El Enigma de la Reencarnación. Primera parte

La reencarnación es el tránsito del alma a un nuevo cuerpo o nueva forma de ser. Transmigración y reencarnación, o renacimiento de un alma en un nuevo cuerpo (en particular en un nuevo cuerpo humano), son hasta cierto punto sinónimos, según el dato enciclopédico que consulte. Este concepto es la base de muchas filosofías orientales, o religiones como el hinduismo y el budismo, y como es obvio, por capilaridad, también es un pilar de la filosofía New Age, por ejemplo, la actriz Shirley MacLaine máxima “sacerdotisa” del movimiento, afirma que es la reencarnación de un tipo que vivió en la Atlántida hace miles de años, un pirata, una princesa india que se comunicaba telepáticamente con elefantes y una mística amante de Carlomagno.

Personalmente tengo tres razones para dudar de la veracidad de la reencarnación, una es política o social y por lo tanto intrascendente, la otra es personal, y por ello aun más fútil, pero tengo una razón matemática para dudar de esta filosofía, que si es más de peso, según yo, aunque para los amantes de lo paranormal no lo será, inclusive cuando se lo plantee a un creyente de esta posibilidad, me informo que la numerología era otro arcano secreto y por ello no debería pensar que la entendía y dudaba que la podía usar para demostrar la incoherencia de la reencarnación. Siempre habrá un argumento especial para un cuestionamiento racional.

Bueno, pasemos brevemente a las dos primeras razones o argumentos personales, la rapidez dependerá de su velocidad de lectura y de que deje de escribir palabras que no tienen que ver con el tema, y eso que no me pagan un chelín por palabra, como lo hacían con el escritor Edgar Alan Poe, que cuando explicaba que no era su intención poner palabras de más en el cuento para cobrarlo más caro ya se estaba embolsando más chelines, ¿En quién habrá reencarnado? ¡YA BASTA! Concéntrate, pues bien, en primer lugar pienso que la reencarnación es una filosofía que ha servido para justificar uno de los sistemas de dominación más antiguo y ominoso del mundo, el sistema de castas, donde precisamente usan este concepto para someter a las personas pertenecientes a supuestas castas inferiores con el pretexto de que en la otra vida se portaron mal, y con ella también condenaban a la servidumbre a los hijos de estos y asimismo negaban la posibilidad de ascender por meritos a la siguiente escala social, eso solo se podría lograr una vez muertos y después de toda una vida de “portarse bien”. Claro que los hijos de las castas superiores eran la reencarnación de las personas que se habían portado bien y por lo tanto se merecían, por nacimiento, muchos privilegios, ¡Vaya que la teoría del gen egoísta de Richard Dawkins encuentra un excelente ejemplo aquí!

La segunda razón personal por lo que considero la reencarnación una filosofía incongruente, es preguntarme ¿Qué sentido tiene renacer si no te acuerdas un pito de lo que paso en tu vida anterior? Si la respuesta es que para eso esta las terapias de regresión, les recuerdo que en el 99.99% de la historia de la humanidad la mentada terapia no existía, entonces, todos los que han reencarnado ¿Para que lo hicieron? si no se reencarnaron con sus recuerdos, seguro cometerán los mismos errores, es más, el 100% de los varones que conozco fue una experiencia verdaderamente tortuosa acercarnos al sexo opuesto, si hubiéramos tenido una mínima experiencia, todos nosotros estaríamos contando versiones muy diferentes y menos deprimentes de lo que fue nuestra búsqueda del primer beso. Por ello se me hace una filosofía sin el menor sentido, sin recuerdos no eres nadie, eres el mismo nuevo ser que se creo por primera vez, entonces ¿Para qué reencarnar?

El tercer argumento, tiene que ver con la matemática, para ello recurramos a la progresión geométrica, que es una sucesión de números que la proporción o “diferencia” entre uno y el que le procede es el doble de este, a esta proporción se le llama razón, y esta es dos o el doble, o sea la secuencia debe ser 2, 4, 8, 16, 32, el demógrafo Thomas Robert Malthus, teorizo que de esta forma crecía la población, ahora sabemos la población crece en una progresión exponencial, pero quedémonos con la progresión geométrica solo para entender el concepto de cómo crece la población. Desde Adán y Eva para unos, y desde los albores de nuestra especie para otros, que es considerada como hace 50,000 a 100,000 años, la población ha estado creciendo, se estima que en tiempos de la invención de la agricultura, hace apenas 10,000 años la población era de 5 millones de individuos, para el año uno de nuestra era, la cifra alcanzo 300 millones, ¡la población se multiplico 60 veces gracias a la llamada revolución verde! Para el 1600 ya éramos 500 millones, 1,000 millones para el 1800, y actualmente, gracias a los modernos avances de la medicina y el conocimiento que tenemos de la higiene, somos aproximadamente 6,000 millones de personas. Hasta el economista más descuidado vería, en las cifras anteriores, un déficit de almas, que no se explica con afirmaciones como “es que antiguamente había más mortalidad infantil” proporcionalmente si, pero ahora, numéricamente mueren más niños que antes, o “las vidas actuales son las sumatoria de todas las vidas anteriores” lo cual no deje de ser una disparate matemáticamente hablando, si ustedes suman 2+4+8 no obtiene 16, tampoco si suman 2+4+8+16 no obtendrán 34, y así sucesivamente, aparte que el déficit lo llevan arrastrando desde la primera generación 2 para 4, 4 para 8, 8 para 16 o sea la sumatoria de otra progresión geométrica desfasada por el ultimo número, o más específicamente desde el año 800 a.C. hasta nuestros días tenemos un desfalco de 5,995 millones de almas, o somos unos desalmados o se están fabricando en alguna parte almas para reponer la deuda, lo cual me s lleva a preguntarn ¿Para que la reencarnación si la mayoría de los que nacemos, lo hacemos con un alma nueva? O ¿Existe, como en las células, la división espectral de las almas?, si es así, ¿De qué le sirve a una alma dividirse en 240 personas? ¿Qué intención va a cumplir multiplicado entre tantos seres? No le veo el propósito. .

Lo que me llevo a concluir que esto de la reencarnación es filosóficamente atrayente pero matemáticamente floja. Con ello también aclaro que estas son las razones por las que yo no creo y respeto a las personas que creen en ello, y no las menosprecio por eso, supongo que tendrán las suficientes justificaciones para creer en ella, mi única recomendación es que no crean en ella porque es la única forma que tiene de explicarse las injusticias del mundo o porque les gusta. En la continuación de este tema comentare, con un ejemplo, porque no se me hace un argumento valido o, paradójicamente, justo.

Author: Roberto Aguirre

Desde el 2005, los razonamientos fuertemente críticos y sólidos de Roberto Aguirre nos forzan a la objetividad respecto a los diversos temas que en él trata. Siempre bien documentado, escribe valiosos artículos de amplia variedad pero siempre indicándonos su visión crítica y “sin pelos en la lengua” distinguiéndose por tratar siempre de defender el derecho de los demás a exponer sus ideas aún cuando no esté de acuerdo con ellas.

Share This Post On