Prosigue controversia sobre aparición de OVNI en cielo uruguayo

Montevideo, 9 abr (PL) Militares y científicos uruguayos discrepan hoy sobre el posible origen de un Objeto Volador No Identificado (OVNI), avistado por dos pilotos de aviones comerciales y pobladores del suroeste del país.El teniente coronel Walter Alvarado, al mando de un bimotor de la empresa Aeromás, volaba del aeropuerto de Ezeiza (Argentina) al de Carrasco (Uruguay) en la madrugada del lunes, cuando presenció el resplandor que duró entre 30 segundos y un minuto.

En declaraciones a periodistas relató que el comandante de un MD11 de la línea Lufthansa que sobrevolaba la zona descartó -alarmado- que podía tratarse de un meteorito, y aseveró mediante comunicación radial que lo observado tenía todas las cualidades de un misil.

Motivados por una fuerte explosión que hizo estallar algunos cristales de ventanas, luego de la aparición, los pobladores hablaron de una probable presencia extraterrestre.

En este contexto, la comisión receptora e investigadora de denuncias “OVNI” de la Fuerza Aérea uruguaya en su intento por esclarecer el caso manejó dos hipótesis.

Según especialistas, el objeto avistado es de fabricación humana y, en efecto, pudo tratarse de un misil.

Si se piensa en el resplandor, la respuesta estaría cercana al fuego que desprende al encenderse un “posquemador” o sistema que poseen las aeronaves de combate para lograr una máxima velocidad.

Pero el Departamento de Astronomía de la facultad de Ciencias de Montevideo descartó la víspera estas suposiciones.

Tras el análisis de las versiones, el profesor Gonzalo Tancredi elaboró un informe que concluye de manera preliminar que el OVNI era “un meteorito brillante”, conocido como “bólido o bola de fuego”.

El cinetífico considera que el fenómeno se debió al ingreso de material rocoso proveniente de un asteroide o de hielo de un cometa a la atmósfera.

Según el informe, el objeto, caliente por fricción con el gas atmosférico a una altura de 100 kilómetros, desarrolla una velocidad superior a los 10 kilómetros por segundo y provoca un desprendimiento de luz enorme.

La velocidad superior a la del sonido en el aire produce una onda de choque que al alcanzar la superficie provoca el estruendo escuchado, conocido como “boom sónico”.

ln/alc

Fuente: http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%7B948A0BAF-7B91-41C7-B4EA-357340068794%7D&language=ES

Author: Lalo Márquez

Share This Post On