Fenómeno Electrónico de Voz (EVP ó FEV)

Fenómeno Electrónico de Voz (FEV ó EVP por sus siglas en Inglés)
¿Voces del más allá?

Por James E. Alcock, PhD

Cuando hablamos sobre la comunicación con los muertos, usualmente nos referimos a “mediums” quienes hablan con los muertos en representación nuestra, o quienes permiten a los muertos hablarnos mediante ellos.

¿Qué pasaría si, si los muertos pudieran hablarnos directamente, sin intermediarios?

¿Si Sobrevives a la Muerte…?

Imagine por un momento que usted es una persona muerta, que su cuerpo ha muerto, pero su mente / personalidad / alma sigue viviendo. Usted se sorprende de esto, y quiere decírselo a la gente, especialmente a sus amigos escépticos, contarles todo – quiere comunicarse con nosotros.

¿Qué haría?

Usted no tiene alguna caja sonora por lo tanto no puede hablar. No tiene ni brazos ni piernas ni ningún medio para mover objetos. Pero usted es – como dicen – un “campo de energía”. ¿Podría comunicarse con nosotros por medio de interferencia con aparatos que se basan en otros campos de energía, un radio o una grabadora de cintas, por ejemplo?

Pero si usted pudo generar algunos sonidos en una grabadora de cintas ¿podría alguien siquiera detectarlos, o poner atención si lo hiciera? Muchas veces es difícil detectar señales débiles – y usted no es más que un fantasma, un espíritu, y probablemente sin demasiada energía.

Sin embargo, hay esperanza para los humanos, como lo señala Ray Hyman, porque los humanos somos los mejores detectores de patrones en existencia. La detección de patrones, en este ejemplo, sería la habilidad de discriminar señales de ruido.

¿Voces del Más Allá?

Esto es exactamente lo que está sucediendo, de acuerdo a algunas personas. Si usted escucha cuidadosamente, dicen, puede oir las voces de los muertos en grabaciones de audio.

¿Cómo suenan las voces de los muertos? Aquí hay dos ejemplos de grabaciones donde la gente afirma escuchar palabras habladas, las palabras de los muertos.

Lo siguiente es de la página web http://members.tripod.com/~GSOLTESZ/evp.htm#listen:
“En esta grabación FEV (EVP), puede usted escuchar una voz diciendo casi en agonía, … ‘Sálvenme.’ Quizá tenga que escucharla un par de veces pero la encontrará fácilmente. Esta grabación solo ha sido realzada por mí utilizando un programa de edición de sonido. La razón para esto fue para disminuir el ‘ruido’ y ‘resaltar’ la voz.”

Sálvenme
(Pulse sobre el enlace para escuchar el archivo .wav)

Aquí hay otros dos ejemplos del Dr. Michael Daniels, psicólogo y parapsicólogo (www.mdani.demon.co.uk)

Ejemplo 1
Ejemplo 2

El sitio web instruye que:
“Para escuchar las voces mejor debe escucharlas a volumen máximo con audífonos. En los dos casos deberá poder escuchar una definitiva voz masculina en ‘Inglesa’. Quizá requiera volver a repetir las grabaciones varias veces para poder distinguir las palabras, que son bastante indistintas. La primera grabación parece estar diciendo algo como ‘¿te gustan las patatas?’ (‘do you like potatoes?’). El segundo clip me suena a mí como ‘cinco treinta y cuatro ojos’ (‘five thirty and four-eye’). A usted se le pueden figurar diferentes palabras”. (El Dr. Daniels señala que existen opiniones divididas sobre la realidad del FEV).

Fenómeno Electrónico de Voz (FEV ó EVP)

Así que – no es fácil escuchar las voces ¿o sí? Estos son ejemplos de lo que es llamado fenómeno electrónico de voz, o FEV (EVP por sus siglas en inglés: Electronic Voice Phenomena).

Nos informa otro sitio web que:

“El FEV es un proceso donde partes inexplicables de voz o voces están integradas en grabaciones en cintas magnéticas por un proceso que aún no es comprendido totalmente. La voz ‘fantasma’ integrada puede ser escuchada cuando es tocada una cinta magnética de audio en una grabadora común.” (www.hauntedhike.com)

De nuevo, la Web nos informa que:

“Típicamente las grabaciones solo duran unos cuantos minutos. Esto es porque se requiere concentración intensa para poder escuchar las voces en la grabación, la cual usualmente tiene que ser repetida varias veces para poder descifrar el diálogo. Se recomienda el uso de audífonos”. (www.mdani.demon.co.uk)

La mejor manera de entender el desarrollo del FEV es regresarnos un poco en el tiempo.

Con el levantamiento del Espiritualismo comenzando con los “misteriosos golpeteos” de las hermanas Fox en el siglo diecinueve, han habido muchos intentos para “contactar a los muertos”, mientras se afirma estar participando en un estudio científico.

Thomas Edison vio una nueva tecnología, parte de la cual él inventó, como medio por el cual contactar espíritus que podrían estar tratando de contactarnos a nosotros. Aparentemente, trató de hacer contacto por medio de un tipo de aparato fonógrafo en los 1890s. Luego, a finales de los 1920s, trató de hacer contacto con las almas de sus seres queridos fallecidos por medio de un tipo de equipo químico especial. Se ha afirmado que las voces de espíritus se capturaron primero en discos fonográficos en 1938, siete años después de su muerte.

Sin embargo, no fue sino hasta con Friedrich Jürgenson (1903-1987) que el estudio de los FEV realmente comenzaron. Jürgenson fue de cierta forma un Hombre Renacentista – un arqueólogo, filósofo, lingüista, pintor comisionado por el Papa Pio XII, cantante, grabador, y creador de documentales… el interés de Jürgenson en el Fenómeno Electrónico de Voz comenzó aparentemente cuando, después de haber grabado los cánticos de aves con una grabadora de cinta, pudo escuchar voces humanas, aún cuando no había nadie en las cercanías.

Este evento sorpresivo naturalmente picó su interés, y llamó su atención a hacer grabaciones de nada – o sea, grabaciones hechas en un lugar callado con nadie alrededor. Él continuó detectando voces en estas grabaciones, y sus estudios lo llevaron a la publicación en 1964 de su libro Rosterna fran Rymden (‘Voces del Espacio’).

Subsecuentemente reconoció algunas de las voces que su grabadora había recogido, incluyendo una de su madre, quien lo llamaba por su apodo de cariño. Sin embargo, como decimos en donde yo vengo, su madre ya estaba ‘del otro lado del pasto’; o sea, ya había fallecido. Le pareció natural asumir que se estaba comunicando desde la tumba. Por eso, llegó a la conclusión que todas las voces que había grabado eran voces de muertos. En 1967, publicó Sprechfunk mit Verstorbenen (‘Radio-enlace con los Muertos’).

El Dr. Konstantin Raudive (1906-1974), un estudiante de Carl Jung, fue un psicólogo Letón quien impartía en la Universidad de Uppsala en Suecia. Había estado toda su vida preocupado con intereses parapsicológicos, y especialmente con la posibilidad de vida después de la muerte, y se mantuvo en contacto cercano con importantes investigadores psíquicos británicos.

En 1964, Raudive leyó el libro de Jürgenson, Voces del espacio, y se impresionó tanto que arregló una entrevista con Jürgenson en 1965, Luego trabajó con Jürgenson para hacer algunas grabaciones FEV, pero sus primeros esfuerzos produjeron pocos frutos, aunque creyeron que podían escuchar voces muy débiles y opacas.

Sin embargo, una noche, mientras escuchaba una grabación, claramente oyó un número de voces – y cuando tocó la cinta una y otra vez, llegó a entender todas ellas – algunas de las cuales estaban en Alemán, algunas en Letón, algunas en Francés. La última voz en la cinta – una voz de mujer – decía ‘Va dormir, Margarete’.

Raudive escribió después (en su libro Breakthrough): “Estas palabras me dejaron una profunda impresión, ya que Margarete Petrautzki murió recientemente, y su enfermedad y muerte me afectaron de gran manera”. Sorprendido por esto, comenzó a investigar dichas voces por sí mismo, e invirtió mucho de sus últimos 10 años de vida explorando el fenómeno electrónico de voz. Con la ayuda de varios expertos en electrónica, grabó más de 100,000 audiocintas, muchas de las cuales fueron ellas bajo lo que el describió como “estrictas condiciones científicas”. Colaboró a veces con Hans Bender, un conocido parapsicólogo alemán. Se involucró a más de 400 personas en su investigación, y aparentemente todos escucharon las voces. Esto culminó en la publicación de su libro Breakthrough en 1971, mencionado anteriormente. Su impacto fue tal que este fenómeno es referido muchas veces simplemente como “voces Raudive”.

Raudive desarrolló varias metodologías distintas para grabar FEV, y las refirió como:

1) Voces por micrófono: uno simplemente deja corriendo la grabadora de cintas, sin nadie hablando; indicó que incluso uno puede desconectar el micrófono.
2) Voces por radio: uno graba el ruido blanco de un radio que no esté sintonizado en estación alguna.
3) Voces por diodo: uno graba de lo que es esencialmente un cristal que no está sintonizado a estación alguna.

Raudive delineó un número de características de las voces (como son presentadas en Breakthrough):

1) “Las voces de las entidades hablan muy rápidamente, en una mezcla de lenguajes, algunas veces tantas como cinco o seis en una frase.”
2) “Hablan en un ritmo definido, que parece forzado en ellos.”
3) “El modo rítmico impone una sentencia o frase acortada, tipo telegrama.”
4) Probablemente debido a esto, “… las reglas gramaticales son frecuentemente abandonadas y abundan los neologismos.”

Obviamente, para los escépticos, estas características son lo que uno esperaría si realmente las “voces” son simplemente mal interpretaciones de ruido “blanco” aleatorio.

FEV Hoy en Día

Los parapsicólogos serios de hoy virtualmente no muestran interés en los FEV, y los reportes modernos en la literatura parapsicológica no encuentran evidencia de nada paranormal en tales grabaciones. Eso, claro, no disuade a los devotos: se afirma que existen más de 50,000 sitios en Internet dedicados al FEV. De nuevo, un ejemplo del Internet:

“En corto, el fenómeno electrónico de voz (FEV) es el proceso de capturar mensajes del mundo espiritual, incluyendo nuestros seres queridos en el Cielo, utilizando una grabadora de cintas ordinaria. Sí, alguien en su familia o su amigo especial quien ha fallecido, puede grabar o imprimir su voz en su cinta. No es del ámbito de nuestro sitio [web] explicar completamente el FEV, pero por favor siéntase en confianza para visitar los enlaces de aprendizaje siguientes para más información. Nuestro sitio está diseñado para ayudarle, al principiante, a tener éxito con los FEV.” (www.paranormalnetwork.com)

Y ahora se afirma que uno ni siquiera necesita estar callado mientras se hacen las grabaciones – las voces muchas veces aparecen en el fondo mientras uno está grabando una conversación. Considere estos ejemplos (de www.paranormalnetwork.com).

Ejemplos:

¿Voces de los muertos?
Aquí, se nos dice que escuchemos la voz susurrante de una mujer diciendo “todos volteamos hacia acá” (“we all turn this way”) o “todos volteamos hacia allá” (“we all turn that way”) grabada por “Karen and Jill” en la tumba de Edgar Allen Poe en su cumpleaños. (La parte sobresaliente de la grabación es repetida cinco veces para que pueda captarla).
[Escuchar]

¿Voces de los muertos?
A mitad de la grabación, se nos dice que una voz susurra “¡Pat!”
[Escuchar]

No hay fin para los esfuerzos que hace la gente para encontrar “voces”. Por ejemplo, se afirma que:

“Algunas voces de espíritus o entidades están muy cercanas al nivel de estática del fondo; otras pueden ser escuchadas claramente. Si el diálogo es difícil de entender, recuerde que los espíritus hablando pueden estar hablando en un lenguaje o diálogo que no está en uso común hoy en día. Las voces también pueden estar en reversa, usted necesitará una computadora para reversar esto para escucharlo.” (www.blueskies.org)

Como también otro ejemplo del desenfrenado entusiasmo y creatividad asociado con encontrar voces, considere la Asociación Americana del Fenómeno Electrónico de Voz. Su sitio web nos informa que:

“La membresía incluye gente que registra voces paranormales, imágenes e información de amigos y seres queridos al otro lado por medio de grabadoras de cinta, teléfonos, máquinas de fax, televisión, computadoras, y video grabadoras.”
“El FEV ha sido presentado en publicaciones técnicas tales como ‘Popular Mechanics’ y ‘Wireless World’. Se ha mostrado recientemente en una película llamada ‘El Sexto Sentido’. Sarah Estep, uno de los principales registradores FEV del mundo, ha sido presentada en canales de cable como Discovery y Sci-Fi con sus numerosas grabaciones FEV. ¿El por qué es que los FEV siguen siendo desconocidos por el público general continúa sorprendiéndonos. El FEV puede proveer un enorme sentido de alivio para quien ha perdido un ser querido y una prueba documentada para los investigadores de lo paranormal.”

Y si uno navega la red, tarde o temprano, encontrará sitios que ofrecen a la venta aparatos que le ayudarán a obtener mejores grabaciones.

Explicaciones Posibles

Bueno, si las voces no son espíritus ¿qué son?

1) Transmodulación o modulación cruzada. Este es un fenómeno común; Yo me percaté de ella por primera vez en los 1960s cuando mi “grabadora” captó claramente una estación de radio local, que uno podía escuchar entre cortes.
– Pero Raudive descartó esta posibilidad, diciendo que no puede ser radio ya que uno nunca escucha música u otros elementos obvios de radiotransmisiones.

2) Apofenia. Esto se refiere un común fenómeno perceptivo donde espontáneamente percibimos conexiones y hallamos significado en cosas no relacionadas. En otras palabras, involucra el ver o escuchar patrones donde en realidad, no existe ninguno. Un ejemplo visible es la prueba de la mancha de tinta Rorschach.

Podremos ser los mejores detectores de patrones en existencia, pero no todos los patrones que encontramos tienen algún significado objetivo. Sin embargo, una vez que pensamos que hemos encontrado un patrón, es difícil ignorarlo, y generalmente, lo tomamos como significativo. Un ejemplo común de apofenia ocurre cuando la gente está en la regadera, y equivocadamente piensa que escucha el timbre de la puerta o del teléfono. El ruido blanco producido por la regadera contiene un amplio espectro de sonidos, incluyendo aquellos que hacen sonar los timbres. El oído capta ciertos sonidos del espectro, y “detectamos” un patrón vagamente correspondiente a una campana.

(La apofenia es virtualmente un sinónimo con lo que se ha llamado Pareidolia, una ilusión que involucra un error de percepción de un estímulo externo; un estímulo oscuro que es visto como algo claro y definido. Ejemplos incluyen casos como cuando miles de personas en Nuevo México vieron la cara de Jesús en un trozo de tortilla en 1978. Esta percepción, o error de percepción, no involucra esfuerzo conciente o de ninguna preparación o ajuste mental, y la ilusión no se desvanece ni cuando uno pone atención al estímulo porque es tan ambiguo que no tiene ningún significado objetivo.
(Ver http://thefolklorist.com/ para más ejemplos)

Aunque usted podría aceptar la apofenia como una explicación de voces apenas discernibles de la estática, como en los primeros ejemplos mencionados ¿podría explicar las “voces claras” en los últimos ejemplos (¿recuerda la palabra “Pat” de la grabación?) Claro, antes que nada, las extrañas voces, si realmente están ahí, podrían ser el resultado de interrupciones intencionadas o sin intención de gente real en el fondo – las grabaciones no fueron hechas bajo ningún tipo de condición controlada. Segundo, como se discute abajo, es fascinante qué tan sencillo es para nuestros cerebros interpretar ciertos patrones de ruido como palabras, una vez que conocemos qué palabras se suponen ser.

¿Qué está sucediendo?

La percepción es un proceso muy complejo, y cuando nuestros cerebros tratan de encontrar patrones, estos son guiados en parte por lo que esperamos oír. Si usted está tratando de escuchar a su amigo mientras conversan en una habitación ruidosa, su cerebro automáticamente toma porciones de sonido y las compara contra posibles palabras correspondientes, y guiado por el contexto, muchas veces “escuchamos” más claramente que los patrones de sonido que llegan a nuestros oídos podrían representar. De hecho, es relativamente sencillo demostrar en un laboratorio de psicología que las personas fácilmente pueden llegar a escuchar “claramente” incluso voces bastante opacadas, mientras tengan frente a ellas una versión impresa de las palabras que se les están diciendo. El cerebro junta la señal visual y la alimentación auditiva, y realmente “escuchamos” lo que se nos informa que se nos dice, aunque sin esa información, no podríamos discernir algo. Yendo un paso más adelante, y podemos demostrar que la gente puede “escuchar” voces y palabras claramente no solo en el contexto de voces opacadas, sino en un patrón de ruido blanco, un patrón en el cual no existe voz alguna.

Dado que podemos demostrar rutinariamente este efecto, es simplemente parsimonioso sugerir que lo que la gente escucha en los FEV es también el producto de nuestros propios cerebros, y sus expectativas, en vez que las voces de nuestros seres queridos ya fallecidos.

Podemos describir el proceso, que va desde una predisposición mental de expectativa a percepción a asombro a creencia de la siguiente manera general (ver gráfica): Se nos dice que se han hecho grabaciones donde sin alguien alrededor que contiene voces misteriosas. Esto crea una expectativa que nos motiva a tratar de discernir voces. O sea, debemos presumir que puede haber algo ahí, o no perderíamos nuestro tiempo escuchando. Si otros nos han dicho lo que las voces parecen decir, esta expectativa influencia nuestra percepción auditiva. Claro está que, si reproducimos la misma grabación una y otra vez, como explícitamente se nos recomienda por algunos de los sitios Web citados anteriormente, y si hacemos todo lo que podemos para enfocar nuestra atención al “ruido” (quizá escuchando con audífonos, de nuevo recomendado por algunos sitios Web), entonces no solo incrementamos la posibilidad de discernir voces si realmente están ahí, sino que además maximizamos la oportunidad para el aparato perceptivo en nuestro cerebro para “construir” voces que no existen, para detectar patrones que concuerden con nuestras expectativas. Luego, una vez que “escuchamos” las voces, es fácil, dada la predisposición mental que usualmente está involucrada, atribuirlas a individuos fallecidos. Es posible que esta interpretación pueda producir una impresionante reacción emotiva, y ya que ahora hemos escuchado lo que se nos preparó a escuchar (se satisfizo nuestra expectativa), crece nuestra creencia en la realidad de las voces de los muertos, y esto puede ser de varias formas gratificante. Es posible que tal resultado eleve la expectativa de que escucharemos más voces la próxima vez que escuchemos tales grabaciones.

¿Cómo desengañar al creyente?

¿Cómo puede ser persuadido alguien quien ha escuchado las voces a ser más crítico y a examinar posibilidades más mundanas?

Una discusión deliberativa y racional rara vez ayuda porque no se involucra lógica o evidencia clara. Los creyentes reportan una experiencia que fue altamente significativa y quizá altamente emocional para ellos – no algo que es desafiado fácilmente por la lógica. Más aún, existe una auto-selección de gente predispuesta a creer – las voces son compatibles con su sistema de creencias.

Recuerde – procesamos información en dos formas distintas a través de dos partes más o menos separadas de nuestro cerebro y sistema nervioso. Por un lado, parte de nuestro cerebro funciona en un nivel muy intuitivo / emocional / automático, y por otro lado, otra parte de nuestro cerebro funciona de acuerdo a la lógica y racionalidad que desarrollamos durante nuestras vidas. Estos dos sistemas frecuentemente producen resultados contrarios, y esto es especialmente cierto cuando se involucran fenómenos paranormales. El “creyente” elimina la contradicción situando al intelecto en línea con la interpretación, o sea, llegando a aceptar lo paranormal – en este caso, las voces – como realidad, y de esa manera reconfigurando el entendimiento intelectual del mundo para que la creencia en dicho fenómeno parezca ser racional. Con el tiempo, se desarrolla una creencia impenetrable la cual es soportada por una base muy substancial de experiencias personales (interpretadas de tal manera como para apoyar la creencia paranormal), así como también evidencia anecdótica proporcionada por otros.

Es muy difícil cambiar esas creencias que se mantienen tan profundamente, especialmente si incluyen un componente emocional significativo. Considere este ejemplo: En mi trabajo como psicólogo clínico, un padre quería que yo “curara” a su hijo homosexual. Le pregunté al padre ¿qué tan sencillo sería para mí convertirlo a él (al padre) en una persona homosexual? “¡¡¡De ninguna manera!!!”, dijo. Le dije que sería similarmente tan dificultoso convertir a su hijo en una persona heterosexual como lo sería convertirlo a él, al padre, en una homosexual. Afortunadamente, él captó el punto y llegó a aceptar a su hijo como era. Mi punto es este: Cuando preguntamos cómo convertir creyentes en escépticos, mejor preguntemos: “Qué tan fácil sería para mí el persuadirle a usted que las voces en una grabación realmente son espíritus de los muertos?” bueno, eso es probablemente tan sencillo como sería persuadir a creyentes devotos que sus creencias sobre las voces son erróneas.

Lo que las voces de Raudive nos enseñan es que la gente inteligente – porque no hay duda que Raudive fue un hombre inteligente – puede llegar a creer fervientemente en fenómenos que con toda probabilidad no existen. Hay una lección en esto para todos nosotros, porque de igual manera seguramente podríamos estar equivocados en algunos de nuestras propias convicciones que mantenemos tan profundamente. Es por esto que debemos apoyarnos en la ciencia como la avenida hacia la verdad en vez de en experiencias personales o reportes anecdóticos de otras personas. La ciencia, con su dependencia en información y su insistencia en buscar fuentes de error y en explicaciones alternativas, provee el mejor método que los humanos han producidos para protegernos contra el error y el autoengaño. Los Fenómenos Electrónicos de Voz son los productos de esperanza y expectativa; las afirmaciones se marchitan bajo la luz del escrutinio científico.

Sobre el Autor

James E. Alcock es profesor en el Departamento de Psicología en el Glendon College, de la Universidad York en Toronto, Canadá. Es asociado de CSICOP y un colaborador regular de Skeptical Inquirer. El Profesor Alcock también está en el arbitrio del Skeptic’s Toolbox anual, sostenida en Oregon cada verano. Primero impartió la conferencia anterior como presentación de Power-Point en su seminario.

Fuente: http://www.csicop.org/specialarticles/evp.html

Author: Lalo Márquez

Share This Post On