Anillos de Saturno tienen su propia atmósfera distinta al Planeta

Nuevos datos obtenidos en el marco de la misión Cassini que orbita Saturno revelan que su majestuoso sistema de anillos tiene atmósfera propia, distinta a la del propio Planeta, informó hoy la Agencia Espacial Europea (ESA).Durante sus aproximaciones en torno a Saturno, los instrumentos a bordo de la nave Cassini (proyecto en el que cooperan la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Italiana) han desvelado que existe algo similar a una atmósfera alrededor del sistema de anillos, compuesta principalmente de oxígeno molecular.

El hallazgo se ha realizado gracias al espectrómetro de masa neutra e iónica y al espectrómetro de plasma a bordo de la nave Cassini, instrumentos ambos que cuentan con participación europea, recordó la ESA.

Los datos obtenidos han demostrado que la atmósfera en el sistema de anillos de Saturno es muy parecida a la de las lunas de Júpiter, Europa y Ganímedes.

La ESA recuerda que los anillos de Saturno consisten principalmente en agua mezclada con pequeñas cantidades de polvo y materia rocosa, de una finura extraordinaria.

A pesar de su espectacular apariencia, apenas hay material en los anillos, que si se comprimieran en un único cuerpo, no superarían los 100 kilómetros de extensión.

El origen de esos anillos continúa siendo un misterio para los científicos, quienes en un momento dado, pensaron que su formación se habría producido al mismo tiempo que la de los planetas, aunque actualmente, se cree que su edad sería sólo de cientos de millones de años.

Otra teoría para explicar el origen del sistema de anillos sugiere que un cometa voló demasiado cerca de Saturno y se rompió por la fuerzas de las corrientes; posiblemente, una de las lunas de Saturno, golpeada por un asteroide se hizo añicos, que ahora forman los anillos.

El mes pasado, la misión Cassini-Huygens celebró su primer aniversario en la órbita de Saturno, tras un viaje de seis años hasta aproximarse al Planeta, después de un recorrido de más de tres mil millones de kilómetros.

Fuente: terra.es

Author: Lalo Márquez

Share This Post On