Pseudociencia: un montón de macanas que se vende como ciencia

Doña Rosa cree que su nieta Marcelita es caprichosa y consentida: siempre disconforme con todo y no le hace caso. La mamá del angelito, la Beba, se quedó preocupada: ¿y si es una niña Índigo?
– ¿Qué es eso, nena?
– Calláte que estoy conectada. UNADENI, Unión Nacional de Educadores de Nivel Inicial, “brega por la autonomía e independencia del Nivel Inicial y propende al progreso técnico y cultural de los educadores para elevar constantemente el nivel de la especialidad”. Clicó un “documento de estudio”: “Niños y niñas llamados Índigos”, un tal Prof. Rodolfo Daniel Menéndez Vigil.

– “Durante la década del 70 una investigadora estadounidense comenzó a utilizar el término “niños índigo” para definir de algún modo posible, a las nuevas generaciones de niños y niñas, entre los cuales podían hallarse “seres especiales” que por sus características no podían ser ubicados en una media estándar para ser definidos”. “Los niños y niñas índigo son multidimensionales y altamente sensibles… poseen una mirada diferente de la vida y prioridades, valores y necesidades diferentes; son muy sensibles a los estímulos; tienen sus sentidos más desarrollados que el promedio habitual; muchas veces tienen conocimientos o sabiduría que trasciende su experiencia inmediata y su edad cronológica; suelen presentar problemas con el sistema educativo, con la autoridad y con la memorización; tienden a aburrirse fácilmente de las cosas y sólo ponen atención e interés en aquello que es de su interés, etc., etc”.
– ¡Igual que Marcelita!
– ¡Entonces Marcelita es un ser especial! ¡Este profesor tiene mucha experiencia, eh! ¡Acá dice que necesita tratamiento especial en Jardín!
Revisaron otros links similares y sí: ¡Marcelita es un ser especial! pues actúa como si tuviera un sentimiento de realeza (sic), tiene un sentimiento de merecer estar aquí y se sorprende si otros no comparten esa idea (¡…!), no acepta la autoridad absoluta de nadie. Hay cosas que Marcelita no puede hacer, como esperar en una fila. Se aburre en la salita con las rutinas que no requieren un pensamiento creativo y es una permanente disconforme con todo, a punto de parecer antisocial, salvo que se encuentre con otros niños y niñas de su propia clase, pero si no hay otros con una conciencia (sic) similar se torna introvertida y siente que nadie la entiende. En el Jardín le cuesta socializarse y no le da culpa ser indisciplinada (sic, sic, sic…).
– No se preocupe, doña Rosa, ni vos Beba, estamos organizadas en todo el país y en la zona nos reunimos semanalmente buscando acuerdos institucionales: no estamos preparadas para los niños índigo, el proyecto igualador de la escuela no puede atender la diversidad cultural, por eso necesitamos capacitación, todo recae sobre nosotras y el gobierno no hace nada, ¡no damos más…!
– ¡La verdad, señorita Pochi…! Lo de Marcelita, ¿es bueno… o es malo?
– ¡Todo lo contrario, doña Rosa…! ¡Es un don, un talento superior! ¡Puede llegar a tener algún poder!
– ¡Escuchaste, nenaaaa…! ¡Yo te decía que Marcelita te iba a traer suerte!
– ¡Calláte, má…!
Al regreso, la Beba volvió al navegue.

– Mirá, má, en Puerto Rico un psicólogo dicta seminarios para identificar a los niños Índigo.

– Yo te decía que estudiaras psicología… es una carrera muy completa…
– ¡Lástima que cobre tanto y esté tan lejos!

– ¡Le pedimos la plata al gobierno, nena! ¡Si todos van a Cuba a hacer tratamientos porque nosotras no!¡Y si no les hacemos una manifestación! ¡Ya vas a ver cómo aflojan!
– Mira si tu color de aura es índigo, ¿cuál es, má…?, y te analiza la sombra; dicta cursos de radiestesia, de evaluación de aura, evaluación de Índigos, hace regresión hipnótica, vende instrumentos de radiestesia, péndulos y gradador telúrico, cuarzos, runas; psicofonías (¡hablan con los muertos, má!), investigaciones fantasmales, abducciones ¿….?, ah, ya sé, ¡que te secuestran los extraterrestres, má!, y da un seminario sobre la vida extraterrestre. ¡Mirá si hiciera este curso, má…!
– Como la Tota cuando perdió el trabajo… ¡se hizo terapista alternativa y mirá cómo está ahora!
– Sí, pero no se lo contés a la Pochi, má… ¡mirá si lo hace antes que yo y deja la docencia! ¡Este pueblo no da para dos terapistas!
– ¿Y si a Marcelita la miramos con un vidrio de botella, nena? De chica yo miraba los eclipses con un vidrio verde porque si no te podías quedar bizca.
– ¡Escuchá! “Los Índigo vienen de afuera de la Tierra para ayudarnos a deshacernos de los viejos modelos”, “otros que vienen de afuera son los niños Cristal (Jesús fue uno de ellos)”; “tienen un don sanador”, ¡Ay, má, ojalá que Marcelita sea Cristal como Jesús! Después… “una nueva raza está naciendo… la Raza de los Superhombres”, “seres superdotados y superinteligentes pero además revestidos con altos grados de espiritualidad, honestidad e integridad, características que traen impresas en su ADN, (…). Estos niños son producto de la mutación genética -¡Son mutantes, maaaá!- “Se determinó que la estructura de su ADN es diferente al resto de los seres humanos. Tienen 4 ácidos nucleicos combinados en grupos de tres a tres que producen 24 codones, 4 codones más que el hombre corriente.” -¿Y si Marcelita por afuera es como nosotros pero por adentro es otra cosa?, ¡¡¡¿me entendés maaaá…?!!!
– ¡Ay, no, nenaaaa! ¡Cómo se te ocurre! ¡Calmáte!

– ¡Pero escuchá, má! “Las primeras noticias sobre los Índigo fueron transmitidas telepáticamente por una entidad llamada Kryon. “Kryon es una gentil y amorosa entidad que se halla actualmente en la Tierra desde 1991para ayudar a movernos hacia la alta energía de la Nueva Era!”. “Kryon empieza hablando así: “Yo soy Kryon del servicio magnético”… “Es una entidad extrafísica… Es el Maestro del Servicio Magnético y procede del Sol Central…” “El grupo de Kryon vino a modificar la rejilla magnética del planeta para apoyarnos en nuestro camino hacia la iluminación…” Después… Kryon transmite mensajes sobre la Atlántida… Hay cuatro clases de Niños Índigo: el humanista, el conceptual, el artista y el interdimensional.
– ¡Ay, nena, ¿cuál será el más importante?!
– ¡Éste está en contra, má! “Esto es algo pseudo científico… que puede causar perjuicios a la salud de los niños… tiene un componente racista que promueve la discriminación… se basa en conceptos metafísicos New Age, supuestos contactos con extraterrestres y otras fuentes igualmente falsas, imposibles de poner a prueba o de ser refutadas…
Sus promotores vienen de diversas pseudociencias (entrenadores en Programación NeuroLingüística, terapeutas transpersonales, naturistas, radiestesistas, “investigadores” paranormales, espiritualistas, etc.) o son ajenos a la medicina. Se alerta acerca del intento de incluir esta pseudociencia en el sistema educativo en Argentina, usando una versión menos fantasiosa pero igualmente falsa y discriminatoria. Los Niños Índigo no existen como una entidad concreta de la realidad biológica humana…” -¿A ver esto:?- “Los Niños Índigo, Niños de Luz o Niños de Gracia, junto con los Niños Cristal, son una de las tantas ramificaciones de la corriente pseudocientífica New Age que se presenta como una alternativa para vivir en un mundo mejor. Sin embargo, en torno a la filosofía de los Niños Índigo trasciende un peligroso mensaje mesiánico contra la medicina, promueve la existencia de seres extraterrestres y sostiene una nueva forma de racismo. La idea de los Niños Índigo fue inventada en 1982 por la espiritualista Nancy Ann Tappe, quien propuso clasificar a las personas por el color de su aura, una actualización New Age del perverso e igualmente refutado sistema de razas humanas que tanto daño hizo a la humanidad. Este fraude creció con el libro “Los Niños Índigo” de Lee Carroll y su esposa Jan Tober, quienes después enfatizaron en que se comunican telepáticamente con una entidad extraterrestre que les enseña acerca de estos nuevos seres.”

– No entendí nada, nena.

– Sigo: “Revisando revistas científicas de medicina pediátrica -¡ay, qué difícil, están en inglés!, no te las leo pero son muy importantes, eh!- no existe un solo estudio sobre la existencia de Niños Índigo o de algún fenómeno similar que le pueda ser referido aunque sea por una aproximación grosera… Los profesionales desconocen una manifestación tan destacada como la que nos relatan Tappe, Carroll y Tober desde hace 20 años. En síntesis: los Niños Índigo no existen como una categoría objetiva de la diversidad humana, no se los puede definir ni diferenciar inequívocamente de otras personas ya sea desde un aspecto cultural o biológico y en el ámbito científico especializado nunca se detectó esta supuesta nueva categoría humana”… Está diciendo que son todas macanas, má…

– ¡Ay, nena…! ¿La Pochi estará enterada de todo esto?

– ¡¡¡Cómo no va a estar enterada si en todas las escuelas se habla de los niños Índigo, má, y se están reuniendo para eso!!!

– Tenés razón, nena, ¡si la seño lo dice…!
– ¿Vos la ves bien a Marcelita? Escuchá: “pueden tener un ligero abultamiento del lóbulo frontal y son de ojos grandes … su superioridad genética les confiere un sistema inmunológico más fuerte de modo que no se enfermarían nunca…” ¡Mirá las habilidades de Marcelita: poderes súper especiales, telekinesis, clariaudiencia, clarividencia, leer un papel escrito cuando lo coloca en su oído o con solo tocarlo, ve seres de otras dimensiones, telepatía, viajes astrales…!
– ¡Ay, nena, con lo que me gusta viajar!
– ¡Calláte y escuchá!… sanación espiritual y otras más. Están viniendo otros niños pero no los manda Kryon sino la Virgen María -¡esto me tranquiliza, má!-. Son los Niños Cristal, o Niños de la Nueva Tierra, Niños Psíquicos o Niños de las Estrellas, Crystal Scouters, Niños Diamante, Niños Platino, Crystals Walkins, Crystal Erders, Niños Súper Psíquicos de China…
– No deberíamos apurarnos, nena… ¡mirá si Marcelita es niña platino…! ¡Con lo que cuesta el platino!
– Tiene razón la Pochi, má… ¡hay muchas clases de niños nuevos ahora! Se tendrían que especializar y luchar para que les c
reen la Dirección de Nivel para Niños Índigo.
– ¡Pero los otros nuevos niños quedarían afuera!

– Entonces habría que designarla con lo que tienen en común todos ellos…

– ¿Cómo sería entonces, Beba?
– DiNINE: Dirección de Nivel Inicial de Niños Extraterrestres.

Por CARLOS SCHULMAISTER

Fuente: argentina.indymedia.org

Author: Lalo Márquez

Share This Post On