La Numerología

Parte de estas definiciones son por Robert T. Carroll de skepdic.com

La atracción mística de cualidades básicas de números resultando en teorías extrañas sobre los poderes mágicos que pueden ser invocados o descubiertos llevando a cabo ciertas operaciones aritméticas. Tal creencia, basada en una idea de Pitágoras de que todos los hechos pueden ser reducidos a números, resulta en un error para comprender la verdadera naturaleza del concepto de número.

Para aplicar la numerología al nombre de una persona, por ejemplo, hay muchos diferentes sistemas en este “arte” para asignar números a las letras del alfabeto, sumarlas y llegar a una serie de cualidades, características, y hechos específicos que se dice se aplican a dicha persona. La dudosa naturaleza de la práctica se vuelve obvia.

Tres de los sistemas más populares entre muchos, muchos de dichos sistemas para determinar “números de nombres” se muestran a continuación:

A = 1 1 1
B = 2 5 2
C = 3 6 3
D = 4 9 4
E = 5 3 5
F = 8 8 6
G = 3 8 7
H = 5 3 8
I = 1 9 9
J = 1 9 1
K = 2 6 2
L = 3 5 3
M = 4 7 4
N = 5 7 5
O = 7 1 6
P = 8 5 7
Q = 1 6 8
R = 2 9 9
S = 3 3 1
T = 4 8 2
U = 6 8 3
V = 6 3 4
W = 6 3 5
X = 0 9 6
Y = 1 6 7
Z = 7 5 8

La tercera columna de números representa lo que es conocido como el Sistema Pitagoreano. Todos estos sistemas requieren que el usuario sume cada uno de los dígitos que representan cada letra en el nombre, y luego sumar los dígitos del número resultante, y repetir el proceso hasta llegar a un número menor que 10. Este dígito final es interpretado de acuerdo a la siguiente tabla:

1 – acción, agresión, ambición, liderazgo, propósito

2 – balance, pasividad, receptividad

3 – brillantez, alegría, versatilidad

4 – aburrimiento, resistencia, firmeza

5 – aventura, inestabilidad, sexualidad

6 – confiabilidad, domesticidad, armonía

7 – conocimiento, misterio, solidaridad

8 – éxito material, involucramiento en el mundo

9 – grandes logros, inspiración, espiritualidad

Puede ser visto que en la numerología no hay un estándar y no hay consistencia -mucho menos racionalidad- pero provee un método fácil para la persona crédula de jugar un juego satisfacedor sin tener que aplicar ningún poder intelectual al asunto.

La Gematria es una forma de numerología que emplea el alfabeto Hebereo, en el cual todas las letras también tienen valores numéricos.

Los numerologistas modernos, rápidos para adoptar nuevas tecnologías para probar ampliar viejos disparates, han recurrido ahora a una sistema de cómputo de números, la American Standard for Coded Interchange of Information, o mejor conocida por todos como código ASCII, para adentrarse más al alfabeto.

Otra definición más:

Numerología

La numerología es el estudio de los mensajes ocultos en los números y su influencia en la vida humana.

De acuerdo a un anuncio publicitario en la revista Parade (Feb. 25, 1996), el texto definitivo en numerología fue escrito por Matthew Goodwin, un graduado de la MIT quien una vez trabajó en el departamento de personal de una firma de arquitectos. Aprendió esta “ciencia de números” (como él la llama) de un empleado de la oficina. El anuncio es un seudo-artículo, un “infomercial” impreso, cuyo autor fue supuestamente J.J. Leonard, quien es probablemente Goodwin mismo, ya que el anuncio no tenía nada más que una invitación para enviarle $9.00 Dlls. para una lectura numerológica que costaba “$80.00 Dólares ó más”. En este anuncio, él explica como funciona la numerología:

Todo comienza con tu nombre y tu fecha de nacimiento. Son la información básica con la cual un numerólogo puede describirte, sin verte. Los valores numéricos son asignados a las letras en tu nombre. Sumando estas -con los números en tu fecha de nacimiento- en una multitud de combinaciones, un numerólogo establece tus números clave. El interpreta entonces el significado de estos números clave, los que resultan en una descripción completa de tus características personales.

De acuerdo al Sr. Goodwin, mediante la numerología tu puedes “ver todas las partes diversas de tu personalidad y cómo se combinan para hacer la persona que eres.” Esto te permitirá “aprovechar mejor tus atributos en una forma que no era posible antes.”

¿Cuáles crees que son las oportunidades numéricas de que (a) un grupo de números asociados con letras de tu nombre y fecha de nacimiento vayan a revelar quién eres y qué es lo que debes hacer con tu vida, o (b) que algún empleado haya descubierto cómo leer esos números? Yo digo que las oportunidades son cero.

Sin embargo, la numerología no debería descartarse sin un examen exhaustivo de su teoría básica. Desafortunadamente, no parece que haya ninguna. Se supone que debemos tomar la palabra del Sr. Goodwin de que la numerología funciona, aunque no tengamos idea de cómo funciona. Esto es, los numerólogos pueden producir una “lectura” para ti, tal y como los astrólogos y los biortitmistas pueden. Y te sorprenderías que tan “exacta” puede ser la lectura!! Tal vez ni siquiera estés al tanto de cómo tu pensamiento selectivo se ha vuelto tan apantallador por la exactitud de tu lectura.

Cuando te hacen una lectura, puedes encontrarte a ti mismo ignorando las partes que no aciertan a lo que tu eres, y enfocándote a aquellas otras partes que parecen acertar. Quizá puedan de hecho acertar o pueden acertar tu imagen de cómo te gustaría ser. No importa; si encajan, puedes caer en la trampa. Quizá puedas estar tentado a ir más allá y llamar a tu psíquico personal en uno de los hotlines de “amigos” psíquicos. (Creo que $9.00 Dlls. por una lectura numerológica puede ser barata, después de todo.) Los testimonios para la numerología y los psíquicos telefónicos son bastante similares. Se salvan matrimonios, se encuentran trabajos, se resuelven problemas personales, y se encuentra el amor.

Supongo que algo de lo atractivo de la numerología y los psíquicos viene del deseo de encontrar a alguien, incluso a un total extraño sin conocimiento de quién eres tú, quien te pueda decir que estás lleno o llena de habilidades y poderes escondidos y quien te pueda reforzar tus necesidades y emociones más internas. A veces, cada uno de nosotros nos sentimos no amados, incomprendidos, confundidos, y sin rumbo. Los testimonios suenan bien, un amigo puede ser un cliente satisfecho, y nosotros estamos vulnerables. Por otro lado, hay muchos quienes parecen estar esperando al siguiente vidente en el futuro, el pasado, el presente… no importa, mientras que alguien más esté haciendo la búsqueda y le diga qué hacer.

Pero el verdadero atractivo de la numerología, sobre digamos la lectura de la mano o de la bola de cristal u otros análisis y profecías no numéricas, es que los números le dan a la charlatanería un aura de autoritariedad mística y científica, especialmente si se involucran análisis estadísticos complejos. El anuncio de la lectura de $9.00 Dlls. por el Sr. Goodwin mencionaba citas de Pitágoras como padre de la numerología. Ciertamente, los Pitagroeanos fueron un culto con nociones esotéricas sobre el universo y los números, que incluían la noción de la armonía de las esferas. Y, no hay duda de que encontraron algo místico sobre las relaciones de lados de triángulos que hemos llegado a conocer como el teorema de Pitágoras. Pero no hay evidencia de que Pitágoras pensara que pudiera analizar a la personalidad de sus discípulos asignando números a las letras de sus nombres y a sus fechas de nacimiento. Por una parte, él se hubiera dado cuenta de la irracionalidad de tal noción. Diferentes lenguajes tienen diferentes alfabetos; diferentes culturas utilizan diferentes calendarios. Es suficientemente irracional pensar que el universo está arreglado de acuerdo a transcripciones numéricas de nombres, pero pensar que haya varias transcripciones equivalentes para acomodar diferencias culturales estresa los límites de la credibilidad casi hasta el infinito. Incluso si el Universo estuviera tan irracionalmente diseñado, ¿cómo podríamos saber cuál “lectura” de los números de una persona es la “correcta”? ¿Tiene el concepto “lectura correcta” un significado en esta así llamada “disciplina”?

Una cosa es reconocer que muchas cosas en el Universo pueden ser explicadas por la reducción de fórmulas matemáticas. Las formulaciones pueden ser probadas y demostradas como exactas o no. Es bastante diferente la afirmación de que de alguna manera el nombre que te dieron al nacer fue preordenado para coincidir con la fecha de tu nacimiento y ser coordinado con ciertos números para que cierta gente especial (los numerólogos!) pudieran calcular esta información y saber quién eres, qué es lo que serás, qué es lo que necesitas y sientes, y qué es lo que debes hacer. Es un largo, largo camino desde la admonición de Platón para conocer la geometría a aquellos que entraron a su Academia o de la afirmación de Galileo de que la Naturaleza estaba escrita en el lenguaje de las matemáticas, a la noción de que mi nombre es la clave de quién estoy predestinado a ser. Es una mala interpretación de la historia citar a científicos o místicos matemáticos quienes han estado enamorados de las matemáticas, como compañeros de viaje. En cualquier caso, aún si Pitágoras, Platón, Kepler, Galileo, y Einstein fuera todos numerólogos, esto no haría la teoría de la numerología ni siquiera un poquito más posible.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On