El vampiro de Perú

En este mundo existe gente mala; gente que roba, viola, rapta o peor aún mata. Estas personas por lo general sufren de algún trastorno mental que les obliga a actuar de esta manera. En los años 90 en la ciudad de Lima, Perú; existió un hombre que aseguraba ser un vampiro y como tal asesinaba a sus víctimas, mordiéndoles el cuello. “Se trataba de un hombre diabólico”, dice Eduardo Menéndez, policía peruano, ahora retirado. “Definitivamente era culpable”.Culpable de 12 muertes:

“Lo sorprendimos cuando hundía los dientes en la garganta del cadáver de una mujer. La víctima era una hermosa jovencita que de ninguna manera merecía una muerte tan horrible”. Bacca fue encontrado culpable del asesinato de 12 bellas estudiantes de la universidad de Lima.

“Para él fue algo muy fácil -dice Menéndez trabajaba como conserje en el campus universitario y tenía llaves de todos los cuartos “.El maniático esperaba hasta que las mujeres se durmieran: luego, se introducía en el área de dormitorios y paseaba frente a todos los cuartos escogiendo a sus víctimas… “Iba de mujer en mujer, apuñalándolas y mordiéndoles el cuello para beber su sangre”, dice el ahora sargento Menéndez. “Durante el juicio, admitió que era un vampiro y que yo se las pagaría aunque lo mataran. Bueno, pues cumplió su promesa y ha regresado para atormentarme.”

Ruidos desgarradores

Cuando el reloj marca las 12 de la noche, Menéndez escucha perfectamente el ruido que hace Bacca al chupar la sangre de la garganta de sus víctimas, además de los gritos desgarradores de éstas. “Ya no puedo dormir más de una hora al día”, dice. “Los gritos de agonía de las víctimas que vienen de mi sala, no me dejan conciliar el sueño. “Cuando bajo a investigar, la fantasmal figura de Bacca inclinado sobre una mujer a la que acaba de matar y a la que le está mordiendo el cuello”. Menéndez indica que ya fue un parapsicólogo a inspeccionar su casa, pero que el fantasma todavía sigue allí.

“Hay algo extraño en la casa de Menéndez”, señala Enrico Bra-zentes, profesor de parapsicología de la Universidad de Lima.
Un exorcismo.

“Estuve una noche en casa de Menéndez y vi el fantasma. Para que ese hombre pueda recuperar su tranquilidad, es necesario exorcizar el espíritu ; así, las almas de sus víctimas quedarán libres”. Mientras tanto, Menéndez se tiene que tapar los oídos. “De todas maneras escucho los gritos y los ruidos de los asesinatos, pero más apagados. Así he logrado dormir un poco más”, subraya. “No hay nada más que se pueda hacer. Ese asesino me ha convertido la vida en una miseria”.

Y Crealo o No Así Fue! Como este asesino que decía ser un vampiro cumplió su promesa de regresar para vengarse y aún después de 12 años, sigue atormentando al hombre que lo llevó al paredón!

Fuente:

http://www.elaviso.com/comunidad/?ContentID=3227

Author: Lalo Márquez

Share This Post On