Electromagnetismo en zona de Lajas podría propiciar fenómenos

¿Por qué Lajas es propenso a fenómenos metafísicos?

Estudios geológicos y atmosféricos a lo largo de la historia han demostrado que el suroeste de Puerto Rico es una zona aerorradiactiva, lo que, a juicio del antropólogo Andrew Álvarez, hace que en esa área de la Isla se detecten un mayor número de fenómenos que, muchas veces, no encuentran respuestas lógicas.
De hecho, Álvarez explicó que el Servicio Geológico de Estados Unidos tiene mapas “arqueomagnéticos” de la Isla que indican que Lajas, Sabana Grande, Adjuntas y Utuado son áreas con estas características. Una zona aerorradiactiva es aquella en la que la radiación terrestre sale hacia la atmósfera de ese lugar.

“La Marina de Estados Unidos realizó pruebas en la laguna Cartagena, en 1974, con isótopos radiactivos, y en el Valle de Lajas durante 1994, y determinaron que la conductividad del terreno en Lajas y sus minerales hacían propicias diferentes manifestaciones electromagnéticas, incluyendo las transmisiones de radio y de radar. Éstas podrían ser las condiciones ambientales propicias para desatar algunos fenómenos paranormales, como los que se alega suceden en el área de Lajas”, explicó Álvarez.

En Lajas se habla de avistamientos de ovnis y hace sólo unas semanas varios testigos han insistido en la aparición de un supuesto ente de una joven mujer en un puente de la carretera 303 del barrio Palmarejo.

El también profesor sostuvo que la historia de sucesos extraños en la zona data de principios del siglo 20, específicamente desde 1917. Álvarez añadió que en 1947, para la misma fecha en que se reportó el famoso caso Roswell en Nuevo México, en Puerto Rico se detectó un caso en el sector Papayo del pueblo.

“Un señor de apellido Vargas fue muerto por un ovni. Ese relato lo cuenta su hijo, Francico Vargas, a la vez de que se han hecho estudios geológicos y atmosféricos del suroeste de Puerto Rico que determinan que ésta es una zona aereoradioactiva”, dijo Álvarez.

El caso Roswell ocurrió durante la primera semana de julio de 1947. Se alega que un granjero de Nuevo México descubrió cerca de su rancho restos extraños de metal que, según se ha insistido, tenían raras propiedades físicas. Se dice que eran como láminas de aluminio que cuando se doblaban se volvían a enderezar; que no se cortaban, quemaban o dañaban de ninguna forma. Los militares recogieron estos restos extraños, que para unos era parte de un ovni y para los más escépticos, de un globo meteorológico hexagonal, que fue la explicación de los militares.

“Lajas es una zona aerorradioactiva… las fuerzas telúricas de la tierra emanan del subsuelo y esto parece tener algún tipo de efecto síquico y sociológico en algunas personas que son más sensitivas”, recalcó tras negar rotundamente que el caso de la supuesta materialización de un ente en el puente de la carretera 303 de Lajas tenga algún tipo de relación con extraterrestres, como ya hay algunos que lo atan.

Fuente: http://www.primerahora.com/noticia.asp?guid=1826DF17C7224ECFB3487A78860BAA26

Author: Lalo Márquez

Share This Post On