Una agresión invisible: El Ataque psíquico

Se llama ataque psíquico a toda influencia parapsicológica negativa o destructora que ejerce una persona sobre otra. Este ataque puede ser efectuado por el individuo conciente o inconciente.

            Se llama ataque psíquico a toda influencia parapsicológica negativa o destructora que ejerce una persona sobre otra. Este ataque puede ser efectuado por el individuo conciente o inconciente.


            Esta forma de agresión invisible es llamada de naturaleza parapsicológica diferenciada de la psicología, que es efectuada por insultos, amenazas, golpes, etc.


            Todos los humanos están dotados naturalmente de esta capacidad parapsicológica, el contacto mental con otra persona a través del pensamiento o la mirada impactará al sujeto de acuerdo a los deseos y emociones del mismo. No solamente se utiliza esta cualidad parapsicológica para hacer el bien o ayudar, sino que también se utiliza para hacer daño.


            El cerebro y la psiquis humana son muy débiles, los ataques psíquicos que recibimos ingresan a nuestra mente y desde allí comienza el proceso destructivo que puede ser físico o mental.


            El ritmo agitado y la lucha cotidiana por “ganarse el mango” nos ha alejado de la natural y lo espiritual, nos ha hecho más vulnerables a dichos ataques.


            Los síntomas más frecuentes en los ataques psíquicos son: fatiga, debilidad, agresividad, nerviosismo, depresión y miedo. El miedo a estos ataques es a veces peor que los propios ataques.


            En algunos casos, sin existir ataques, la persona altamente sugestionada elabora mentalmente un ataque psíquico creándolo por sí mismo y llegando hasta enfermarse gravemente y en el peor de los casos, morir.


Métodos de defensa y protección


            En primer lugar es indispensable desterrar al miedo. No autosugestionarnos negativamente para no quedarnos así a merced del atacante y de esa manera poder defendernos lo mejor posible.


            Si sospecháramos de quien es nuestro atacante, debemos evitar hacer notar ese conocimiento y disimular nuestros síntomas ante él, a fin de desanimarlo. Debemos cuidar nuestra higiene personal, ingerir alimentos más sanos, desterrando el alcohol y el tabaco


            El método de relajación y visualización es una técnica muy acertada para ayudarnos, eliminando las cargas negativas reemplazándolas por ondas positivas, vislumbrando un lugar de descanso (casa astral)-casa de descanso), en donde solo podemos estar nosotros, donde se ven cosas bellas y positivas, una vez allí nos instalamos bajo una campana de cristal o debajo de una pirámide azul. Además de servir como protección, estos lugares rebotarán todas las energías negativas que puedan enviarnos.


            Además, es conducente recurrir a un profesional en parapsicología para apoyarnos psicológicamente, ayudarnos poniendo en marcha nuestra autodefensa psíquica autoprogramándonos positivamente con técnicas.


            La autoprogramación debe consistir en controlar nuestros propios anagramas negativos y rechazar o reparar de plano toda influencia parapsicológica negativa; para ello podemos darnos órdenes mentales que podemos repetirlas en estado de relajación, preferiblemente al despertar, antes de levantarnos y antes de dormir.


            Ejemplo: “Voy a tener una gran voluntad y nadie dominará mi mente, no me alcanzará mal alguno, no sufriré daños, ni físico ni psicológico ni parapsicológico, quiero que se me vaya todo el daño que me han hecho o que me puedan querer hacer, mi voluntad es poderosa y positiva”.


Por Julio César Burgos
Especial para Agencia NOVA
Licenciado en parapsicología-Investigador paranormal

Author: Lalo Márquez

Share This Post On