Más sobre el “Diseño Inteligente”

La edición actual de la revista [[Skeptical Inquirer]] publicada por el Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones de lo Paranormal ([[CSICOP]]), está completamente dedicada al debate del movimiento del “Diseño Inteligente”, a la cual catalogan como “la [[seudociencia]] más perniciosa de nuestro tiempo”.

[[Ken Frazier]], editor de la mencionada revista escéptica, dice que el [[Diseño Inteligente]] “busca como mínimo socabar la enseñanza de la [[evolución]], pero que en el fondo realmente es un amplio ataque contra la naturaleza de la [[ciencia]] misma, la insistencia de la [[ciencia]] respecto a la [[evidencia]], su implacable examinación de [[hipótesis]], su tradición a primero mostrar las nuevas proposiciones a los colegas conocedores, y su requerimiento a publicar los hallazgos en publicaciones de evaluación expertas y científicas, así como también contra su escrutinio [[escepticismo|escéptico]] de cualquier idea nueva, sus mecanismos de corrección de errores, y la bienvenida aceptación de nuevas ideas que mejor encajen a las mejores [[evidencia|evidencias]], además contra su creatividad maravillosa e imaginativa.

En su lugar, los defensores del [[Diseño Inteligente]] quieren que se le dé el mismo tiempo a ideas ancestrales basadas en la fe, desacreditadas hace mucho tiempo ya, y con cero [[evidencia|evidencia científica]]. Buscan saltarse todos los mecanismos institucionales de la ciencia que meticulosamente separan las ideas sin base de las bien apoyadas y que son la base de lo que la [[ciencia es]].
Los defensores del DI tienen buenos respaldos financieros, en el gobierno, y en lugares importantes, además de ser bastante astutos. Voltean los argumentos científicos en sus cabezas. Se pintan a sí mismos como los inquisidores de mente abierta. Solo quieren “ser justos”.

Solo quieren “enseñar la controversia”. De hecho crean controversia haciendo públicamente afirmaciones extremadamente engañosas, muchas veces completamente falsas, sobre la evolución. Entonces cuando los científicos responden para corregirlas, los defensores del DI organizan vastas campañas de cartas escritas y apuntan hacia la “controversia” deviene como evidencia que debería enseñarse en las escuelas.

Ellos deshonestamente pretenden hacer creer al público que la controversia resultante es sobre ciencia, no sobre religión ni cutlura. Trabajan incansablemente para colocar a personas con su mismo punto de vista en los puestos importantes del sistema educativo. Buscan, y obtienen, apoyo político. Pretenden hacer creer que lo único que buscan es el punto de vista “alternativo”.

Los medios reportan sobre la “controversia” y asignan el 50% del espacio y tiempo a cada punto de vista, cayendo justo en las garras de los defensores del Diseño Inteligente.

Ha sido una extraordinariamente exitosa estrategia de relaciones públicas y políticas, y siguen empeñados en la guerra sobre el campo de batalla público que contínuamente pone a la ciencia en deventaja. Los artículos, comentarios, reportes, y afirmaciones principales en la edición actual de Skeptical Inquirer tratan con estos temas y más.

Frazier comenta que pidieron apoyo a varios científicos y académicos notables sobre este debate para que presentaran sus ideas. Analizaron intelectualmente el argumento del Diseño Inteligente, propusieron mejores formas para presentar el caso científico al público en general, discutieron el por qué los científicos se enojan tanto con los proponentes del DI, presentaron resultados de encuestas sobre las creencias norteamericanas sobre la evolución y el creacionismo, y comentaron sobre todas esas creencias.

El biólogo Sean B. Carroll, tomando un poco del contenido de su nuevo libro “Endless Forms Most Beautiful: The New Science of Evo Devo”, presenta un vistazo a algo de la nueva ciencia evolutiva, combinando embriología con desarrollo biológico evolutivo, que ha proveído extraordinarios avances nuevos y entendimiento de los procesos evolutivos durante las dos últimas décadas.

Frazier termina su editorial diciendo que todo esto nos recuerda de manera importante que la ciencia sigue su camino, avanzando, iluminando, produciendo nuevo entendimiento excitante, aún cuando un público en su mayor parte ignorante de ella, duda y argumenta sobre el equivalente de la era moderna de cuántos ángeles bailan en la cabeza de un alfiler.

Volviendo a los clichés, creo que este es un buen momento para hacer caso a ese que nos recomienda comenzar a remojar nuestras barbas, cuando veamos las del vecino remojar. Esto lo digo porque si bien esta guerra se está sucitando principalmente en los Estados Unidos y otras naciones, en México, Argentina, España, Chile, y otros países de habla hispana está cocinándose poco a poco el mismo esfuerzo de estos defensores del Diseño Inteligente, que de inteligente solo le veo la forma que tienen de operar sus artimañas contra el público en general.

Todos podemos prepararnos estando muy atentos y conociendo lo que la ciencia tiene que decir al respecto. Recuerden que un pueblo bien educado es un pueblo más difícil de corromper. Yo y mis clichés… Rolling Eyes

Hasta la próxima.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On