Un veterinario propugna homeopatía para los animales domésticos

Un veterinario portugués radicado en Brasil, Antonio Dias, aplica desde hace dos décadas con éxito los métodos homeopáticos al tratamiento de animales domésticos.

En la actualidad, los pacientes de sus terapias incluyen gallinas, canarios, papagayos e incluso otros animales mucho menos domésticos, como las cobras.

Dias recuerda sus propias dudas antes de aplicar por primera vez a un animal -un toro- una terapia que toma en consideración las características físicas y emocionales del paciente.

“Según los principios científicos, la homeopatía no debería haber surtido el efecto que tuvo, ni con la rapidez que lo hizo”, comenta el veterinario luso.

Funcionario de una empresa estatal de desarrollo agrícola en el Estado de Bahía, un día llevaron ante Dias a un toro enfermo al que no mejoraba ninguno de los tratamientos que le habían aplicado.

Cuando se barajó la hipótesis de administrarle un tratamiento de costo muy elevado y sin garantías de éxito, el portugués propuso recurrir a la homeopatía.

Un día después de iniciar la terapia, el animal comía con apetito y a los tres días le dieron de alta.

Basada en el principio de que “el semejante cura al semejante”, la homeopatía era para Antonio Dias algo “medio empírico”, hasta que se animó a experimentar con animales.

El veterinario explica que los medicamentos homeopáticos que se administran a los animales, de origen vegetal, animal o mineral, son los mismos que toman los humanos, en dosis diferentes.

En Brasil, señala, resultan mucho más baratos que los fármacos tradicionales basados en la química y el recurso a estas terapias se ha extendido en el estado de Bahía.

Aunque aún existe escepticismo, la propia empresa para la que trabaja Dias cuenta ya con dos veterinarios homeópatas y ha decidido crear un centro experimental de producción orgánica, sin productos químicos.

“Aún no lo he intentado con los peces”, dice Dias, que considera que “para prescribir bien la homeopatía hay que conocer a fondo la fisiopatología”.


Fuente: http://www.informativos.telecinco.es/dn_18181.htm

Author: Lalo Márquez

Share This Post On