COMENTARIO ESCÉPTICO DE ASIMOV22. ENERO 2006

Nunca había hecho ejercicio antes. Mi vida transitaba entre la escuela y las bibliotecas. Mis novias siempre han sido ratonas de biblioteca, así que mi existencia prácticamente no tenía nada que ver con el ejercicio… Hasta hace un año.

Estoy recostado con las piernas en el aire. Quien lea esto le parecerá extraño el hecho por el que me encontraba así, pero creo que era por mi bien. Practicar Yoga mejoró mi salud y me hizo más ágil y más sano. Con una introducción de ejercicios de Pilates, mediante diferentes posturas, los ejercicios constan el relajar el cuerpo, armonizarnos con la naturaleza, desendurecer las articulaciones y conseguir una mejor condición física. Al principio no fue fácil, pero con la práctica, uno mismo le agarra el hilo a este asunto.

La alimentación es por demás rigurosa. El Veganismo (una suerte de Vegetarianismo extremo) debe ser tomado sin reservas y sin pero alguno. Si se quiere tener larga vida y mucha salud, hay que hacer el esfuerzo. Y esto es verdad. La instructora, una mujer bastante inteligente, creo que está cerca de llegar a los setenta años. Lo interesante es que no le duele nada, está más sana que nada y su condición física es envidiable. Realiza las posturas más arriesgadas, doblando las articulaciones y el cuerpo de una manera asombrosa y sin lastimarse. Si en mi caso intentara hacer eso, me rompería la espina dorsal al primer intento.

Y luego, viene una sesión de charla para recibir los consejos de la buena maestra. Entre alimentación sana y mucho ejercicio, nos cuenta que un hombre se curó de cáncer tras abandonar la comida enlatada y consumir únicamente… ¡Pasto y leche pura de vaca!, con sólo esto consiguió eliminar su mal. ¡Qué Pex con esto! Tan bien que íbamos. Luego nos cuenta que si seguimos una vida rigurosa de Yoghi (no el oso, sino un practicante ininterrumpido de Yoga), con el tiempo, podremos levitar. ¡Oh, cielos! Resisto y no pregunto. La charla continúa. Se nos dice que si meditamos durante cinco horas seguidas, nuestro espíritu puede salir del cuerpo y podremos realizar viajes astrales. ¡Alto, alto! Tengo que replicar:

-Perdón profesora, ¿pero en qué se basa para decir lo del espíritu?

Me voltean a ver los demás alumnos. Y la instructora, desconociendo mi matrimonio con la ciencia, replica:

-Que no sabe que tanto esto, como lo del hombre con cáncer, está comprobado científicamente.

Me quedo en silencio, sacado de onda. La maestra, triunfante al creer que me ha sacado toda duda, vuelve a la charla. Ese sería el inicio de una interesante amistad, no sin dimes y diretes entre sus ideas y mi escepticismo feroz.

En una ocasión, cuando me encontraba con mi amiga Sarah (una chica bastante inteligente que está a punto de terminar su carrera en Artes Visuales), la maestra nos veía la nariz, para luego decir: “La gente que tiene la nariz como ustedes dos, siempre muestra mucha inteligencia”. Mi nariz es algo grande, la de mi amiga también. Esto huele a gato encerrado.

Al enterarme de algunas de sus lecturas, me di cuenta que tenía una formación basada en el Movimiento New Age. Este movimiento usa entre muchas cosas, el sistema de Yoga para elaborar su propia doctrina. Y aunque este movimiento es en sí una caja de charlatanerías, ciertas ideas pueden servir para relajarnos… Como el Yoga o la meditación trascendental.

Tal vez no hay que hacerle mucho caso a ideas como la de los Chakras que pregona el Yoga, pero sí a los magníficos ejercicios que pueden darnos buena salud y mucha relajación. Por no hablar de las fabulosas posturas amorosas y eróticas y la fascinación por el “linga” y el “Yoni” (espero que esté bien la ortografía) que nos enloquece a todos.

En otra ocasión, iba caminando por el centro histórico de la ciudad de México con mi amiga Ivalú (una chica bastante sensual que quiero como si fuera mi hermana). Entre ojeadas en librerías, sin darnos cuenta, entramos a una librería cristiana. Entre imágenes de Cristo, Biblias de todos sabores y colores, y demás libros acerca de Dios, no nos resistimos a curiosear un rato.

Y es que la religión es una enorme necesidad humana. No hay pasaje de la historia en donde tribus y civilizaciones antiguas, no tengan por lo menos una deidad que explique algún fenómeno natural (y sobrenatural). Dios, como idea creada por los seres humanos para bienestar emocional, y religión como sistema que establece preceptos, dogmas, y tiene una tradición específica, son dos sistemas que mueven al mundo. Si los antiguos veían llover, atribuían a un dios específico el fenómeno.

En los mismo sistemas religiosos también vemos la mano del hombre con sus posturas machistas y el mismo tabú.

Recuerdo cuando era pequeño que estaba leyendo la Biblia por pura curiosidad. Entre pasajes ambiguos que sostienen la interpretación que a cada quien le de la gana, se hablaba de que las mujeres eran inmundas cuando estaban menstruando. Hoy en día, cada sistema e institución tienen sus propias ideas. Mostrando miedo y pudor ante lo natural, las sociedades han creado falsas interpretaciones de lo que es el Sexo. Los dogmas religiosos sostienen prohibiciones y limitaciones para desarrollar algo que es tan natural en los seres humanos. Si ponemos atención, las leyes que sustenta la institución religiosa, se basan en las interpretaciones equivocadas de los hombres comunes y corrientes que escribieron o establecieron los dogmas de fe. Como muestra de la creación humana de la religión, vemos el recelo y espanto de los hombres, plasmado en la fe y los dogmas, ante la Sexualidad humana.

Una vez me encontré con un amigo que me aprecia mucho, apodado el “May”. Un hombre muy allegado a la comunidad protestante aquí en México y que parece que no descansará hasta conseguir que me vuelva un religioso enemigo de la ciencia. El otro día, me decía qué no hacer en mi vida sexual (cuando cada quien es libre de decidir lo que quiera con su cuerpo). Entre otras cosas, este muchacho me decía que no debía practicar el Onanismo (masturbación) nunca, ya que el semen es sagrado. No debía tener relaciones sexuales extra-maritales (¡ah, chale!). Que eran válidos los sueños líbidos, ya que no los podíamos controlar. No debíamos ver pornografía ni hablar de sexualidad. Todo se debía conservar para la noche de la boda (aquí sí, todo se permitía).

El problema es que la religión limita una característica natural de la vida de cada ser humano. El fallecido papa Juan Pablo II, prohibió toda serie de planificación familiar ni dio espacio a la mujer para su iglesia. Como decía Arjona: “Prefiere un niño con hambre que un preservativo”. La gran ventaja de la anticoncepción, es que las familias pueden decidir cuántos hijos tener. Las parejas pueden llevar una vida sexual plena sin que en pocos años, los miembros de la nueva familia sumen catorce integrantes. Eso es algo que las mayorías conservadoras, ignorantes y con prejuicios, nunca entenderán.

Hace poco vimos la discusión por parte de muchos sectores acerca de la píldora del día siguiente. A pesar que el Sector Salud ha verificado que no es abortiva, para las asociaciones Pro-Vida (fuertemente cargadas de prejuicio moral y religioso)
, matar a los espermatozoides es un pecado. Se han quedado con la idea medieval de que en el semen, cada esperma es un ser humano muy pequeño y que cometeríamos un genocidio. Pues bien, todos los varones del mundo hemos cometido muchos genocidios, y lo seguiremos haciendo, por el bien de nuestro cuerpo, porque nos queremos y porque si nos la chaqueteamos cada tercer día, reducimos el riesgo de sufrir cáncer de próstata.

Cada prejuicio de estos, lo único que nos hace es limitarnos. Si ese dios en verdad odia tanto que tengamos relaciones extra-maritales o que practiquemos la masturbación, ¿para qué creó la sexualidad en nosotros?; o mejor aún: ¿por qué impulsó tanto el despertar sexual por los trece años, en vez de a los veintitrés años? Hay que vivir la sexualidad. No por eso ya pecamos o hicimos mal. Las creencias pueden convivir en armonía con nuestros deseos, sin limitaciones.

Con estos consejos y este tipo de crítica (que creo es constructiva y que me parece que todo el que quede ofendido, carece de sentido crítico), les doy la bienvenida a Sobrenatural.net , así como a la columna mensual de ASIMOV22 de Enero 2006, que en eta ocasión, presenta:

ADIVINA ADIVINADOR, EXTRATERRESTRE REENCARNADO EN SER HUMANO, LA FALSEDAD DE LAS PROFECÍAS DE NOSTRADAMUS, SAN MALAQUÍAS y LOS MAYAS. JOSÉ DE LA HERRÁN NOS DA UNA LECCIÓN. ME COMO UN TACO DE LENGUA CON LOS WINGMAKERS. TOM CRUISE Y LA CIENCIOLOGÍA, U-NE-TEA-LOS-PE-SI-MIS-TAS,
VAMOS TODOS AL CNCI, DEL POR QUÉ SE CRITICA LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN INJUSTAMENTE.

ADIVINA ADIVINADOR.

Últimamente me la he pasado pensando que con un poco de ingenio y bastante maña, que es posible timar a muchísima gente.

Esto mismo sucede en Estados Unidos. Con el gran presupuesto con el que cuentan las cadenas televisoras, cada médium, gurú, curandero, psíquico y vidente, cuenta con su propio show de televisión, y un gran público que regala su dinero completamente engañado y creyendo tal servicio.

Me llama mucho la atención ver a John Edward, un charlatán que sin entrar en trance habla con los muertos (eso dice). Rodeado de un público que acaba de perder un familiar y desea fervientemente comunicarse con sus parientes ya fallecidos. La gente queda sorprendida cuando Edward, usando palabras ambiguas e ideas cotidianas familiares para todos, supuestamente entra en contacto con tal muerto o esencia. El pretexto ante alguna falla, es que los muertos tienen dificultad para comunicarse con el más acá, y a veces llegan al vidente mensajes ambiguos.

Otras veces, este charlatán ofrece el servicio de sesión privada, por unos cuantos miles de dólares. Me cuentan que después de recibir un historial del interesado en contactar a un espíritu, así como algunas características del espíritu que se desea contactar (como el nombre, forma física, gustos que tenía en vida, etc.), Edward las lee para iniciar su supuesto contacto ultratumba.

Obviamente este charlatán se aprovecha de la ingenuidad y credulidad del público para hacerse millonario. Su show “Cruzando el más allá con John Edward”, cuenta con varias temporadas y es un éxito rotundo.

Otro charlatán que hace lo mismo es James Van Praagh. “Beyond” es el nombre de su show de contacto con los muertos. Charlatanería llena de adivinanzas y mucha credulidad. Un secreto para volverse rico y famoso.

EXTRATERRESTRE REENCARNADO EN SER HUMANO

El otro día, me la pasaba viendo el “Show de Cristina”, un programa amarillista, de entretenimiento vacío que es uno de los factores que han conseguido una sociedad que no piense.

Entre tantos programas de chismes sobre artistas, sexo, temas como “Mi esposo se fue con… ¡Otro!”, y mucha pseudociencia, ésta vez se habló de la reencarnación y las supuestas regresiones hipnóticas que muestran a la gente las vidas pasadas de muchas personas. Un verdadero negocio.

Entre otras cosas, aparecía gente que había sido regresada por hipnotistas poco serios. Contaban que habían tenido vidas hacía varios siglos y que habían pertenecido a los diferentes sexos. (Hombre o mujer). Entonces aparecía un hombre que contaba que había sido un general romano, y que tenía como trabajo decidir qué prisioneros debían ser sacrificados… a los leones o en una cruz. Otra mujer decía que era una judía que había presenciado la crucifixión de Jesucristo. Y un hombre diciendo que hacía dos vidas, recordaba ser un anciano del siglo II de nuestra era, que en ese preciso momento, sufría un ataque cardíaco.

Nos encontramos con mucha gente que ve muchas cosas y que los supuestos especialistas ayudan a estimular. El colmo de esto fue la “extraordinaria” historia de un niño que afirmaba que en su vida pasada, después de haberle sido practicado una regresión hipnótica, decía que era un ser extraterrestre esférico y luminoso, con forma de estrella pequeña. Tenía un cuerpo demasiado ligero y podía moverse por todo el Universo. El problema es que cuando su alma reencarnó en un ser humano, los problemas comenzaron. De haber tenido un cuerpo tan liviano, ahora tenía un cuerpo bastante pesado que le incomodaba sobremanera. Y aunque el niño decía las cosas con gran soltura y gran credibilidad, esa pesadez que decía tener me parecía más que era pura hueva.

Y es que en el mercado abundan libros sobre la reencarnación y la supuesta efectividad de la regresión hipnótica, apoyada por especialistas demasiado enajenados y poco objetivos que a pesar de ser bastante inteligentes, caen en la credulidad.

Otro caso que supuestamente avala la efectividad de la hipnosis regresiva, es la abducción extraterrestre. Gente que cree que fue secuestrada por los tripulantes de los OVNIs, al ser sometida a la hipnosis, afirma recordar todos los procedimientos quirúrgicos que les fueron practicados, así como el proceso para borrar la experiencia, aunque sea temporal y no por completo. Me parece que los pinches extraterrestres están bien hueyes. Tanta tecnología y perfección, y no son capaces de borrar un recuerdo por completo, cuando cualquier especialista terrestre lo hace sin mayor problema.

Realmente las cosas son distintas. Se ha visto que realmente la regresión hipnótica, no es más que una alucinación autoinducida-inducida. Tanto el terapeuta como el paciente, ayudan a que el sueño se lleve a cabo con mucho control. Si la persona está obsesionada con los extraterrestres, alucinará o soñará a éstos. Si está interesada en su vida pasada, en verdad alucinará en base a lo que ha visto y experimentado.

El niño que dice que en su vida pasada era extraterrestre, parece que vio una película llamada “Starman”, el hombre estrella. En esta cinta, precisamente, visita la Tierra un extraterrestre con forma de estrella pequeña. O los que dicen haber visto a Jesucristo crucificado, cuando dibujan la escena del suceso que vieron, ésta tiene una enorme similitud con las innumerables películas que escenifican la vida y pasión de Jesús de Nazareth.

Así pues, los verdaderos especialistas, objetivos, rechazan rotundamente la efectividad de la regresión hipnótica por su ineficacia y la confusión que ocasiona en la gente. En los procesos penales, la regresión hipnótica ha sido prohibida como elemento par
a inculpar o avalar un crimen o delito. La tesis es sencilla. Si fuera efectiva, sería muy fácil hipnotizar al acusado y ver si en verdad cometió tal crimen. Pero como no lo es y después de que se comprueba algo, se somete al acusado al procedimiento, sencillamente se ven cosas muy distintas a lo que se ha comprobado.

Enhorabuena, hasta ahora no hay pruebas contundentes que indiquen que la reencarnación es un hecho o que la gente sea secuestrada por extraterrestres. Y como punto extra, no hay prueba de que la regresión hipnótica sea efectiva.

LA FALSEDAD DE LAS PROFECÍAS DE NOSTRADAMUS, SAN MALAQUÍAS y LOS MAYAS.

Durante toda la historia de la Humanidad, el hombre ha estado deseoso de ver qué le depara el futuro. A muchos les gustaría saber qué sucederá mañana, o conocer si pronto les llegará el amor. Sin embargo, hasta ahora, no hay ni una prueba de que los seres humanos tengan el don de predecir el futuro. Aunque sobra decir que hay muchos charlatanes que se hacen pasar por psíquicos y videntes y que por un precio elevado, solamente nos darán ambigüedades.

Recuerda que un día que me leyeron la mano, solamente encontré tonterías. Según mi palma, yo sería siempre alguien excéntrico y solitario que no viviría la vida plenamente. Cuando en realidad me gusta combinar el estudio y la lectura con el desmadre. Es común ver que la gente que lee la mano, inventa todo lo que dice. Para comprobar esto, se ha hecho un experimento sencillo: a uno de estos practicantes de la quiromancia, se les colocan cincuenta palmas al azar, sin ver de qué persona son cada una. A propósito de todo esto, se han repetido dos veces cada mano. En total son 25, con cincuenta imágenes. Para las cincuenta imágenes, hubo cincuenta predicciones distintas, mostrándose que a la misma mano se le hacían predicciones muy contradictorias. No hay prueba de que la Quiromancia sea efectiva.

Asimismo, si leemos cualquier profecía de Nostradamus, hechas en cuartetas, veremos un texto demasiado vago que admite cualquier interpretación. Recuerdo que a mediados de 1999, la cuarteta más famosa del vidente, la que hablaba de un rey de oriente que anunciaría el reino del terror y el “fin del mundo”, hubo miedo por parte de muchos. (Lo que está en comillas, fue dicho por los medios, no por Nostradamus). Cuando llegó el día de un eclipse, que según los intérpretes era el día del final, y todo pasó sin que ocurriera absolutamente nada, mucha gente rió y llamó charlatán al astrólogo. No hay prueba de que las cuartetas de Nostradamus sean Profecías de verdad.

Cada vez que un papa muere, se da un proceso para elegir inmediatamente al nuevo sucesor. Mientras esto ocurre, miles de personas consultan las Profecías de San Malaquías para conocer ciertos datos del nuevo papa. Ocurre lo mismo. Tenemos que los escritos de Malaquías son pistas de los futuros papas que llegarán, puestos con demasiada ambigüedad.

Y las profecías de moda: “Las Profecías Mayas”. Divulgadas, entre otros místicos, por el charlatán disfrazado de divulgador de la ciencia y secuaz de Jaime Maussán, Rodolfo Garrido, estas supuestas predicciones, llenas de ambigüedad (ya he usado demasiado esta palabra, pero parece que he descubierto algo: profecía y ambigüedad parecen sino ser lo mismo, si elementos muy afines) y de pésimas ideas científicas, son hoy por hoy el tema de moda de Maussán en todas sus conferencias y son divulgadas ampliamente con el eslogan de “Misterios o Enigmas de la ciencia”. Como si lo que aún no entiende la ciencia tenga que ser algo completamente válido, según las tramposas interpretaciones.

Y estas son las más famosas, me parece. Hay cientos de astrólogos y videntes por doquier, que engatusan a la gente crédula. Me he enterado que la PGR, así como el gobierno estadounidense, se han basado en los consejos de estos charlatanes para tomar decisiones acerca de cómo guiar a una nación. Posiblemente, ciertos sucesos políticos contemporáneos tienen como origen alguna interpretación de algún vidente charlatán.

JOSÉ DE LA HERRÁN NOS DA UNA LECCIÓN

Hay una persona que admiro profundamente; su nombre es José de la Herrán. Es un hombre caballeroso, culto, capaz de inventar cualquier aparato. Su pasión va desde disfrutar la música de Agustín Lara, andar en patines, hasta fabricar telescopios y ser una autoridad en temas de Astronomía. Es el responsable de la construcción del telescopio más grande de México en San Pedro Mártir, en el Observatorio de Baja California.

Recientemente, recibió uno de los más grandes reconocimientos por parte de la Universidad Nacional, debido a sus esfuerzos y a su trayectoria como divulgador de la ciencia. Yo le atribuyo otra distinción.

Tuve la oportunidad de conocerlo y platicar con él en un congreso de Astronomía realizado en la ciudad de México. Con suma amabilidad, éste maestro lejano es quien me contó que había una disciplina científica que empieza a sobresalir: la Astrobiología. Asimismo, y gracias a él, hoy soy estudiante de Biología, gracias a que me contó lo último de lo último en los proyectos de la NASA, en especial del Instituto de Astrobiología de esa dependencia, con respecto a las futuras misiones a Marte y las teorías en torno a la posible existencia de fósiles microbianos en la sub-superficie de aquel planeta.

El ingeniero de la Herrán (ya cambiando de tema), cuenta una anécdota que todos los científicos de este país y de algunos otros, ha servido para no caer en las garras de los charlatanes.

Resulta que en una ocasión, el ingeniero fue solicitado por algún secuaz de Maussán para hacerle una entrevista con respecto a temas de investigación de Astronomía y la situación allá en NASA. Con sumo agrado, Don José de dispuso a contestar cada pregunta de la entrevista (lo que no me he enterado es que si fue televisiva o radiofónica, aunque lo segundo creo que es lo más seguro). La serie de preguntas sería grabada y transmitida tiempo después. El problema surgió de inmediato y de la Herrán levantó una demanda contra el susodicho. Había ocurrido que la entrevista grabada había sido modificada para avalar la tesis de que los OVNIs existen.

De ahí en adelante, cada científico que es entrevistado, exige que la serie de preguntas sea en un programa en vivo. Por lo, esta anécdota sirve para que haya menor riesgo de caer en las jugarretas de los charlatanes.

ME COMO UN TACO DE LENGUA CON LOS WINGMAKERS

Aquí hay otro de esos temas supuestamente llenos de ciencia y metafísica.

Cuentan que unos jóvenes encontraron un disco (me parece que enterrado) con tecnología muy avanzada (¿?). Este disco, similar a un CD, contiene información de lo más avanzado en ciencia: Cosmología, Psicología, Metafísica, etc. (Como si la Metafísica fuera ciencia). Lo que se cuenta es que tiene miles de años de antigüedad, y que es una prueba contundente de que en el pasado, éramos visitados por seres extraterrestres: los más avanzados del Universo, dicen. Esa raza de seres, los Wingmakers, vinieron y se fueron, no dejando rastro de que habían visitado la Tierra.

A mí en especial no me gustan los tacos de lengua, pero junto a estos muchachos y a estos seres, haría una excepción.

Y es que es una más de esas disparatadas historias de seres que han venido a la Tierra en el pasado, dando conocimiento a la Humanidad, para luego irse y no volver. La Ufología está repleta de historias de conspiración y de visitas que no se han podido comprobar. La tesis de que organismos como la NASA o grupos científicos, ocultan a la Humanidad la presencia extraterrestre, nunca paran. Es parte del negocio del fraude. Las conspiraciones paranoides funcionan muy bien contra argumentos más racionales. Venden. Y eso si que ayuda a que no se descubra el fraude y se tumbe el negocio.

He de contarles que siempre me junto con los grandes (¿Por qué creen que escribo en sobrenatural.net?). Siempre he buscado a las más grandes eminencias en ciencia, esperando que me aconsejen como guiar mi camino en mi carrera o cómo pensar racionalmente. Así he podido conocer a los mejores científicos, a los mejores pensadores y defensores de la ciencia, quienes me han guiado siempre por el buen camino.

Saco esto a colación, porque muchos de los científicos que frecuento (algunos han sido mis maestros), han trabajado en la NASA o son regularmente invitados por esa institución. Me han contado barbaridades, como proyectos que lleva acabo la milicia estadounidense, hasta lo último de lo secreto. Un ejemplo: uno de mis maestros, visitó las instalaciones que operan el telescopio espacial Hubble, y me contó que la precisión de este telescopio, en su faceta de espía, es tan elevada que puede ver las pequeñas letras que vienen escritas en una caja de cerillos.

Otros me han contado de los aerodeslizadores con forma de plato volador que se prueban. Viajan a una gran velocidad y su maniobrabilidad es casi perfecta. Y por cierto, están hechos con inteligencia únicamente humana, no extraterrestre. (Por el momento, Discovery Channel ha comenzado a sacar algunos documentales con imágenes de esto que les comento).

Han visto muchas cosas en Estados Unidos, pero nunca jamás se han encontrado que el gobierno oculte asuntos extraterrestres con respecto a platillos voladores. Lo que sí, es que les conviene que la gente crea en OVNIs, pues sus proyectos secretos no son descubiertos y la gente pensará otra cosa.

Vimos como se han colado a la opinión pública, temas tremendos, como el Watergate. Si hubiera una conspiración OVNI verdadera, yo creo que ya tendríamos noticias y los verdaderos científicos (no como charlatanes como Pedro Ávila o Jaime Maussán) se morirían por investigar el asunto.

TOM CRUISE Y LA CIENCIOLOGÍA

El respetado, admirado, querido, actor Tom Cruise, ha acaparado la atención desde hace muchos años. Cómo no hacerle caso a lo que dice una estrella que se admira.

Últimamente, me he encontrado una infinidad de críticas en Estados Unidos, infundadas, con respecto a la ineficacia de la Psiquiatría. Lo que los cienciólogos dicen, es que para qué tomar medicamentos contra la depresión y otros problemas psicológicos, si todo está en el espíritu, no en la mente.

Los psiquiatras en USA han sido contundentes: esos tipos no saben ni lo que dicen.

Cuál fue mi sorpresa al enterarme que esta mafia disfrazada de religión, ya tiene un títere muy atractivo para difundir sus creencias disparatadas. Así es, Tom Cruise, ha tomado todos los espacios disponibles, para difundir las enseñanzas de Hubbard. Con un gran lavado de cerebro (que comparte con su novia, y con la cual se casará por las leyes de la Cienciología), Cruise ha demostrado ser uno de los portavoces más escuchados y vapuleados. Aunque mucha gente le ha hecho caso porque lo admiran, creen en su palabra y son incultos, los grupos escépticos y los psiquiatras del país del norte, han logrado, con eficiencia, desmentir cada uno de los dogmas de fe que se han dado al público. El único problema es que la gente escucha más a los seudo-religiosos que a los científicos, y bueno, esto sin lugar a dudas, seguirá por mucho tiempo más.

U-NE-TEA-LOS-PE-SI-MIS-TAS

Hace poco tiempo, escuchaba en la radio uno de esos anuncios de los “Clubes de Optimismo”. Y pese a que tengo una opinión contraria a la de ellos, poseo un pasado oscuro que tengo que revelar.

Cuando era mucho más chavo, tuve una fuerte decepción amorosa que me hizo buscar por toda la ciudad, algo que me hiciera sentir mejor. Busqué la religión, la meditación trascendental, el Tai Chi, y nada dio resultado.

Un día, simplemente se me ocurrió acudir a uno de estos grupos. “Haber si me animan”, dije. Entré a la colonia Agrícola Oriental, en un pequeño parque. En el auditorio de ese lugar, cada sábado, como por las tres de la tarde, uno de estos grupos hacia de las suyas.

Cuando me formé, había sacado dinero, pero me detuvieron: “Estos grupos son de autoayuda y sin costo alguno para ti”, me dijo una señora gordita. Entré, tomé asiento, y me dispuse a ver el espectáculo.

Lo primero es que te registras en un cuadernito. Luego te sientas, te ponen música interpretada por cantantes reconocidos acerca de que uno vale mucho, uno se tiene que dar ánimo, uno es una gran creación en el Universo.

Lo siguiente es un comentario, no una crítica (¿?). Los clubes de optimismo, tienen varias sedes por todo el país. Las oficinas están en la capital mexicana. Ahí, está la señora que se le ocurrió todo esto, dirigiendo. Ella compone canciones de autoayuda, se las da a grabar a intérpretes reconocidos, luego saca discos para después…

Pero sigamos con mi experiencia. Al escuchar las canciones, tienes que saltar, bailar, aplaudir, andar de buen ánimo. Lo malo es que esas canciones son exageradamente cursis. Pero ni modo. Luego, llega el especialista del día a darte una plática sobre el amor, sentimientos, ego, y demás cosas. Algunos de estos conferencistas, son psicólogos, otros, solamente le hacen al cuento. Después, pasas por varias terapias (una de ellas es la abrazo terapia: ahí me ven de güey abrazando a medio mundo. Otra de las cosas es que te deben cantar los conductores, te ponen a bailar, y finalmente buscan llenarte de buena vibra.

Hasta aquí vamos bien. También he de contarles que va generalmente gente solitaria, deprimida, hasta personas con fuertes problemas de lo que sea. Va gente con broncas como: me dejó mi vieja, perdí a mis padres, se murió mi pareja, no tengo dinero, me abandonó y con tres hijos, etc. Hay relatos de gente que tenía cáncer u otra enfermedad, y que al ir a los clubes, obtuvieron la fuerza necesaria para afrontar sus problemas y resolverlos. ¡Hasta aquí todo suena bonito! Sin embargo, hay gente que no le sirve para nada y no vuelve. También, muchos psicólogos envían a pacientes para que obtengan un complemento a su tratamiento. Parece que esto funciona. Entonces, ¿por qué estoy en contra?

Una de las cosas que no me agradó es que los clubes son una red para cursos carísimos y poco efectivos. Por ejemplo, al finalizar cada conferencista su charla, se daba una lista de cursos de autoayuda: “Curso del perdón, $1,800.00. O curso de pareja: $3,000.00”. Duración: ¡¡¡UN DÍA!!! Dudo mucho que con pláticas tan cortas, se pueda lograr un gran resultado (y por no hablar de la ineficacia de las supuestas “terapias”).

También, después de cada charla, te vendían unas hoj
itas (tres o cuatro) con el mensaje de la conferencia por unos diez pesos. Y por poco se me olvida, todos los discos compuestos por María Esther Aguirre, a un precio de disco de grupo de moda. Antes de que se marchara el conferencista, te pedía una colaboración voluntaria. Botear, como dirían algunos. Muchas veces, gente del mismo grupo, proponía a todos que la conferencia había estado tan chida, que cada quien debía dar diez pesos. (Diez pesos multiplicados por cien o doscientos: unos mil o dos mil pesos). “Es que la organización tiene gastos”, dicen los terapeutas, por eso pedimos dinero. HUMM. Esto ya no me parece que sea un grupo gratuito.

Otra de las cosas que encontré es mucha hipocresía. Por un lado, los conductores te dan una bonita cara, y por el otro, se peleaban entre ellos por tonterías como por ejemplo, la movilización de la gente, horarios, o alguna otra cosa. “Me resisto pensar que se peleaban por la mochada”. Cuando vas a las oficinas generales, todos te ven con una jeta a más no poder, te ven mal, y se traen broncas entre todos. ¿Dónde quedó el pinche optimismo pues? La directora general, me cuentan, odiaba a muchos de sus conductores, tenía sus preferidos, a otros los veía mal pero no los corría por falta de voluntarios (nadie estaba ahí por un sueldo, todo era de a grapa). Luego querían correr a alguien, y amenazaron con ir con conductores de otros grupos y hacer huelga…

Ante este pinche desmadre, decidí que lo mejor era salirme. No me funcionó para nada las supuestas terapias, la vieja que perdí seguía siendo añorada. Al final, lo que me resultó fue conseguirme otra.

El problema es que mucha gente busca grupos de autoayuda o libros que les ayuden a resolver sus problemas. Carlos Cuauhtémoc Sánchez vende lo que vende porque habla de eso. El libro de “El Esclavo” se super-vende porque habla de autoayuda. Las conferencias de Leonardo Stemberg se abarrotan porque según él, tiene la solución a los problemas de la gente (y yo creo que también quieren pasar por el pendejómetro). Las personas, en vez de pensar, buscan en esos libros que les digan lo obvio: ponte las pilas, agarra la onda, ánimo tú puedes, etc. Cosas que uno debería saber aplicar, y que sin embargo, necesita que otros nos lo recuerden.

VAMOS TODOS AL CNCI

Hace tiempo, un maestro de mi facultad se quejaba de las escuelas de baja calidad y de alto costo que hay en el país. En especial, la crítica directa era a esta escuela patito conocida como CNCI, que últimamente ha pasado a llamarse Universidad CNCI.

CNCI son las siglas de Colegio Nacional de Capacitación Intensiva. Suena bien. Para entrar, no necesitas tener un grado escolar anterior (o puedes tener la prepa, la secundaria, la primaria, o nunca haber estudiado nada), siempre que pagues las cuotas exigidas, tienes acceso a una de las diferentes carreras. “Administrador con Computación”, “Contador con Computación”, “Secretaria Bilingüe con Computación”, etc. Suena bien. A los chavos que ya no saben qué hacer con ellos en sus casas, les encanta la opción. Lo malo es que no son licenciaturas como se quiere aparentar, sino simples carreras técnicas. Pero si dan computación e inglés, la gente cree que ha de estar súper.

El asunto estriba en que ante la demanda de Universidades y el rechazo por parte de estas a causa de cupo limitado, han surgido empresas con disfraz de escuela que prometen una gran educación. “Si es de paga, habrá más calidad”, es lo que se cree. En un estudio de la revista PROFECO, universidades como el Tec de Monterrey, UNITEC, Universidad del Valle de México, Universidad Iberoamericana, etc. son escuelas de gran calidad académica, aunque a alto precio. El resto son escuelitas patito.

Una de las características que debe tener una escuela de educación superior, es que debe realizar algún tipo de investigación seria en el área de la ciencias exactas, sociales o humanidades. Si no lo hacen existe la sospecha de que la escuela es un negocio redondo. Las escuelas como CNCI, no realizan investigación de nada porque hacerlo significaría perder cierto porcentaje de la ganancia como empresa.

¿Y qué sucede entonces? Pues tenemos que centros como este, te inscriben a cualquier fecha del año. Meten a los estudiantes con un profesor que tiene ya varios alumnos de distinto nivel de aprendizaje, lo que restará atención a la educación. Recuerdo a una amiga que contaba que se inscribió a esta escuela justo una semana antes de vacaciones de semana santa. Cuando entró, le avisaron hasta tiempo después que tenía que pagar su inscripción, su colegiatura de la semana, y sus vacaciones. No dudó en salirse inmediatamente.

La mercantilización de la educación ha propiciado toda suerte de escuelas que te ofrecen falsas licenciaturas con cuotas algo elevadas.

Otro caso es el CCPM. Es una escuela únicamente de computación. Te ofrece carreras como “Programador”, a cursarse en año y medio. Cuando sales de ahí, sabes lo que tienes que saber de computación, pero aún así no encuentras trabajo. Saber manejar la computadora no te garantiza tener un muy buen empleo. La carrera es falsa. No es ni una carrera técnica, sino un curso muy largo de computación con precios elevados.

De pronto, me entero que esta institución publica en el periódico un anuncio que reza: “Los estudiantes de CCPM SÍ encuentra trabajo”. Y a continuación se muestra un eslogan de “Teletec”. Je, je, je, se la saben estos cuates. Recuerdo que una vez acompañé a una amiga a solicitar trabajo en esta empresa. Aunque la rechazaron no por su buen currículum (sino porque a pesar de tener veinte años, aparenta quince). Sin embargo, a quienes sí aceptaron, era porque entre otras cosas sabían lo básico de Computación. Esta empresa no pide un curso largo para saber manejar la computadora, sino que tengas la prepa y que sepas manejar programas como Word y Excel… ¡Nada más!

Hay que saber elegir las escuelas privadas, o estudiar mucho para conseguir un lugar en la Universidad. (Recuerdo que cuando fui aceptado en la UNAM, pertenecía a una lista de alumnos que sobrepasábamos el cupo de la carrera, pero todos habíamos obtenido en el examen de admisión los reactivos solicitados. Como ven, no es tanto que no haya lugar, sino que los reactivos que piden en la Universidad son tan altos que pocos los consiguen).

DEL POR QUÉ SE CRITICA LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN INJUSTAMENTE

Creo que es válida la siguiente postura: la mayoría de los religiosos, son fanáticos que no han leído y no entienden la tesis Darwiniana, por lo que la menosprecian y la rechazan violentamente. Aunque he conocido a sacerdotes sumamente educados que se interesan en la ciencia, el fanatismo ha plagado de ideas equivocadas a la mayoría de practicantes de la corriente judeo-cristiana (de ahí derivados como el catolicismo).

En mi columna pasada, les hablaba de la mofa que hicieron algunos conocidos míos con respecto del funcionamiento de la ciencia y la evolución. A la conclusión que llegué es que no entienden lo que critican. Y para saber criticar, hay que conocer el tema.

Martín Bonfil (maestro a veces cercano, a veces lejano que me ha enseñado mucho), cuenta en su libro “la Ciencia por gusto”, un suceso en el mundo de la Biología que es recordado por muchos en México. En el fragmento que a continuación les posteo, sucede lo mismo: un religioso que rechaza la Evolución y se burla de la teoría sin entenderla. El héroe, es el científico y biólogo que más admiro y más me ha inspirad
o para seguir en mi carrera y ser científico: Antonio Lazcano. He aquí la crónica:

“ LA EVOLUCIÓN A DEBATE.

Aunque el creacionismo tiene poca aceptación fuera de Estados Unidos, comienza a penetrar hacia el sur. Déjeme platicarle de un debate al que asistí.

En marzo de 1998 se llevó a cabo en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey una plática titulada “¿Creación o Evolución?”. Participaron Antonio Lazcano-Araujo, biólogo de la Facultad de Ciencias de la UNAM y reconocido experto en evolución y origen de la vida, y un teólogo llamado Jorge Treviño Ríos, especialista en creacionismo. Fue, hasta donde yo sé, la primera vez que un debate de esta naturaleza tuvo lugar en México.

El debate, desgraciadamente, fue muy disparejo. Treviño resultó una especie de merolico e hizo gala de su ignorancia y superficialidad, además de un estilo agresivo y gritón. Recurrió básicamente a menciones de personajes famosos (“Newton creía en dios”) o a la descalificación a priori, cuando no francamente a tonterías como que <<la evolución es marxista y materialista>> (¡uy!), para apoyar su argumento de que <<la evolución no es una ciencia>>.

Lazcano, por el contrario, mostró un profundo conocimiento y se abstuvo de responder a las provocaciones del creacionista. En cambio, expuso sus argumentos de forma clara, elegante, graciosa y hasta irónica, sin dejar nunca de mostrarse –para colmo- en extremo educado con su oponente. Cuando Treviño se atrevió a preguntar <<si había visto a algún simio convertirse en hombre>>, Lazcano no pudo resistir la tentación de responder –citando al evolucionista Thomas Huxley- que no, pero que << había visto a muchos humanos comportarse como simios>>.

Algunos de los momentos más interesantes del debate llegaron cuando Treviño dijo despropósitos tales como que <<el ADN (material genético) es una base nitrogenada>> (cada molécula de ADN está formada por miles de nucleótidos, cada uno compuesto de una base nitrogenada, un azúcar y un fosfato). También mostró que confundía el origen de la vida (posible gracias a la evolución química y posteriormente biológica, siempre apoyada en la selección natural) con la generación espontánea (aparición de seres vivos complejos de forma súbita, a partir de la materia inanimada), refutada hace siglos por científicos como Spallanzani y Pasteur. Éste, por cierto, es un error común en estudiantes de secundaria y preparatoria.

Treviño también utilizó argumentos viejos e incorrectos, como los de que la complejidad de los seres vivos es prueba de que tuvo que haber un creador que los diseñara. Mostró así, como sucede con muchos defensores del creacionismo, que simplemente no comprende la idea de Darwin (yo le recomendaría leer algún buen libro de evolución, como el “Relojero ciego”, de Richard Dawkins).

Lazcano, por su parte, y con “El origen de las especies” en la mano -<<libro muy citado pero poco leído>>-, corrigió en numerosas ocasiones a su contrincante cuando hacía citas incompletas o tendenciosas. Aunque no explicó los detalles de la teoría de la evolución por selección natural, presentó varios ejemplos del fenómeno, como la variabilidad de los virus del catarro, que explica que constantemente suframos infecciones a pesar de contar con las defensas de nuestro sistema inmunitario.

Tratando de elevar el nivel de la discusión, Lazcano afirmó que –a diferencia de lo que erróneamente creen muchos- <<ni la ciencia está hecha para atacar a la religión, ni la religión necesita de las justificaciones de la ciencia>>.

En pocas palabras, podría decirse que el debate fue inexistente, pues Treviño no resultó un contrincante a la altura de Lazcano. Como lo expresó éste, sería deseable que hubieran invitado a un teólogo más serio (por ejemplo, un jesuita o un dominico) que pudiera debatir de forma profunda e inteligente, y no a una persona poco preparada y superficial, más cercana a los fanatismos religiosos, tan frecuentes en Estados Unidos, que una verdadera religión.”.

Tomado de: “La Ciencia por gusto”, de Martín Bonfil Olivera, pags 138, 139 y 140. Ed. CROMA PIADOS.

Author: Jorge Armando Romo Bonilla

Jorge Armando Romo, mejor conocido en nuestros foros como Asimov22, nos presenta en su blog una crítica aguda e inteligente sobre interesantes temas que van desde la Ciencia, hasta la Ciencia Ficción, no sin pasar por la Seudociencia. Armando participa con sus artículos en diversos medios informativos tanto electrónicos como impresos y habiéndose intersado en la Ciencia Ficción desde 1995, contribuye frecuentemente en el Blog de Ciencia Ficción México y en Ciencia-Ficción entre otros. Jorge Armando es estudiante de la licenciatura de Biología y escéptico en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Share This Post On