Los monjes de La Real exigen en misas y bautizos que los fieles canten novenas p

Cada día rezan una a Sant Bernat para que «impida construir el monstruoso hospital planificado sin respeto a la naturaleza» – La plegaria exhorta a los feligreses a «salvar la belleza de nuestro paisaje» pero no cita los 435 chalés adosados que se construyen al ladoPALMA.- No han podido abortar la construcción del hospital por la vía legal y ahora se conjuran para que Sant Bernat, la Virgen, el demonio o el santo que esté de guardia en agosto impida, con una acción sobrenatural, la construcción del Son Dureta II, hospital del que se beneficiarán cristianos, judíos, musulmanes y agnósticos de toda Baleares.

Coincidiendo con las fiestas de Sant Bernat, cada día, a las 20.00 horas los monjes de La Real liderados por su terrenal prior, Antonio Vallespir, proceden al rezo de la novena del santo que da nombre al monasterio, con curiosas invocaciones al poder divino para que elSon Dureta II acabe en los infiernos. Por increíble que parezca, el estreno de la novena antihospital se estrenó con motivo de un bautizo celebrado en este recinto religioso el pasado fin de semana y donde, a todos los asistentes, con independencia de si estaban a favor o en contra del mismo, se les invitó a que rezasen contra el nuevo Son Dureta.

Una vez repartido el folleto con el texto y cuando procedieron a cantar el mismo, los asistentes no salieron de su asombro por su contenido mirándose entre ellos incrédulos. No era para menos. Como dice la estrofa en cuestión los feligreses ruegan que Sant Bernat interceda con Jesús y María para «que no se construya el monstruoso hospital, planificado sin respeto a la naturaleza y a los valores históricos, religiosos y artísticos del entorno de nuestro monasterio, te rogamos oh glorioso San Bernat…».

Esta es la última invención de la excelsa Congregación de los Sagrados Corazones que rige los destinos de un monasterio de todos los palmesanos, pero que ya no saben qué hacer para paralizar el futuro centro sanitario de referencia de las Islas, que se levantará en la finca de Son Espases.

Sant Bernat ‘antihospital’

Primero recurrieron ante las autoridades la decisión del Ejecutivo de ubicar allí Son Dureta II. Más tarde organizaron manifestaciones junto a los vecinos de la zona, que contaron con el activo apoyo de las formaciones políticas de la oposición en Cort.

La congregación religiosa llegó, en su afán por censurar a todo aquel que se opusiera a su cruzada contra el hospital, a condenar públicamente a EL MUNDO/El Día de Baleares por defender el nuevo centro sanitario.

Ahora reparten panfletos a todos y cada uno de sus feligreses para que pidan a San Bernat en las misas que interceda para evitar el nuevo Son Dureta, una vez agotada ya la práctica totalidad de los recursos legales.

Una actitud bien diferente, por cierto, al estado de levitación y de brazos cruzados que adoptaron los monjes desde que a mediados de los años ochenta los alrededores del monasterio se llenaron de chalés adosados de clase media, cosa que jamás han censurado. Pero la construcción de un hospital a más de 400 metros del recinto espiritual y del que se beneficiará toda Baleares se ha considerado por la congregación como todo un atentado contra el patrimonio cultural.

Eso sí, los monjes se vuelven a olvidar en sus plegarias de que a escasos metros del monasterio que defienden se construyen otras 435 viviendas de semilujo y un restaurante con capacidad para 320 personas. La actitud anti PP de los monjes de La Real le ha granjeado las simpatías de los partidos, políticos y funcionarios del Pacte de Progrés que se han unido con sus respectivas plataformas contra esta infraestructura sanitaria.

De hecho, en estos momentos, los nacionalistas del PSM-EN son los que más partido le han sacado a la cruzada de los frailes de la Congregación de los Sagrados Corazones. Un colectivo que en sus manifestaciones político-terrenales no son ángeles de la guardia. Su deriva nacionalista les hizo ponerle mesa, mantel y salón, por ejemplo, al proetarra Gil de San Vicente para que ofreciera una conferencia. Su aureola de santidad impresionaría a los monjes.

ESTEBAN URREIZTIETA

INDALECIO RIBELLES

Fuente: www.elmundo-eldia.com

Author: Lalo Márquez

Share This Post On