El Hubble encuentra misterioso disco de estrellas azules alrededor de agujero ne

Utilizando el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, un grupo de científicos ha identificado la fuente de una misteriosa luz azul que rodea a un agujero negro supermasivo en nuestra vecina galaxia de Andrómeda (M31). La extraña luz ha intrigado a los astrónomos por más de una década.
(Hubblesite.org) – La luz azul proviene de un disco de estrellas jóvenes y calientes. Estas estrellas giran alrededor del agujero negro en forma muy similar a como orbitan alrededor del Sol los planetas de nuestro Sistema Solar. Los astrónomos están perplejos sobre cómo pudo formarse ese disco de estrellas en forma de panqueque tan cerca de un agujero negro. En un entorno tan hostil, las fuerzas de marea del agujero negro deberían disgregar la materia, lo que haría muy difícil que el gas y el polvo pudieran colapsar para formar estrellas. Las observaciones, dicen los investigadores, pueden proporcionar claves sobre la actividad en los núcleos en galaxias más distantes.

Al detectar el disco de estrellas, los científicos han conseguido lo que, según afirmas, es una evidencia de hierro sobre la existencia del agujero negro supermasivo. Esta evidencia ha ayudado a los investigadores a descartar todas las teorías alternativas para esa masa oscura en el centro de Andrómeda. Los astrónomos han sospechado durante mucho tiempo que se trababa de un agujero negro.

“Ahora que hemos comprobado que el agujero negro se encuentra en el centro del disco de estrellas azules, la formación de esas estrellas se ha convertido en algo difícil de entender”, dijo Ralph Bender del Instituto Max Planck para Física Extraterrestre en Garching, Alemania. “El gas que pudo formar las estrellas debería girar tan rápido alrededor del agujero negro que la formación de estrellas parecería imposible. Pero las estrellas están allí”, agregó.

“Ver esas estrellas es como observar a un mago sacando un conejo de su sombrero. Sabes que sucedió, pero no sabes cómo”, dijo Tod Lauer del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica en Tucson, Arizona. Él y un equipo de astrónomos, comandados por Bender y John Kormendy de la Universidad de Texas en Austin, realizaron las observaciones del Hubble. Los resultados fueron publicados en el número del 20 de setiembre de 2005 de la revista científica Astrophysical Journal.

En el 1995 el Hubble reveló una extraña luz azul en el centro de Andrómeda. Los astrónomos dijeron que podría provenir de una única estrella brillante o quizás de algún proceso energético más exótico. Las observaciones posteriores del Hubble en 1998 sugirieron que la luz surgía de un conjunto de estrellas azules.

Nuevas observaciones del Espectrógrafo Fotográfico del Telescopio Espacial (STIS o Space Telescope Imaging Spectrograph) del Hubble revelan que la luz azul proviene de más de 400 estrellas que se formaron, en un estallido de actividad, hace unos 200 millones de años. Las estrellas están muy apretadas en un disco que sólo tiene un año luz de diámetro. A su vez, el disco se encuentra anidado dentro de un anillo de estrellas rojas, más viejas, que ha sido detectado en observaciones anteriores del Hubble.

Los astrónomos también utilizaron al STIS para medir la velocidad de dichas estrellas. Las velocidades estelares las obtuvieron calculando cuanto se estiran y comprimen sus ondas de luz en su viaje alrededor del agujero negro. Bajo el tirón de gravedad del agujero negro, las estrellas viajan con mucha rapidez: 3,54 millones de kilómetros por hora. De hecho,estas estrellas se mueven tan velozmente que circundar la Tierra les tomaría 40 segundos y apenas 6 minutos para llegar hasta la Luna (desde la Tierra).

Aunque los astrónomos se muestran sorprendidos por el hallazgo de un disco de estrellas que giran alrededor de un agujero negro supermasivo, creen que la desconcertante arquitectura no sería tan inusual. “La dinámica dentro del centro de esta galaxia vecina podría ser más común de lo que pensamos”, dijo Lauer. “Al parecer, nuestra propia Vía Láctea tiene estrellas incluso más jóvenes cerca de su agujero negro central. Parece poco probable que sólo las dos grandes galaxias más cercanas tengan esta extraña actividad”, agregó.

http://axxon.com.ar/not/154/c-1540227.htm

Author: Lalo Márquez

Share This Post On