COLUMNA ESCÉPTICA DE ASIMOV22. MARZO 2006

Recuerdo la fecha a la perfección: 27 de octubre del 2000.

   Como un chico crédulo preparatoriano, esperé ese día con muchas ansias. Hay que señalar que para aquellos tiempos, yo era un seguidor incondicional del fenómeno OVNI y tomaba como cierta cualquier prueba que los ufólogos presentaban. También recuerdo que me bañé, me arreglé y salí de casa para tomar el transporte rumbo a la avenida Pantitlán, en ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, en México. Salí de la “combi”, caminé cuatro calles, pasé Av. Nezahualcóyotl y después de avanzar dos calles más, di media vuelta y caminé unos cuantos metros. Llegué en poco tiempo al auditorio más conocido del municipio: El auditorio Alfredo del Mazo. Mientras observaba los anuncios y la poca publicidad que precedían a la conferencia que tendría lugar aquel sábado a las siete de la noche, voltee la cabeza y lo vi venir. Jaime Maussán caminaba directo hacia mí. Al verlo, extendí mi mano y lo saludé de buen modo, no sin antes decirle que lo admiraba.

   Entré al auditorio, pagué $60.00, tomé mi revista de “Contacto OVNI” gratuita y tomé asiento. El auditorio tenía cabida para unas trescientas personas, pero aquella tarde, no había más de cincuenta. Antes de la ponencia, se nos mostró en la pantalla una serie de vídeos de la mejor música electrónica, para después dar la bienvenida al investigador de renombre internacional. Decepcionado por la poca afluencia de gente, Maussán prosiguió con su conferencia.

   En la conferencia, se presentaron los últimos círculos en los campos de trigo, el proyecto “Alternativa 3”, vídeos de platillos y esferas, algunos extraterrestres y lo mismo de siempre. Al final, la poca difusión que tuvo el evento impidió que más crédulos se acercaran y abarrotaran el espacio.

   En la sala donde se vendían los boletos, -previa charla con mi paisano, el vigilante Salvador Guerrero-, Maussán dio autógrafos y concedió algunas palabras para reporteros de revistas especializadas en el tema de los OVNIs (Curiosamente tengo el autógrafo de este señor guardado todavía por ahí).

   Obviamente no pienso como cuando tenía diecisiete años. Como fui metiéndome de lleno en la verdadera ciencia, he visto que Maussán no es honesto con sus seguidores.

   Aquí va otro evento: fue un 4 de julio del 2004, justo antes de entrar a la carrera.

   Después de mucho éxito, el programa de divulgación de la ciencia “Fronteras del conocimiento” cumplía dos años al aire. La celebración se llevaría a cabo en la institución de educación privada, la Universidad de CEUL (Centro de Estudios Universitarios Londres), ubicado en la colonia Roma de la ciudad de México.

   Después de llegar y registrarme, tomé asiento. Aunque el programa en vivo comenzaría hasta las nueve de la noche, aquel domingo hubo mucho movimiento. Primero, la productora regaló varios libros otorgados por las más variadas librerías; luego,el conductor del programa, Rodolfo Garrido (que en aquel tiempo yo no sabía que era un secuaz de Maussán) llegaría para comenzar una suerte de plática tipo pregunta-respuesta sobre temas de ciencia.

   El evento fue muy disparejo. Por parte del bando de los científicos, estuvo presente Daniel Flores, quien es el astrónomo que realiza las efemérides astronómicas a nivel nacional; Vladimir Ávila, cosmólogo; y José de la Herrán, divulgador de la ciencia y en especial, de la astronomía. Por el bando de otros invitados, Juan Ferrara, el actor, hizo gala de presencia para todas las mujeres; Gabriel Chávez, escritor de ciencia-ficción, responsable de varias convenciones de cómics y voz del señor Burns en “Los Simpson”, entre otras personalidades. Y de pronto, un bando que jamás esperé: Pedro Ávila, hombre discapacitado miembro de los vigilantes; Pascal Lopresti, dueño de una pizzería y ufólogo reconocido; Daniel Muñoz, ufólogo y todólogo paranormal; entre otros.

   ¿Qué hacían varios ufólogos en el aniversario de un programa de ciencia? Poco a poco fui abriendo los ojos.

   Con el tiempo, cuando le hacía preguntas de ciencia a Garrido vía correo electrónico, este contestaba a todas, pero cuando le preguntaba sobre información que desenmascaraba alguno de sus fraudes, yo recibía un silencio absoluto. Lo mismo ocurría con Maussán. Cuando le escribía reclamándole sus fraudes, contestaba muy ofendido que todos los escépticos eran unos cerrados y que él tenía la verdad. Cuando a ambos les envié quince argumentos en contra de sus casos más sonados, en vez de recibir una respuesta que alentara a alternativas con respecto a las explicaciones de estos casos, recibí la siguiente respuesta: “Por favor señor, déjenos de molestar, ¿quiere?”.

   Con esto y otras cosas, sean bienvenidos a sobrenatural.net y al comentario mensual escéptico de ASIMOV22, que en esta ocasión presenta:

LOS FRAUDES DE JAIME MAUSSÁN. EL FRAUDE DE GIORGIO BONJOVANNI. ¿ALGUIEN HA VISTO A ALEJANDRO FRANZ? QUE YA VIENE EL CÓDIGO DA VINCI. LA LLEGADA DE ASIMOV23.

LOS FRAUDES DE JAIME MAUSSÁN

   En mi columna anterior, daba una leve crítica al tema del “Alienígena de Mérida, Yucatán”. Todos los medios, varios divulgadores de la ciencia y los grupos escépticos en línea tanto en México como en el extranjero, nos dimos a la tarea de dar una crítica constructiva y mostrar argumentos sólidos para desenmascarar este fraude. Parecía que el asunto no podía llegar a más, cuando de pronto, el charlatán Carlos Trejo salió a escena como un escéptico más.

   En el programa “Otro Rollo”, el señor Trejo ofreció algunos argumentos interesantes que ponían en tela de juicio el asunto del humanoide. Entre éstos, se comentó que el poste es lo suficientemente ancho como para permitir que cualquier persona se esconda detrás de este; se dijo que cualquier persona puede ponerse una máscara y hacerse pasar por extraterrestre y que no existen las pruebas suficientes que avalen el asunto. La negativa de este seudo investigador, puede que haya llamado la atención, más lo seguidores de Maussán pusieron muchos “peros”. Por ejemplo, Adal Ramones, al ver que le echaban tierra a su súper cuate Maussán, defendió con capa y espada al gurú de la ufología mexicana. Lo que más me sorprendió fue que el señor Ramones mostró exclusivamente llamadas telefónicas del público que criticaban fuertemente a Trejo y apoyaban en todo a Jaime Maussán.

   El problema de este asunto estriba en que Trejo ha querido crear polémica para volverse más famoso, llamar la atención y hacerse pasar por un buen escéptico y un investigador de primera categoría cuando no lo es ni en lo más mínimo. Como creador de fraudes, este señor aún es muy nuevo en el mundo de la mentira y sus vídeos y supuestos casos sobrenaturales fácilmente se pueden catalogar como pequeños fraudes poco elaborados. Sin embargo, el enorme éxito que ha tenido creo que consiste en que el público desea fantasía en sus vidas, desean que los fantasmas existan de verdad: que mejor que inventar casos de fantasmas para un público obsesionado con la fantasía y con un grado de credulidad por demás patológica.

   Pero el asunto no termina aquí. La siguiente semana, nuevamente apareció en el programa Jaime Maussán, esta vez con pruebas contundentes (según él) que avalan el mencionado caso de Yucatán. Después de presentar el caso de Giorgio Bonjovani (véase más adelante información sobre este charlatán), el licenciado en ufología presentó a un supuesto científico que venía a decir que sí hubo un alienígena en Mérida aquella noche.

   La aparición de Jorge Guerrero no se hizo esperar. Después de comentar que tenía como especialidad “Física” y “Ciencias paranormales”, Guerrero comenzó a decir un sinfín de sin sentidos que aparentaban ser ciencia. Por ejemplo, comentó que en el lugar se encontró un tipo de radiación que comprobaba que un ente estuvo ahí. Luego, fue más lejos al decir que esa energía demostraba que detrás del poste se había abierto una puerta dimensional por donde había entrado y salido el extraterrestre. La conclusión era que con este fiasco, el ser no es de otro planeta, sino de otra dimensión. ¡Más ridículo no se puede ser!

   En primer lugar, Guerrero no sabe nada de ciencia. La radiación que posiblemente midió en los alrededores del poste, es producida por una fuente eléctrica: la misma que producen los cables de alta tensión que abastecen al faro de ese poste. La teoría de la relatividad nunca habla ni predice que se puedan abrir puertas dimensionales. Lo que si dice la teoría es que podrían existir una suerte de agujeros en forma de gusano que podrían servir como atajos para viajar a cualquier lugar del Universo. El único problema es que no sabemos si esos objetos existan, pues son hipotéticos. En el caso de que se abriera una puerta dimensional como pregona Guerrero, y basándose en la física relativista, pasaría algo mucho más extraño y catastrófico: esa cosa que se abriría, tal vez tendría las características de un agujero negro, por lo que sí se detectaría radiación a una escala gigantesca y lo peor de todo: ese pequeño agujero negro al abrirse hubiera devorado no solamente a los chicos que jugaban con su pelota, sino tal vez hubiera engullido todo Mérida. No cabe duda de que las supuestas pruebas de Maussán son nuevas ridiculeces y el supuesto científico que presentó, es un charlatán más.

   Como he comentado con anterioridad, el caso es un embuste, una superchería: el caso de alienígena de Mérida Yucatán es otro fraude más de Jaime Maussán.
 

EL FRAUDE DE GIORGIO BONJOVANNI. 

   Recientemente, Maussán ha traído a México a Giorgio Bonjovani, el supuesto estigmatizado italiano. Con bombo y platillo, en cada conferencia de OVNIs se ha otorgado al público el pilón dedicado a la fe: el hombre que dice haber recibido los estigmas de Cristo y los tres secretos de la virgen de Fátima.

   El significado de la visita suena más a propaganda que a fe: Giorgio posiblemente no pueda volver a México, pues él sabe perfectamente que su misión está llegando a su fin. Con esto, podríamos creer que el hombre es sincero (tiene una voz suave y dulce, ¡ja! sí, cómo no). Según los escépticos, los secretos de la virgen son una suerte de ambigüedades que bien y el mismo Bonjovani se pudo haber inventado. Las supuestas revelaciones dicen que en el futuro ocurrirán cosas fantásticas, reformas y catástrofes. Eso es todo. No se nos da una fecha exacta, ni mayores datos. Esa virgencita, ¡cómo pudo haber sido tan despistada!

   Cuando en 2004 Giorgio vino a México (digamos que a escondidas), traía consigo un mensaje sagrado, así como predicciones para aquel año: “Este año ocurrirán cosas maravillosas, aunque también el mundo se verá agitado por grandes catástrofes”. El problema es que cualquiera puede decir algo como esto, ya que siempre existe la posibilidad de que ocurran cosas muy buenas y a la vez cosas catastróficas. ¡Ni modo Giorgio, no la haces ni de broma como profeta!

   Hay varios problemas que llevan a los escépticos a tachar a Giorgio Bonjovani como un charlatán. Primero es que sus estigmas parecen más marcas de pintura y otra material dedicado a las artes visuales que a verdaderos estigmas. Se ha dicho que algunos especialistas han verificado científicamente que las marcas son auténticas. Entonces: ¿dónde están las pruebas? ¿dónde está el verdadero reporte de los resultados de las supuestas investigaciones? ¿Dónde está el aval de la comunidad científica? Lamentablemente, en ningún lado. No hay verdaderas pruebas que avalen el caso de Giorgio, y él mismo rechaza en su mayoría la propuesta de ser investigado por verdaderos especialistas. Ante este panorama, sencillamente, no es nada confiable este caso.

   Quien está de nuestro lado es la iglesia. El rechazo del catolicismo al caso de Bonjovani es por demás evidente. No ha sido estudiado con profundidad su caso y muchos sacerdotes opinan que los estigmas de Giorgio son falsos. La misma iglesia comenta que cuando alguien recibe los estigmas de Jesucristo, la persona afortunada debe mantener un secreto total ante ese hecho, pues esas marcas son un regalo celestial. Quien de pronto viaje por el mundo gritando a los cuatro vientos que es estigmatizado, no solamente pierde la marca, sino que queda condenado a pudrirse en el infierno (O.K., esto último no es cierto, pero lo primero es un interesante argumento dicho por muchos sacerdotes).

   Hasta ahora, el caso es considerado un fraude por especialistas y escépticos. Todo parece indicar que el asunto es más comercial y de corte de espectáculos que un asunto de verdadera fe; ¿pero qué le hacemos? Muchos caen en este engaño.

¿ALGUIEN HA VISTO A ALEJANDRO FRANZ?

   Pronto se cumplirán dos años de aquel caso ufológico famoso que consistía en unos extraños objetos captados mediante el flir por la fuerza aérea mexicana. El asunto le dio la vuelta al mundo como prueba más de que los OVNIs existen (según los ufólogos). Al instante (y eso lo noté por desgracia), mucha gente que se decía escéptica rápidamente pasó al bando de la credulidad y a comentar que no estamos solos. Lo fantástico del asunto es que inmediatamente salieron a la luz los verdaderos especialistas para dar su opinión al respecto.

   Recuerdo también que toda clase de físicos y astrónomos, aparecieron en los noticiarios para determinar que se trataba no de naves o tecnología extraterrestre, sino de un fenómeno muy extraño que estaba ocurriendo en la atmósfera. Pronto, Maussán dijo de los científicos: “¡Son unos perros!” Obviamente si te desmantelan el negocio, por supuesto que quedarás muy molesto.

   Pronto, Maussán comenzó por todos los medios posibles a ridiculizar a los científicos -en especial a los investigadores dela Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)- y a tomarlos como gente que no sabe de lo que habla. “Mi caso es verdarero y es una prueba contundente. Las propias autoridades consideraron que yo soy el verdarero especialista que puede desmenuzar el asunto”.

   Lo lamentable es que la gente de las fuerzas militares mostró una completa ignorancia y desconocimiento con respecto a los centros de investigación y a los mismos científicos. Se observó claramente que la ignorancia jugó un papel crucial a la hora de buscar un especialista para analizar el vídeo.

   Hubo también una conferencia en el que participaron entre otras personas, el director del Instituto de Astronomía de la UNAM, el Dr. José Franco, así como el astrobiólogo e investigador del Instituto de Ciencias Nucleares, también de la UNAM, Rafael Navarro. Con argumentos sólidos y objetivos, los especialistas rechazaron la idea de que se tratara de OVNIs y prefirieron mostrar hipótesis concernientes a un nuevo fenómeno electro-atmosférico por demás poco común y muy complejo.

   Maussán no se detuvo. En todos los programas de televisión y radio, la calumnia y el desprestigio a estos dos investigadores no se hizo esperar por parte del ufólogo mexicano. Los argumentos fueron por demás ridículos: “Éstos científicos deben agarrar la onda y aceptar que se equivocaron: el asunto es verdaderamente OVNI”. Ahí comenzó mi propia investigación.

   Decidí visitar a muchos científicos para escuchar su opinión. Por ejemplo, Rafael Navarro, quien ha sido una persona que me ha guiado en la especialización en Astrobiología, me comentaba que el mismo ejército le mostró el vídeo y que el fenómeno observado es bastante complejo y se necesita más investigación para saber de qué se trata. Otros físicos y astrónomos me han dicho varios hipótesis: es un fenómeno de tipo rayo de bola muy extraño, es algo relacionado con los plasmas y la ionización, un nuevo fenómeno hasta ahora desconocido, etc.

   Justo cuando me rendía, encontré en ALCIONE una explicación más convincente. Alejandro Franz, director de ese sitio, realizó una extensa investigación que le produjo resultados muy interesantes. Cuando comprendí de qué se trataban sus conclusiones, visité nuevamente a varios científicos y les comenté el asunto. Muchos han puesto algunos “peros”, mientras que otros se han entusiasmado con los resultados de Alejandro. Ante tal panorama, intenté contactarlo por el correo que aparece en Alcione, más no hubo respuesta. Luego, pregunté a Lalo qué podía hacer, y él me proporcionó otro e-mail en el cual envíe un mensaje, mas tampoco hubo respuesta. El asunto estriba en que algunos científicos se han interesado en el asunto y han propuesto que me contacte con el señor Franz para ver si podría venir a la UNAM, platicar con los científicos y hasta dar una conferencia sobre sus resultados. Obviamente, nadie hasta ahora ha sacado conclusiones tan interesantes sobre ese tema, mas no sé cómo contactar a este señor. ¿Alguien lo ha visto o sabe donde encontrarlo?

QUE YA VIENE EL CÓDIGO DA VINCI

   Después del enorme éxito y los veinticinco millones de ejemplares vendidos en todo el mundo del libro “El código Da Vinci”, en mayo próximo la amenaza se cumple: llega a la pantalla grande la película del mismo nombre.

   No he leído la novela (ni la leeré), sino simplemente he visto documentales y programas que hablan al respecto tanto a favor como en contra. La conclusión a la que han llegado los historiadores es contundente: no hay el menor fundamento histórico que avale todo lo dicho en esta obra. El asunto de Jesús y María Magdalena, es considerado por los especialistas como un verdadero embuste.

   Algo que me llama mucho la atención es que todas las novelas tipo bet-seller se parecen mucho: se hace una revelación escandalosa de algo mediante una novela algo gruesa. Por ejemplo, con respecto a “Caballo de Troya”, de J. J. Benítez, los científicos nos decían que en la teoría tal vez, más en la práctica para nada. Lo mismo sucede en Código Da Vinci: en la especulación tal vez, pero en la vida real no hay la menor prueba o fuente histórica que avale esto.

   Así que el próximo mes de mayo, cuando vayas al cine, disfruta de una buena obra de ficción, deléitate con la actuación de Tom Hanks y nada más. ¿Para qué cambiar tu fe por lo que dice un chismoso con Dan Brown?

LA LLEGADA DE ASIMOV23

   A los tres meses que entré en la preparatoria, me enteré de que había una pequeña revista llamada “Caleidoscopio” en la que alumnos y profesores escribían de todo tipo de temas. Nunca había escrito algo en mi vida, así que no dudé y envié dos artículos para publicarse. Al principio, el rechazo del escrito fue sencillo, mas el texto no fue tan afortunado: por doquier tenía correcciones en una tinta azul y una letra entre molde y caligrafía que habían hecho que prácticamente el escrito desapareciera. No obstante, lo corregí y finalmente fue publicado: “AMOR SECRETO DE UN HOMBRE SIN CONFIANZA” (ya notarán que es casi el mismo título de un cuento del Romanticismo) y “OVNIs Y BEATLES: DOS FENÓMENOS MUNDIALES”. Aparecidos en enero del 2000, esos fueron mis primeros textos que aparecían en un medio escrito.

   Así seguí durante toda la prepa, hasta que al mismo tiempo que me gradué la revista llegó a su fin con casi seis años de entrega mensual (“A veces con preocupante retraso”, como decía en la contraportada). En total, setenta escritos –entre cuentos y artículos de ciencia y escepticismo- fue mi racha aquella época. Una vez desaparecida la revista, dejé de escribir por casi tres años.

   Mientras, tuve que saltarme dos años de la prepa a la carrera, debido a que mi padre me prohibió rotundamente estudiar la licenciatura y me retiró toda clase de remuneración económica. Entonces, trabajé y trabajé. En esos tiempos (años 2002), entré a una universidad privada para estudiar Informática y prepararme para el matrimonio. Sí, aunque no lo crean, estuve a punto de casarme. Cuando la chava se fue con otro, decidí trabajar exclusivamente y leer mis libros (Lo adivinaron: me salí de esa carrera y de esa escuela). Justo a finales del 2003, me encariñé tanto con la ciencia que decidí que con lo que ganaba los fines de semana trabajando, era suficiente para pagarme una licenciatura en una universidad pública. Entonces, tomé la decisión de entrar a la escuela a estudiar una carrera científica. ¿Cuál sería? ¿Física o Biología? ¿Biología o Física? Ambas me gustan, así que al final, decidí que Física. Justo antes de entrar, conocí al Ing. José de la Herrán, quien me presentaría a la Astrobiología. Había muchas maneras de especializarme, así que aunque me atrajo más el área biológica, ¿qué le iba a hacer? Ya estaba en Física. Entré muy entusiasmado y a las tres semanas, dije: ¡esto no es lo mío! No obstante, continué estudiando, mas la exagerada carga de matemáticas avanzadas al final me hicieron enloquecer. Cuando tomé la decisión de salirme, me sentí nuevamente aliviado. ¿Y ahora qué hago? Pues me voy a mi otra opción. Entré a Biología y a las tres semanas dije: ¡es lo mejor que he hecho en toda mi vida! Lo curioso es que cuando estaba en Física, no hacía más que hablar de biología. A final de cuentas, cambiarme fue la mejor decisión. En esta carrera, he conseguido desarrollarme como persona y como estudiante científico. He logrado ser el mejor de todos mis cursos, y aunque desde un principio debí haber escogido esta carrera, lo bueno es que ya estoy aquí, enamorado de los temas y dispuesto a ser astrobiólogo, Sí, lo sé: ya estoy algo grande… ¡Aunque hay compañeros que son mucho mayores que yo! Uno de mis más queridos maestros me enseñó que no importa mi edad, aún no es tarde para ser científico.

   La inspiración para ser científico viene de muchos lados. Por una parte, leer libros de ciencia y leer a divulgadores de la ciencia ha sido muy estimulante. Mis tres inspiraciones para ser científico siguen día con día en mi ser: Carl Sagan, Stephen Jay Gould e Isaac Asimov (y hay dos inspiradores mexicanos que también cuentan mucho: Martín Bonfil Olivera y Sergio de Régules).

   Pero bueno, ¿y cómo llegué al sitio? Pues muy sencillo. Buscaba información sobre Stan Romanek cuando descubrí SobreNatural.NET. Me gustó tanto que decidí ser parte del proyecto y volver a escribir después de tanto tiempo. Al principio, me había puesto SAGAN22, mas no sé que problema hubo que nuca pude ingresar con ese pseudónimo. Lo intenté de nuevo, esta vez como ASIMOV22 y al final lo conseguí. Entre las curiosidades que hubo, jamás sospeché que Superflash y Lalo Márquez o que LORD MORGAN Y B. fueran las misma personas.

   Y pues es esto. Cabe agregar que en el futuro quiero ser especialista en Origen de la vida y Astrobiología – para esto, tengo que acabar la carrera y hacer un doctorado y post-doctorado, pero bueno, hay más tiempo que vida y tengo el entusiasmo y la capacidad necesaria-. Deseo además ser divulgador de la ciencia, al estilo de la exquisita redacción de Sagan y Gould, aunque eso sí: sin la visión positivista. Me gustaría hacerle a la Ernst Meyer: mientras que fue un gran investigador en genética y un gran historiador de la biología, me gustaría ser un gran investigador en Astrobiología y un gran filósofo de la ciencia. Asimismo, quiero aprender a hablar bien el inglés y el francés, ser escritor de ciencia-ficción de la calidad de Stanislaw Lem y Ray Bradbury, así como disfrutar de varios de los placeres de la vida. (¡Nada más!).

   Quiero darles las gracias por todo a todos los miembros de Sobrenatural por todo lo que me han enseñado. Si esto les parece una despedida, no lo es: ¡es sólo que el día veinte de este mes cumplo 23 años! Acepto todos lo regalos: mujeres, autos, cuentas bancarias, hermanas (rubias y de ojos azules), etc.

   Ya fuera de broma, aquí les seguirá escribiendo ASIMOV23, aunque con el pseudónimo del pseudónimo: ASIMOV22

Author: Jorge Armando Romo Bonilla

Jorge Armando Romo, mejor conocido en nuestros foros como Asimov22, nos presenta en su blog una crítica aguda e inteligente sobre interesantes temas que van desde la Ciencia, hasta la Ciencia Ficción, no sin pasar por la Seudociencia. Armando participa con sus artículos en diversos medios informativos tanto electrónicos como impresos y habiéndose intersado en la Ciencia Ficción desde 1995, contribuye frecuentemente en el Blog de Ciencia Ficción México y en Ciencia-Ficción entre otros. Jorge Armando es estudiante de la licenciatura de Biología y escéptico en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Share This Post On