Cuando la Ciencia se equivoca

La semana pasada vi dos interesantes documentales uno de ellos se trata de un caso delictivo y es del que quisiera compartir con ustedes en esta intervención.

Es de la serie Detectives Médicos (Medical Detectives) donde una mujer acusa a su doctor de haberla violado, ella relata que cuando fue al hospital a que la atendieran de un leve shock nervioso debido a una riña con su novio, fue llevada a un consultorio, dentro del mismo nosocomio, por las enfermeras que la atendieron, después ellas se retiraron para llamar al doctor, este se presento y le aplico una inyección, ella explica que inmediatamente sintió que sus músculos perdían fuerza y se desvaneció pero no perdió la conciencia y aunque no lo vio, dado que estaba recostada, boca abajo, en la cama de exploración, sintió como era penetrada, cuando se recupero ya se encontraba sola, pero sus pantalones estaban bajados, tomo sus bragas, las sintió húmedas y la metió en una bolsa plástica, del propio consultorio, saliendo después, no obstante que las enfermeras le sugirieron que se quedara, ella regreso a su casa. Como el evento sucedió en un pequeño pueblo de Canadá, el Doctor también era su médico familiar, así que al otro día le hablo por teléfono para cuestionarlo de lo que le había suministrado, la respuesta de él fue:

-¿Por qué lo preguntas? Acaso tuviste sueños eróticos.

En ese momento ella comprendió que, no solo fue victima de un estupro, sino se enfrentaría a una persona que tenía preparada su coartada para salir impune. Lo siguiente que hizo fue ir a un laboratorio para que sacaran muestras de ADN del semen depositado en sus calzoncillos, así como una muestra de sangre para saber que sustancia le había suministrado, los resultados de las pruebas fueron que se obtuvo una secuencia de un ADN y el otro fue que en la sangre tenía una cantidad muy alta de un anestésico que no era recomendado para tratar un ataque de nervios, con estas pruebas se presento a la policía local para denunciar al doctor. La policía actuó y le solicito una prueba de sangre al Doctor, este no tuvo más remedio que acceder y teniendo como testigos a la policía una enfermera le saco la muestra de sangre de su brazo, en el clásico lugar a la altura de la articulación del codo, pero al comparar el resultado de la muestra del ADN del semen y el de la muestra sangre del doctor no eran compatibles. Como era de esperarse la victima paso a ser la supuesta victima y una serie de factores empezaron a hacer dudar de su credibilidad; Como era un pueblo pequeño y todo se conocían había una cierta preferencia con el doctor, ella era madre soltera lo que también predispuso a la policía, otro hecho que también influyó fue su declaración que en más de tres semanas no había tenido relaciones, y lo sabido sobre que en algunos casos lo anestesia provocaba sueños eróticos. No obstante ella estaba segura de su violación, así que contrato un investigador privado para que consiguiera pruebas, este forzó la puerta del automóvil del doctor y de él se extrajo unos cabellos y un tubo de labios que se usa para mantenerlos húmedos, los cabellos no sirvieron porque no tenían raíz, pero el tubo de labios si tenia muestras de ADN y estas eran iguales a las de la muestra de semen, como la policía no podía usar esto como evidencia, ya que habían sido obtenidos en forma ilegal, solicito al doctor a participar en otra prueba, y nuevamente en presencia de policías le extrajeron sangre y nuevamente no coincidió la muestra con el ADN del esperma, lo que produjo la indignación de la mujer y la sospecha de que algo andaba erróneo, debido a esta insistencia nuevamente se le solicito al doctor una tercera muestra de sangre, en todos los casos la participación del doctor había sido espontánea y con su consentimiento en esta ultima prueba, los policías grabaron el proceso y lo primero que se ve anormal es que la enfermera le va a sacar sangre de un dedo y el se niega alegando que tiene una enfermedad que hace que un piquete le produzca hematomas muy grandes por lo que le vuelven a sacar sangre del brazo. En el video policiaco se observan dos eventos sumamente chistosos, uno es la dificultad que tiene la enfermera en sacarle la sangre, incluso tiene que usar otra aguja con su dispositivo para ello, porque la primera no funcionó, pero lo más impresionante es la cara de la enfermera de total desconcierto cuando al examinar la muestra se da cuenta que esta degradada, su perplejo rostro es chusquísimo, nunca le había sucedido algo así.

Lamentablemente para la acusadora la participación del doctor había sido con su consentimiento y no se le podía obligar a otra prueba, la mujer estaba indignada, pero no resignada, esto le serviría más adelante, desgraciadamente para la justicia y para otra persona hasta siete años después se comprobó que ella no se equivocaba, ya que la hijastra del doctor descubrió el paquete usado de un condón en su cama y se lo comento a su mamá con la sospecha de que su padrastro y actual esposo de su madre la estuviera violando, la madre reviso las pertenencias del doctor y encontró una caja con ampolletas con anestesia, la misma que habían detectado en la sangre de su acusadora y varias bolsas de condones, esta vez fue ella la que lo denuncio a la policía y nuevamente lo sometieron a una prueba, esta vez la sangre la extrajeron de los dedos y tomaron muestras de cabello con todo y raíz y saliva, esta vez los ADN´s extraídos de las muestras coincidieron con el semen depositado en los calzoncillos de la victima..

Como era de esperarse la policía quería saber como había burlado las tres pruebas anteriores, el doctor explicó que se introdujo el mismo, debajo de la piel, un tubo elástico con sangre de un paciente, el tubo simulaba una vena y con ello engaño a las enfermeras, por ello la tercera muestra salió degradada dado el tiempo que la había conservado para esta prueba, en el video policiaco efectivamente se logra percatar como el doctor no sube la manga de su camisa más allá de la incisión que se hizo para introducirse el tubo y la forma de este se logra ver perfectamente debajo de la piel del doctor, ya después invento otra historia sobre el porque lo hizo, pero ya no le valió de mucho y fue procesado y condenado.

De este caso la policía aprendió que la ciencia se basa en hechos, que lo único que la ciencia hizo fue determinar de una muestra el ADN y compararlo con el ADN de otra muestra, esa es la limitación de la ciencia, no tiene la capacidad para saber si esos datos que le proporcionaron son trucados, al menos que sea una serie de datos y los compare estadísticamente entre ellos y pueda percatarse de alguna anomalía, que por lo regular tiene que ver con una forma errónea en la que se tomaron los datos o un desperfecto del aparato de medición. No lo dice en el documental, pero supongo, que ahora la policía de Canadá al solicitar muestras para determinar el ADN tomara muestras de sangre, pelo y saliva.

Otro punto importante de hacer notar es que la victima no especulo si la ciencia se equivocaba, ella sabía lo que le había pasado y fue a través de la misma ciencia que se pudo demostrar la culpabilidad del doctor, algo atribuible al humano estaba mal, pero no se cegó diciendo que la ciencia se equivocaba y habría que rechazarla.

Eso es lo importante de la ciencia, como diría Isaac Asimov la respuesta del científico es, esencialmente, “dos más dos probablemente es igual a cuatro”. La respuesta del místico es, generalmente, “dos más dos es definitiva y ciertamente cinco”. Esa es la gran diferencia de utilizar la ciencia como un camino para conocer la verdad: que se sabe falible y es capaz de autocorregirse.

Author: Roberto Aguirre

Desde el 2005, los razonamientos fuertemente críticos y sólidos de Roberto Aguirre nos forzan a la objetividad respecto a los diversos temas que en él trata. Siempre bien documentado, escribe valiosos artículos de amplia variedad pero siempre indicándonos su visión crítica y “sin pelos en la lengua” distinguiéndose por tratar siempre de defender el derecho de los demás a exponer sus ideas aún cuando no esté de acuerdo con ellas.

Share This Post On