La gente va a los parapsicólogos para pedir trabajo y salud

Son las 6 de la tarde y en el living del viejo caserón ubicado en Maipú se pueden ver imágenes de Cristo y alguna que otra Virgen, a un costado un mazo de cartas españolas y en una de las paredes cuelga un cuadro en el que se lee: Giovanni Perdichizzi, Parapsicólogo. En su aviso que publica en los clasificados de este diario anuncia que cura todo tipo de enfermedades.“Te diré las causas de esos problemas imposibles de resolver”. “Desato cuestiones laborales, amor, familia y negocios”. “Tu pareja te dejó, recuperalo ahora”. Éstas son otras de las frases que se pueden leer a diario en los anuncios clasificados de los periódicos de la provincia. Cada vez son más los astrólogos y parapsicólogos que ofrecen sus servicios orientados a solucionar los problemas de la gente mediante “herramientas” no tradicionales.

Los métodos utilizados son muy variados: la videncia, el tarot, la religión, los ángeles, la magia blanca o negra y hasta embrujos y hechicerías, forman parte del abanico de técnicas con las que, pago mediante, estas personas prometen la felicidad eterna a sus clientes. Luego de un sondeo hecho por Los Andes, se pudo saber que desde hace cuatro años quienes consultan a astrólogos y parapsicólogos ya no se preocupan tanto por temas de pareja, sino por su situación económica, la falta de trabajo o problemas de salud.

“Antes, la mayoría de las personas venía a verme porque su pareja lo había dejado, por un amor no correspondido o simplemente porque llevaba muchos años de novio y su pareja se negaba a casarse. Ahora estas consultas son las menos, la gente está preocupada porque no tiene trabajo o no le alcanza la plata, otros llegan angustiados porque les robaron”, asegura Mónica, quien dice trabajar con la religión africana mediante el ángel de la guarda de cada persona.

Ilusiones y decepciones

La última gran crisis económica sufrida en nuestro país en 2001, acrecentó el trabajo de quienes prestan este tipo de servicio, quienes a su vez aseguran que existen seudoprofesionales que engañan a la gente.

“Fui a uno de estos parapsicólogos porque pensé que no tenía otra solución a mi problema laboral, me dijo que me habían hecho un trabajo negativo, lo único que logré es que me sacara la plata y nunca cumplió lo que me prometió. Sólo se aprovechan de la gente que está desesperada”, afirmó Mirta, decepcionada.

Giovanni, el parapsicólogo italiano que vive en Maipú y asegura curar todo tipo de enfermedades, sueña con poder sanar a su ídolo, Roberto Sánchez (Sandro), del enfisema pulmonar que lo aqueja.

“Yo curo las enfermedades purificando la sangre de las personas y orando para que la persona reciba la ayuda de Dios, además de recomendar una dieta estricta según cada enfermedad. El cuanto a la unión de parejas, que por estos días son las consultas menores, se trabaja con fotografías unidas con alfileres, en el medio se pone una gota de sangre y se reza una oración que yo les doy”, confiesa Giovanni, quién asegura que algunos trabajos importantes le deparan más de un mes de oraciones.

La astrología, por su parte, es una mezcla de arte y ciencia que estudia la influencia de los astros sobre los acontecimientos de las personas y sus cultores dicen trabajar con la energía de la gente, siempre teniendo en cuenta el momento exacto de nacimiento de cada ser humano.

“Hoy en día la gente, por falta de trabajo y problemas económicos, busca una solución mágica a sus inconvenientes y caen en los parapsicólogos. Esto tiene que ver entre otras cosas con que la gente deja de confiar en sus religiones para buscar una solución rápida. Para mi trabajo pido fecha, lugar y hora de nacimiento, y según la posición de los planetas hago un informe por escrito; de ahí en adelante la persona toma conciencia de cómo puede proceder en el futuro para mejorar sus aspectos débiles”, comentó Susana, astróloga de profesión.

Por su parte, Azucena Agüero de Blanch, conocida como la astróloga de Carlos Menem, trabaja con transmutación de energía, técnica que aprendió de su maestro chino Lee. “Trabajo con talismanes y amuletos, con ambos se transmuta la energía para lograr el cometido que la persona pretende. Hace poco hicimos un amuleto para un conocido diputado de la provincia”.

Por Leandro Sturniolo

Fuente: LosAndes.com.ar

Author: Lalo Márquez

Share This Post On