Descuartizados son víctimas del satanismo

Sacrificio de animales, descuartizamientos humanos y tumbas profanadas son algunos de los actos atribuidos a los adoradores de Satanás.

Entre la maleza surge una serie de cruces, un penetrante olor a heces fecales impregna el viento y el sonido de grillos delatan que el lugar está completamente solo.

Este tipo de ambiente ha convertido a los viejos cementerios de Tegucigalpa en escenario de lo que muchos religiosos califican como centros de ritos satánicos.

Para el sacerdote Juan Ramón Barrera ese tipo de hechos contrarios a los valores morales y religiosos se han incrementado en los últimos años.

“La mayoría no conocemos muy a fondo sobre satanismo. Dicen que muchas sectas satánicas son las responsables de los descuartizamientos de personas, pero dichas versiones sólo tienen de un cinco a diez por ciento de credibilidad”, afirma Barrera.

La pobreza, el desempleo y la falta de orientación a la juventud

son de acuerdo al sacerdote las causas principales por las que muchos niños y jóvenes buscan integrarse a agrupaciones negativas.

Sobre la existencia de sectas satánicas en Honduras, el religioso opina que “hay quienes se valen de muchos medios para incrementar la delincuencia mediante ritos satánicos. No he estado frente a ninguna secta de esas, pero de que las hay en Honduras, las hay”. A pesar de que los casos de descuartizamiento de personas han surgido con cierta frecuencia en Tegucigalpa, Choluteca y especialmente San Pedro Sula, en el Ministerio Público se cuenta apenas con escasos registros, ya que este tipo de delitos no suelen ser denunciados por la población.

Según los reportes, la mayoría de los descuartizados son víctimas en los ritos satánicos que se practican en el país.


Magia negra para ridiculizar al cristianismo


De acuerdo a investigadores religiosos, existen diversos ritos practicados por los miembros de sectas satánicas, para los cuales utilizan símbolos gráficos que tallan en piedras o dibujan sobre cualquier superficie.

Uno de los símbolos más reconocidos por su aparición en películas de terror es la cruz invertida, la que durante los ritos de justicia satánica se coloca en el cuello de las víctimas, en especial si se le ha acusado de traición.

El triángulo es otra de las figuras utilizada en rituales diabólicos cuyo tamaño puede variar, pero que por lo general se dibuja en el piso para que el demonio pueda aparecer durante una ceremonia especial.

De acuerdo a la explicación de líderes cristianos, en la mayoría de los ritos satánicos se utiliza sangre animal o humana para imitar al cristianismo y así como Cristo derramó su sangre para el perdón de pecados, de la misma manera los satánicos utilizan sangre para sellar sus pactos y lograr sus propósitos.

La magia negra es uno de los ritos más practicados por brujos y adivinos durante el cual se blasfema contra Dios y se ridiculiza el cristianismo.


Atendiendo ritos satánicos Mareros son fanáticos de los desmembramientos


Cuando Leticia, de 18 años, escucha hablar sobre satanismo, no se sorprende.

Durante dos años formó parte de una de las maras más numerosas de Tegucigalpa, agrupación en la que se refugió al abandonar su casa debido a la desintegración familiar y a las golpizas que le daba su madre.

“En mi casa me hacía falta la comida y también el amor, por eso busqué la calle y las drogas. Un día conocí a unos mareros y me acerqué a ellos porque ellos se trataban como si fueran una familia, algo que nunca vi en mi casa”, dice Leticia.

La joven relata que en algunas ocasiones escuchó pláticas entre sus compañeros en las que se referían a descuartizamientos que harían al día siguiente.

“Algunos de mis compañeros eran satánicos. Yo nunca participé en ningún rito, pero sí recuerdo decir a unos que hablaban con el diablo”, comenta la joven sentada en una de las bancas de un centro de rehabilitación cristiano.

Leticia comenta que ella sentía miedo de participar en ese tipo de actividades, por lo que prefería mantenerse en silencio para evitar problemas.

“Yo oí a unos compañeros comentar sobre descuartizamientos que iban a hacer, eran fanáticos de matar a la gente partiéndola en pedazos”, asegura.

Esa información, sin embargo, no era del dominio de todos los miembros, si no de unos cuantos, dispuestos a cometer todo tipo de crímenes.

“Decían que les iban a arrancar el corazón a los primeros que pasaran y que se lo iban a comer. Eso era terrible pero yo le agradezco a Dios que me haya rescatado de la vida que llevaba”, afirma Leticia, quien desde hace dos años se retiró de su pandilla.

Jóvenes como Leticia son, de acuerdo a estudiosos del tema, las presas más fáciles para reclutamiento en las sectas satánicas.

De acuerdo a un informe del Programa Nacional de Prevención, Rehabilitación y Reinserción Social de Personas vinculadas a Maras y Pandillas, se estima que existen 489 grupos de maras a nivel nacional.

A muchos de sus integrantes se les asocia con la práctica de sacrificios humanos en ritos satánicos y aunque pudiera parecer una casualidad, es en el departamento de Gracias a Dios el único lugar del país donde no existen.


Líder de la iglesia de Satán “No hacemos sacrificios porque amamos la vida”


Muchas son las versiones en torno al tipo de actividades y ritos que practican los miembros de organizaciones satánicas, sin embargo, la mayoría desconoce la posición de sus líderes.

“Existen muchos mitos y tabúes, las historias de que se sacrifican niños y animales o que se matan personas en nuestras sectas pero esto no es más que un invento de la Iglesia Católica”, afirma un “sacerdote” satánico.

De acuerdo a los satanistas, sus miembros no son delincuentes, ni asesinos, ni se pasan la vida en el sacrificio de gente en extraños rituales, pues la vida es uno de sus principales valores.

“Los satanistas somos personas que celebramos la vida, no nos obsesionamos con la muerte y vivimos la vida al máximo, de ahí es porque el día más importante para nosotros es nuestro cumpleaños”, aclara el líder.

Con respecto a la imagen de la cabra que para la iglesia representa al mal, los satanistas tienen un concepto muy diferente.

Su filosofía enseña que el macho cabrío, así como otros animales cornudos en general, han sido desde la prehistoria un símbolo de fecundidad, sexualidad y vida.

“Los cristianos fueron quienes empezaron a identificar al animal cornudo con el mal, lo cual no es más que una imagen falsa y propia de una religión que niega el placer y la vida, y que en su lugar glorifica la muerte y el sufrimiento”, asegura el satanista.

El amor a la vida, la libertad, la sed inagotable de conocimientos y el tener el dominio propio sobre la vida misma, son algunos de los valores que afirman tener los miembros de una secta satánica.

La versión cristiana y la versión de los satánicos sobre sus sectas difieren enormemente, quien tiene la verdad?, esa respuesta sólo puede hallarse en la mentalidad de cada hondureño.


Fuente: http://tribuna.icomstec.com/news/index.php?id=51717&mode=2

Author: Lalo Márquez

Share This Post On
  • Carlos

    Señor, adiestra mis manos para la batalla y mis
    dedos para la pelea (Salmos 144:1).
    Señor, soy un guerrero tuyo en los últimos tiempos, úsame
    como arma en contra del enemigo (2 Crónicas 11:1).
    Mis armas de guerra no son de este mundo sino poderosas
    en ti para la destrucción de fortalezas (2 Corintios 10:4).
    Satanás, tú has perdido la guerra en los cielos (Apocalipsis 12:7).
    Que todos los enemigos que hacen la guerra contra
    el Cordero sean destruidos (Apocalipsis 17:14).
    No hago la guerra con la carne, sino con
    el espíritu (2 Corintios 10:3).
    Señor, truena sobre el enemigo, da tu voz con
    granizo y carbones de fuego (Salmos 18:13).
    Lanza tus flechas y dispérsalos, lanza relámpagos
    y destrúyelos (Salmos 18:14).
    Líbrame de mi poderoso enemigo y de los que
    eran más fuertes que yo (Salmos 18:17).
    Libérame y llévame a un lugar espacioso (Salmos 18:19).
    Soy tu martillo y tu arma de guerra (Jeremías 51:20).
    Haz hecho que mis enemigos me den la espalda y los
    destruiré, en el nombre de Jesús (Salmos 18:40).
    Soy tu ungido y me has liberado en gran manera (Salmos 18:50).
    Los moleré como polvo y los echaré como
    lodo de las calles (Salmos 18:42).
    Perseguí a mis enemigos y los alcancé y no
    volví hasta acabarlos (Salmos 18:37).
    Los herí para que no se levantaran y cayeron
    bajo mis pies (Salmos 18:38).
    Piso sobre el león y el áspid y hollaré al cachorro
    del león y al dragón (Salmos 91:13).
    Huello serpientes y escorpiones, y todo poder del
    maligno, nada me dañará (Lucas 10:19).
    Huello a los malvados, son cenizas debajo
    de mis pies (Malaquías 4:3).
    Me levantaré y desmenuzaré al enemigo (Miqueas 4:13).
    Reprendo a todo jabalí del campo, en el
    nombre de Jesús (Salmos 80:13).
    Reprendo a toda bestia que corretee en la selva (Salmos 104:20). s
    Reprendo a toda bestia del bosque que
    venga a devorar (Isaías 56:9).
    Reprendo a todo león del bosque que venga a matar (Jeremías 5:6).
    Cierro la puerta a toda rata demoníaca que pretenda
    entrar a mi vida, en el nombre de Jesús (Isaías 66:17).
    Ato y echo fuera a todo ladrón que quiera robar mis
    finanzas, en el nombre de Jesús (Juan 10:10).
    Ato y echo fuera a todo espíritu que quiera
    robarse mi gozo, en el nombre de Jesús.
    Ato, expongo y echo fuera a todo demonio que quiera
    entrar con sigilo a mi vida (2 Samuel 19:3).
    Señor, limpia mi templo y aleja a todo
    ladrón de mi vida (Juan 2:14-15).
    Señor, levanta una bandera en contrade toda inundación
    que el diablo quiera traer a mi vida (Isaías 59:19).
    Ato y echo fuera a todo espíritu familiar que quiera
    obrar en mi vida, en el nombre de Jesús (Isaías 8:19).
    Ato y reprendo todo demonio que quiera bloquear
    mi camino, en el nombre de Jesús (Mateo 8:28).
    Retiro de mi vida toda levadura de malicia
    y de maldad (1 Corintios 5:8).
    Reprendo y echo fuera de mi vida todo espíritu en forma
    de rana, en el nombre de Jesús (Apocalipsis 16:13).
    Ato y reprendo demonios en lugares altos, en
    el nombre de Jesús (2 Crónicas 11:15).
    Rompo toda partícipación con demonios a través de el pecado,
    sangre o sacrificios, en el nombre de Jesús (1 Corintios 10:20).
    Ordeno a todos los demonios que se alejen de mis
    hijos, en el nombre de Jesús (Marcos 7:29)
    Señor, exhibo a todo diablo humano en mi
    vida, en el nombre de Jesús (Juan 6:70).
    Señor, expongo a todo hijo del diablo que
    quiera entrar a la iglesia (Hechos 13:10).
    Que todo espíritu que se oculte de mí sea exhibido,
    en el nombre de Jesús (Josué 10:16).
    Que toda trampa oculta dirigida hacia mí
    sea exhibida (Jeremías 18:22).
    Me levanto en contra y reprendo toda
    acechanza del diablo (Efesios 6:11).
    Me libero de toda trampa del diablo, en el
    nombre de Jesús (2 Timoteo 2:26).
    No caeré en la condenación del diablo (1 Timoteo 3:6).
    Señor, que ninguna doctrina del diablo se
    establezca en mi vida (1 Timoteo 4:1).
    Anulo el poder de cualquier sacrificio hecho a los demonios en
    mi ciudad, región o nación, en el nombre de Jesús (Levítico 17:7).
    Ato y reprendo a Moloc y a todo espíritu que haya sido enviado
    para que mi destino no llegue a buen término (Levítico 18:21).
    Dame la fortaleza para cumplir mi destino (Isaías 66:9).
    Venzo a todo espíritu del anticristo porque mayor es el que
    está en mí que el que está en el mundo (1 Juan 4:4-5).
    Me libero de todo espíritu de error, en el
    nombre de Jesús (1 luan 4:6).
    Señor, no me dejes obrar en el espíritu incorrecto (Lucas 9:55).
    Me libero de todo espíritu de fornicación,
    en el nombre de Jesús (Oseas 4:12).
    Dame y déjame caminar en un espíritu superior (Daniel 6:3).
    Guardaré mi espíritu todo el tiempo (Malaquías 2:15). ¡
    Ato y echo fuera todo espíritu que quiera destruir mi vida
    en cualquier forma, en el nombre de Jesús (Marcos 9:20).
    Señor, despierta mi espíritu para hacer tu voluntad (Hageo 1:14).
    Ato y echo fuera a todo espíritu de estupor en mi
    vida, en el nombre de Jesús (Romanos 11:8).
    Ato y echo fuera a todo demonio de miedo y timidez,
    en el nombre de Jesús (2 Timoteo 1:7).
    Ato y reprendo todo espíritu de seducción que venga
    contra mí, en el nombre de Jesús (1 Timoteo 4:1).
    Ato y reprendo al ángel de luz, en el nombre
    de Jesús (2 Corintios 11:14).
    Rechazo todo ministerio apostólico falso, en
    el nombre de Jesús (2 Corintios 11:13).
    Rechazo todo ministerio profético falso, en
    el nombre de Jesús (Mateo 7:15).
    Rechazo todo ministerio falso de enseñanza,
    en el nombre de Jesús (2 Pedro 2:1).
    Muéstrame a todos los hermanos falsos (2 Corintios 11:26).
    Rechazo la boca que habla vanidad y la
    diestra de mentira (Salmos 144:8).
    Rechazo toda visión falsa y toda palabra profética falsa que
    haya sido manifestada sobre mi vida (Jeremías 14:14).
    Yo ato a Satanás, el engañador, para que no pueda engañar
    de ninguna forma en mi vida (Apocalipsis 12:9).
    Ato y echo fuera todo espíritu de autoengaño,
    en el nombre de Jesús (1 Corintios 3:18).
    Ato y echo fuera todo espíritu de hechicería que quiera
    engañarme, en el nombre de Jesús (Apocalipsis 18:23).
    Señor, que ningún humano me engañe (Mateo 24:4).
    Ato y reprendo toda fascinación que impida
    que obedezca la verdad (Gálatas 3:1).
    Pido que me sea dada palabra para dar a conocer con
    denuedo el misterio del evangelio (Efesios 6:19).
    Líbrame de la mano de hombres perversos
    y malos (2 Tesalonicenses 3:2).
    Los espíritus malignos se van de mi vida conforme
    escucho y hablo la palabra (Mateo 8:16).
    Reprendo, ato y echo fuera al vengativo (Salmos 8:2).
    Ato y echo fuera a todo espíritu que se arrastre y que
    quiera arrastrarse en mi vida (Ezequie18:1O).
    Que el martillo del perverso sea roto (Jeremías 50:23).
    Renuncio a toda sabiduría terrenal, animal
    y diabólica (Santiago 3:15).
    Echo fuera a los demonios y termino mi obra (Lucas 13:23).
    Que todo faraón que persiga mi vida sea
    ahogado en el mar (Éxodo 15:4).
    Reprendo a toda abeja demoníaca que quiera
    rodearme, en el nombre de Jesús (Salmos 118:12).
    Ato y echo fuera todo espíritu de Absalón que
    quiera robarse mi corazón para apartarlo del
    liderazgo ordenado por Dios (2 Samuel15:6).
    Dormíré bien y no me mantendrá despierto níngún
    espíritu de inquietud o insomnio (Salmos 3:5).

  • Carlos

    ORACIONES Y DECLARACIONES PARA ROMPER LOS PODERES DE LAS TINIEBLAS
    Que los asirios sean quebrantados en mi tierra (Isaías 14:25).
    Quebranta las puertas de bronce y corta los
    cerrojos de hierro (Isaías 45:2).
    Quiebro todo yugo de mi cuello y rompo todas mis
    ataduras, en el nombre de Jesús (Jeremías 30:8).
    Quebrántalos con vara de hierro y desmenúzalos
    como vasija de alfarero (Salmos 2:9).
    Quebranta el brazo del malvado (Salmos 10:15).
    Quiebra los dientes en sus bocas, quiebra los
    dientes de los leoncillos (Salmos 58:6).
    Aplasta al opresor (Salmos 72:4).
    Que los brazos de los malvados sean quebrantados (Salmos 37:17).
    Que los cuernos de los malvados sean quebrados (Daniel 8:8).
    Que los fundamentos de los malos sean
    quebrantados (Ezequiel 30:4).
    Que los reinos de Babilonia sean quebrantados (Jeremías 51:58).
    Que todos los arcos de los malvados sean
    quebrantados (Salmos 37:14).
    Quebranto caballos y jinetes (Jeremías 51:21).
    Quebranto el carro y al que en él suba (Jeremías 51:21).
    Quebranto a jefes y a príncipes (Jeremías 51:23).
    Que tu palabra en mi boca sea como martillo
    que quebranta la piedra (Jeremías 23:29).
    Quebranta toda muralla edificada por el enemigo en
    contra de mi vida, en el nombre de Jesús (Oseas 10:2).
    Que los ídolos y las imágenes de la tierra sean quebrantadas
    con tu poder, oh, Señor (Deuteronomio 7:5).
    Rompo y anulo todo pacto demoníaco hecho por mis
    antepasados, en el nombre de Jesús (Isaías 28:18).

  • Lalo

    Vaya! con esos rezos y pensamientos no me extraña como se cometen tantos asesinatos en nombre de dios…