Testigos de Ovnis cuentan historias

Lima, Perú, 5 de octubre. Jonathan Reed iba paseando con su perro golden retriever en un bosque de Seattle, cuando de pronto su mascota fue partida en dos por un extraterrestre de cabeza muy larga que emanaba un hedor a fruta podrida.¿Una escena de ciencia ficción?. No, afirma Reed, un ex psicólogo de niños que dice que vivió con el extraterrestre durante nueve días y que se comunicaban por telepatía.

Reed y otros, como el uruguayo Rafael Ulloa, quien dice que naves extraterrestres se llevaron a la gente que desapareció en las Torres Gemelas de Nueva York por los ataques de septiembre del 2001, están en Lima para un congreso sobre OVNIS.

Perú es desde hace mucho tiempo una meca para los místicos y es un lugar donde abundan informes sobre platillos voladores, como en la costeña ciudad de Chilca. Algunas pobladores locales cuentan que los extraterrestres han dado poderes curativos y de fertilidad a unas pequeñas lagunas de la zona.

El congreso, organizado por el grupo Alfa y Omega -que cree que una flota de OVNIs vendrá a la Tierra junto con Cristo en su segunda llegada-, se realizará entre el 6 y 9 de octubre y en él se exhibirán fotos y vídeos en lso que podrán observarse imágenes brillantes que confirmarían la vida extraterrestre.

Donald Ware, un oficial retirado de la fuerza aérea de Estados Unidos de 69 años, dijo en una conferencia de prensa que su primer contacto con extraterrestres fue en 1953, cuando vio el vuelo de siete naves espaciales sobre Washington.

El ex militar no tuvo señales de vida extraterrestre durante sus años en servicio, pero dijo que después de retirarse en 1982 vio naves de alienígenas en ocho ocasiones.

Wendelle Stevens, un coronel jubilado de la fuerza aérea de Estados Unidos, dijo que él creyó en los extraterrestres tras investigar 100 casos, a pesar de que nunca vio uno.

Stevens, quien dice tener el archivo más grande de fotografías de OVNIs en el mundo, afirma que trabajó entre 1947 y 1949 en Alaska con aviones B-29 e instrumentos científicos para “detectar visitantes”.

Su trabajo comenzó el año en que algunos creen que los militares de Estados Unidos estudiaron la caída de dos naves espaciales con alienígenas. La Fuerza Aérea estadounidense lo niega.

Stevens -quien dijo que no creía en los extraterrestres hasta antes de su trabajo- manifestó que su labor era informar sobre lo que acontecía con las tripulaciones de los aviones militar B-29, y en el supuesto incidente con marcianos describió cómo “la frecuencia de radio se enloqueció (…) y que la temperatura en el avión se elevó”.

El militar retirado dijo que la tripulación sacó fotografías con cuatro tipos de cámaras diferentes, pero la fuerza no las divulgó. Ningún portavoz de la fuerza aérea comentó de inmediato esa versión.

Uno de los testimonios más extraordinarios viene de la experiencia de Reed en 1996 con un extraterrestre llamado Freddie.

Reed, quien dijo que tenía un brazalete que pertenece a un extraterrestre, afirmó que Freddie tenía la piel “casi como la de un cerdo”, que respira y tiene sangre roja, pero que no habla.

Según exámenes, Freddie tenía 46 cromosomas como los humanos pero nueve eran diferentes, y que se parecían a los de los delfines y tortugas marinas, agregó Reed.

Pero su encuentro cercano con el extraterrestre con ojos rasgados y diminuta boca “es la prueba de que estamos viviendo en un universo mucho más grande”, agregó.

Fuente: http://www.todito.com/paginas/noticias/180162.html

Author: Lalo Márquez

Share This Post On