Entre incienso, rituales y buena fortuna

En 1973 abrieron una tienda de esoterismo en la Colonia Roma y son la primera franquicia mexicana en su giro; se requiere una inversión inicial total a partir de 270 mil pesos más la cuota de entrada de 50 mil pesos como mínimo Unidad tiene que ver, la mayoría de las veces, con la completitud. Se puede hablar de ella, por ejemplo, en el caso de una pareja de enamorados. El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española da, de entre ocho acepciones, la siguiente: “Propiedad de todo ser, en virtud de la cual no puede dividirse sin que su esencia se destruya o altere”.

Remitiendo a otras corrientes, existe otro término para hacer alusión al mismo significado: Yug, significa unidad y es la raíz dela palabra yoga.

Al mismo tiempo, “yug” con lleva a otro significado. En 1973 dos personas decidieron incursionar en el mundo editorial bajo este nombre y fundaron una librería especializada en temas esotéricos y de terapia alternativa, hasta entonces era única en su género. En la actualidad Yug ha expandido sus horizontes y se dedica a la venta de artículos esotéricos, clasificados en cuatro áreas: libros, regalos, musicoterapia y horóscopos por computadora.

De regreso a 1973: En ese mismo año además de desarrollar la primera librería esotérica ubicada en la calle de Puebla en la colonia Roma de la Ciudad de México, incursionaron en el mercado con una casa de nutrición.

Dos años después se abrieron dos sucursales más: una en la colonia del Valle y otra en Polanco, que a la vez provocaron la apertura de más tiendas localizadas en Coyoacán y el Centro Histórico. Actualmente cuentan con cinco establecimientos propios ubicados en el Distrito Federal y una sucursal en Guadalajara, Jalisco.

La empresa emplea directamente a 30 personas y cuenta con 200 productos propios de un catálogo de 3 mil.

Sólo hay una

Yug franquicia desde 2002, convirtiéndose así en la primera franquicia mexicana en su giro. Actualmente existen dos franquicias en Monterrey y Cuernavaca; próximamente abrirán una Villahermosa.

Las franquicias ofrecen diversos artículos que se agrupan en libros (textos esotéricos, tarots, revistas, posters y calcomanías); regalos esotéricos (figuras, carteles, dijes, talismanes, velas, etc.); musicoterapia (CD´s, audiocassettes y videocassettes); horóscopos; alimentos naturistas para preparar; complementos alimenticios y, en algunos casos, cafetería.

Para conocer más al respecto EL UNIVERSAL online platicó con Lui Muñiz, encargado de franquicias: “Decidimos empezar a franquiciar porque operar las tiendas uno mismo, se complica y no era viable crecer de esa forma. A través de franquicias es más fácil porque la persona, el dueño de la franquicia, las atiende apoyado en nosotros”.

Los requisitos

El perfil del franquiciatario, explica Lui, es “ser muy entusiasta, estar convencido por el concepto, tener escolaridad mínima de preparatoria y que sea mayor de 25 años”.

Hay dos tipos de franquicia:

La tipo A contempla una superficie aproximada de 50 metros cuadrados, con un concepto que incluye las áreas de librería, regalos, musicoterapia y horóscopos. La tipo B estima una superficie mínima aproximada de 120 metros cuadrados, un concepto ampliado a la del tipo A, al cual se le adiciona un área de cafetería, así como otra área para la venta de alimentos naturistas y complementos alimenticios.

La cuota inicial de la primera es de 50 mil pesos, aunque la inversión total inicial (contempla inventario, mobiliario, computadoras, etc) se calcula en 270 mil pesos. La franquicia tipo B tiene una cuota inicial de 60 mil pesos y una inversión aproximada de 560 mil pesos. Es recomendable que una tienda tipo A mantenga inventarios por 150 mil pesos, mientras que para las tipos B, es aconsejable uno de 250 mil pesos, en promedio.

La cuota inicial incluye know how, derecho de uso y explotación de la marca, entrenamiento inicial, asistencia en pre-apertura e inauguración, capacitación continua, soporte operacional, entrega y actualización continua de manuales (de operación y de imagen corporativa), abastecimiento y suministro de libros y productos, territorio exclusivo y protegido en el contrato de franquicia, investigación y desarrollo periódico.

Se recomienda que el local se ubique en sectores de alta densidad de transeúnte, alta afluencia vehicular y avenidas principales, así como en zonas comerciales o semi-comerciales; zona habitacionales y/o de oficinas. Es importante considerar que tenga la posibilidad de llegar en transporte público, una adecuada visibilidad desde la calle, posibilidad de estacionamiento cercano y preferentemente que se encuentre ubicado en una esquina.

La utilidad bruta de la franquicia está estimada entre 40 y 50%. Las regalías son del 5% sobre la venta. El retorno de inversión está calculado en dos años y el contrato es por 10 años.

Una franquicia tipo A emplea a dos personas, mientras que la B, a cinco personas.

El proceso

Desde www.yug.com.mx se manda un mensaje diciendo que se tiene interés. Se le envía la COF, tras leerla, si sigue interesado, se hace una cita.

Tras esto, si ya se cuenta con el local y es aprobado, se pasa directamente a la firma del contrato. Si no tiene local se firma una carta de intención, con la que se da sólo el 20% de la cuota de franquicia, y se le dan de tres a seis meses para ubicar un local. Contando con el local se estiman entre uno y dos meses para la apertura de la tienda.

Más información: www.yug.com.mx o [email protected]

Enviado por: Moravec
Fuente: eluniversal.com.mx

Author: Lalo Márquez

Share This Post On