Proliferan los videntes en las sociedades cultas

A pesar del avance de la ciencia y la tecnología, aumentan las consultas a astrólogos y a personas que dicen tener percepciones paranormales. Un astrofísico español enciende la polémica. PAMPLONA (EFE) — En la sociedad actual se da la paradoja de que, pese a ser más culta y tecnificada, proliferan los videntes y astrólogos, lo que podría deberse a que “quizás no miramos a la realidad muy críticamente”, dijo el director del Planetario de la ciudad española de Pamplona, Javier Armentia.

Este astrofísico abogó por fomentar el conocimiento crítico frente a esas predicciones de los videntes que “no funcionan en absoluto porque, salvo lo obvio, nunca se cumplen”.

Como ejemplo, citó los grandes cambios que algunos astrólogos predijeron para este mes de mayo, al confluir tres números iguales (05-05-05) en un día en el que, de forma errónea, se anunció una conjunción de planetas.

Según Armentia, “una persona puede estar viendo mucha televisión y estar muy informada, pero no de manera crítica, mientras que la cultura en el sentido clásico, del libro, el análisis, el debate y la reflexión, se está perdiendo”.

Armentia, miembro de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, aseveró que la tecnología no es más que una herramienta y resaltó que “la `galaxia de Internet’ no es más culta que la `galaxia Gutemberg’, posiblemente sea lo contrario. Tiene unos medios mucho más inmediatos, pero el contenido de lo que se dice sigue siendo el mismo”.

El especialista aseguró que “se podría pensar que a los videntes van las personas con el nivel cultural más bajo, pero no es así porque los astrólogos son visitados por importantes banqueros, políticos y gente con un bagaje cultural enorme”.

“No es que la gente sea tonta y se deje engañar sin más. Lo que pasa es que es un producto muy llamativo y que lo venden muy bien porque siempre se habla y se comenta en la televisión sobre los poderes de la mente y la videncia y, por el hecho de ser repetido, adquiere un tinte de respetabilidad que para mucha gente es suficiente”, agregó.

La prueba irrefutable.

En su opinión, “el problema no es un déficit de conocimiento, sino un déficit de conocimiento crítico”.

Por ello, explicó, la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico ha realizado estudios como “un seguimiento de las típicas predicciones que hacen los videntes a comienzo de año” y ha comprobado que “no se cumple nada, salvo lo obvio, como la afirmación de que va a haber incendios en verano o nieve en el invierno en las montañas”.

Ese tipo de predicciones, añadió, “no funcionan en absoluto, lo que funciona es el contacto directo con la gente. Los psicólogos explican perfectamente cómo en esa consulta personal normalmente el cliente le da todas las pistas que necesita al supuesto vidente o sanador”.

El experto dijo que, además, la Sociedad hizo una campaña para que quienes acuden a un vidente –“que son muy libres de hacerlo”–, pidiesen una factura legal y “las quejas que obtuvimos por parte de los astrólogos fueron mucho más terribles que cuando afirmábamos que la astrología no sirve para nada, porque muchos de los millones de euros que mueve la videncia es dinero negro”.

Entre los sucesos más recientes relacionados con la astrología, Armentia aludió a la confusión creada el 5 de mayo, fecha en la que confluyeron tres números iguales (05-05-05), que se unió a “una afirmación errónea de que iba a producirse una conjunción de planetas”.

Ello, añadió, “llevó a muchos astrólogos a asegurar que iban a producirse grandes cambios en todos los órdenes, pero, curiosamente, nadie miró al cielo para comprobar si esto era así”.

El día 5 “no hubo ninguna conjunción planetaria. Los planetas ese día ocupaban aproximadamente 120 grados del cielo, una tercera parte de una circunferencia, y eso no es una conjunción, pero nadie lo dijo porque nadie se preguntó si realmente el cielo presentaba ese día esa configuración tan peculiar”, indicó.
También criticó la utilización arbitraria de la numerología en algunas fechas y apuntó que “ya hay gente que está hablando del 6 de junio del próximo año (06-06-06), con las connotaciones satánicas que eso tiene”.

Contra la TV.

Javier Armentia fue muy crítico con la televisión, en la que “ese componente oculto, esotérico o paranormal tiene mucha venta porque el fenómeno inusual es lo que vende”.

Fuente: http://www.lanuevaprovincia.com.ar/05/05/23/55n123.sht

Author: Lalo Márquez

Share This Post On