¿Y llegaron bailando chachachá?

La imagen de un alienígena, escuálido y silencioso, capaz de cruzar el Universo para secuestrar a seres humanos y realizar experimentos con ellos es una idea muy rentable, lo mismo para millonarias producciones cinematográficas que para quienes ostentan el título de ufólogos.En México, de cuando en cuando desfilan por diferentes programas videos que “demuestran” la existencia de vida extraterrestre; Jaime Maussan es el promotor más famoso de esos materiales aunque sean regularmente muy cuestionables. Esto ocurrió el 17 de enero, cuando Milenio Diario publicó: “Alienígenas yucatecos chamaquean a Maussan”. La información se refiere a una broma de la que fue objeto el citado ufólogo.

“Los autores de la ‘vacilada’ revelaron que lo hicieron simplemente ‘para pitorrearse de Maussan y tratar de sacarle una lana’. La broma, que incluso ‘pasó la prueba de estudios con equipos especiales’, fue hecha con una máscara que uno de los participantes compró durante el carnaval del año pasado en la capital de Yucatán. La ‘evidencia extraterrestre’ fue transmitida por Televisa durante la pasada edición del programa Otro rollo, que conduce Adal Ramones.”

Maussan respondió a Milenio con un escrito en el que asegura la existencia de radiactividad en el sitio donde se grabó el video. Y acusa a los editores de una revista local de querer desprestigiar “sus investigaciones”.

La idea de vida extraterrestre pensante tiene buen mercado. Según Consulta Mitofsky, en México 44% cree en la existencia de seres inteligentes en otros planetas, frente a 45% que se declara escéptico. Un 22% dice conocer a alguien que ha visto un OVNI; de los cuales 29% piensa que eso fue producto de la imaginación y 45% cree que el avistamiento fue verdadero. Sólo 6% aseguró haber visto uno de estos objetos.

En mayo de 2004, Joaquín López-Dóriga difundió un video de la Sedena, donde se veían supuestos platillos voladores, que fue calificado como un hecho sin precedentes en el mundo. Sin embargo resultó ser la grabación de un particular fenómeno meteorológico.

Fuente:

http://www.etcetera.com.mx/pag22bne64.asp

Author: Lalo Márquez

Share This Post On