Groenlandia se derrite

Imaginen un cubito de hielo tan grande como la ciudad de Barcelona y con una altura de 2,2 kilómetros, equivalente a más de cuatro tibidabos uno sobre otro. Un cubito de 224 kilómetros cúbicos. Ésta es la cantidad de hielo que pierde cada año Groenlandia, según una investigación del Instituto de Tecnología de California y de la Universidad de Kansas (Estados Unidos) que se presenta hoy en la revista Science. Hace diez años, en 1995, perdía menos de la mitad: 90 kilómetros cúbicos. Los investigadores atribuyen esta fusión acelerada al incremento de temperatura registrado en los últimos años en Groenlandia, un incremento de hasta tres grados en dos décadas en el sudeste de la isla. Cuanto más aumenta la temperatura, más hielo se funde en la superficie de los glaciares. Por lo tanto, más agua se filtra por las grietas hasta la base del hielo. Por lo tanto, más rápido fluyen los glaciares hacia la costa, ya que en lugar de verse frenados por la fricción del hielo contra la roca empiezan a hacer bobsleigh sobre agua. Y por lo tanto, más hielo llega al océano y más se funde al entrar en contacto con el agua o tras romperse en icebergs.

Según los datos que se presentan hoy en Science, basados en observaciones por satélite realizadas desde 1996, la velocidad a la que los grandes glaciares del sur de Groenlandia se desplazan hacia la costa se ha multiplicado por dos en los últimos cinco años y es ahora de 12 kilómetros por año. En el 2005 la fusión de los hielos de la isla ha hecho subir 0,57 milímetros el nivel de los océanos, lo que representa casi una quinta parte de los tres milímetros de aumento global, mientras que hace diez años Groenlandia contribuyó con 0,23 milímetros a la subida del nivel de los mares.

Dado que hasta ahora no se había calculado la aceleración de los glaciares de Groenlandia, los estudios anteriores sobre la cantidad de hielo que vierten al mar no la habían tenido en cuenta. Los nuevos resultados implican que “las estimaciones actuales sobre el aumento del nivel del mar en el próximo siglo, de alrededor de 50 centímetros, pueden ser demasiado bajas”, escribe Julian Dowdeswell, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), en Science.

“El problema no es que el clima cambie. El problema es que cambie más rápido de lo que nosotros seamos capaces de hacer para adaptarnos”, añadió ayer Rainer Zahn, climatólogo de la Universitat Autònoma (UAB), que el 28 de febrero pronunciará una conferencia en CosmoCaixa sobre la influencia del hielo de Groenlandia en el clima global. Y los nuevos resultados advierten precisamente de un cambio acelerado que puede llegar a tener dos consecuencias catastróficas.

Los investigadores temen, en primer lugar, que la fusión del hielo de Groenlandia interrumpa en las próximas décadas la gran corriente submarina que regula el clima de toda la Tierra. Esta corriente está alimentada sobre todo por lo que ocurre en el norte del Atlántico, donde las aguas densas y cálidas de la superficie se hunden hasta las profundidades del océano. La gran corriente barre después el Atlántico de norte a sur, rodea la Antártida, circula por el Índico, sube por el Pacífico hasta Alaska y emprende el camino de regreso hasta cerrar el bucle de nuevo en el norte del Atlántico.

Sin embargo, una afluencia excesiva de agua dulce – y por tanto poco densa- de los glaciares de Groenlandia podría interrumpir la corriente. “España y todo el sur de Europa sufrirá entonces una fuerte desertización” y un aumento de temperatura de unos siete grados, explicó ayer Zahn.

A más largo plazo, y es la segunda posible catástrofe, la fusión total de los glaciares de Groenlandia hará subir siete metros el nivel de los mares. Los investigadores calculan que, de continuar la tendencia actual de cambio climático, esto ocurrirá dentro de 2.000 a 3.000 años. Territorios hoy densamente poblados como Bangladesh, Holanda o Florida quedarán entonces sumergidos y provocarán migraciones masivas o bien obligarán a levantar grandes obras de ingeniería para contener el mar.

Fuente:

http://www.lavanguardia.es/web/20060217/51233770851.html

Author: Lalo Márquez

Share This Post On