden ser responsables de nuestras sensaciones, sino que la estructura general que conforman (las hormonas), son algunas de las sustancias responsables de nuestros sentimientos y sensaciones.


   El problema con la superación personal es que muchas veces los supuestos terapeutas no saben de ciencia y se inventan cualquier cosa.


   Hace tiempo encontré a un amigo que me había dicho que recibió terapia del “sensacional” Leonardo Stemberg. El truco de este último consiste en escribir libros con una sencillez alarmante y decir a los lectores lo que estos ya tendrían que saber: “Échale ganas, tú puedes, confía en ti y conseguirás todo lo que te propongas… ¿Volvemos a empezar?”.


   Me contaron también que este hombre tenía su medidor especial: “El Pendejómetro” (mejor conocido en Tv. como “El Idiotómetro”). Parecía que esto intentaba medir no el coeficiente intelectual de la gente, sino la cantidad de autoestima que esta tenía.


   El problema es que este hombre sigue vendiendo atrayendo a mucha gente con cosas que ni siquiera pueden considerarse como terapia. Su “Contraanálisis” es considerado como el sucesor del Psicoanálisis. ¿Qué se puede hacer ante este panorama? Tal vez el dinero que la gente gasta en estas cosas podría guardarse; la gente podría buscar dentro de sí misma e intentar darse cuenta que la superación personal puede estar casi al cien por ciento dentro de cada uno de nosotros y no afuera, en la voz de un señor de barba que intenta ser la voz de la razón.

¿Y TÚ QUÉ #&$=@ SABES RAMTHA?


   Caminando por el pasaje Zócalo en la ciudad de México (pasaje subterráneo repleto de librerías y editoriales ubicado en la capital mexicana), no pude evitar ver varios libros escritos por Ramtha acerca del significado de la realidad y de los OVNIs.


   Con una excelente presentación en cada ejemplar, comienzo a leer una o dos páginas y no puedo evitar reírme. Ramtha es un loco que afirma que cada cual puede crear su propia realidad con solo desearlo; uno puede manipular su entorno y crear una realidad muy favorable. El problema es que este ente que entra en el cuerpo de la señora Night vive en el pasado. No sabe que la ciencia ha avanzado mucho y que la Atlántida ya no existe. Desconoce que su postura solipsista múltiple es una de las mayores incoherencias que puede haber existido. Y lo más gracioso de todo: desconoce que es un invento de una señora charlatana muy lista que engatusa a la gente y se hace rica con la credulidad humana.


   El problema es que esta señora no sabe lo que habla. Los científicos que la apoyan (especialistas reconocidos), solamente dan su opinión personal, mas no la opinión de la comunidad científica. El principio de autoridad de la ciencia es un buen truco para hacer creer a la gente que algo es real.


   Afortunadamente, esta señora y este supuesto espíritu desconocen por completo de lo que hablan. La ciencia no es como ellos la pintan. La realidad que ellos pregonan a sus seguidores no es tan fabulosa. Si ese fuera el caso, tal vez seríamos inmortales, tendríamos todo el dinero y las mujeres del mundo (o las chicas tendrían a los hombres más apuestos del mundo); si tú pudieras crear la realidad que quisieras, las cosas serían así. Pero no. Hay que aceptar que vivimos en un mundo donde no sabemos a veces por qué camino vamos, mas puede quedar la alegría de vivir día con día con una gran sonrisa, pensando un poco en el camino que tomarás en el futuro, y viviendo el presente a cada instante.

PENN & TELLER Y EL HOMBRE QUE SE SALVARÍA SI MATARAN A TODOS LOS CHIMPANCÉS DEL MUNDO.


   Disfrutando todos los lunes el escepticismo y humor inigualables del Penn & Teller, el dúo dinámico, hay momentos en que han conseguido abrirme los ojos en muchos temas y tomar una mejor postura al respecto. Pero también hay momentos donde estos hombres se han mostrado completamente radicales en ciertos temas en donde la postura debería ser más gris y menos blanca o negra. Veamos porqué.


   En un capítulo sobre la experimentación médica con animales, se mostraban diversas posturas en torno al maltrato de éstos, así como de las ventajas de la investigación para salvar vidas humanas. Todo parecía interesante, mas la postura de nuestros chicos buenos creo que fue demasiado lejos.


   Penn & Teller afirmaban categóricamente que si pudieran matar a todos los simios del planeta por tal de salvar a un ser humano, no dudarían en hacerlo. El argumento trae consigo eliminar a una especie que por milenios ha evolucionado, todo por un simple ser humano. Este planteamiento en muy extraño extremo. Posiblemente por nuestro más querido pariente, y por que este se salvara de tal enfermedad, eliminaríamos a todos los animales del mundo. Pero, ¿qué nos hace merecedores de la vida a cambio de la vida de otros seres vivos? ¿Es válido eliminar completamente a un pariente evolutivo para sobrevivir?


   Carl Sagan era un gran defensor de los derechos de los animales. Su campaña a favor de éstos tuvo una interesante aceptación. Cuando tuvo que ser internado de urgencia para recibir un transplante de médula ósea proveniente de su hermana, pudo vivir un tiempo más. Poco tiempo después, un médico le confesó al buen Carl que si no hubiera sido por la experimentación con animales, no se habría desarrollado esa técnica quirúrgica que le había (en ese momento) salvado la vida.


   El asunto es sumamente complicado y es muy difícil tomar la postura extrema sin que aparezcan serios problemas. Por un lado, si dejáramos de experimentar con animales, la investigación médica se paralizaría casi en su totalidad y la búsqueda de tratamientos que en un futuro podrían salvar miles de vidas se vería truncada. Por otro lado, ¿qué nos da el derecho de experimentar con un animal y quitarle por completo su derecho a vivir? El asunto es de una enorme complejidad y cada día, las discusiones no paran. Es cierto que se sigue experimentando con ratones y simios, mas el dilema bioético tiene que ser discutido ampliamente. Tal vez podría regularse en uso de animales en la investigación, y así continuar con el avance de la medicina, mas extinguir una especie o varios especies como comentan nuestros dos queridos magos, creo que es por demás un argumento bastante exagerado.

Author: Jorge Armando Romo Bonilla

Jorge Armando Romo, mejor conocido en nuestros foros como Asimov22, nos presenta en su blog una crítica aguda e inteligente sobre interesantes temas que van desde la Ciencia, hasta la Ciencia Ficción, no sin pasar por la Seudociencia. Armando participa con sus artículos en diversos medios informativos tanto electrónicos como impresos y habiéndose intersado en la Ciencia Ficción desde 1995, contribuye frecuentemente en el Blog de Ciencia Ficción México y en Ciencia-Ficción entre otros. Jorge Armando es estudiante de la licenciatura de Biología y escéptico en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Share This Post On