OVNIS, Secuestros y Antiguos Astronautas

Ben Bova escribe en su nuevo libro, “Ecos Débiles, Estrellas Distantes” acerca de la ciencia y la política de encontrar vida más allá de la Tierra.
Extraído del libro: “Ecos Débiles, Estrellas Distantes: La Ciencia y la Política de encontrar vida más allá de la Tierra”. Escrito por Ben Bova, © 2004. Algunas partes han sido editadas para el contexto. Vea Entrevista con Ben Bova (versión en español)






Creo que la vida existe más allá de la Tierra. Creo que la vida inteligente debe existir en alguna parte del vasto universo de estrellas y galaxias. Reconozco que hasta ahora, no hay evidencia que apoye estas creencias mías.





Ben Bova. <i>Imagen: benbova.net</i>” src=”http://sobrenatural.net/wp-content/blogs.dir/1/files/HLIC/d1ed37bf1422c67532c823e7aa0dba8b.jpg” width=75><BR><br />
<CENTER>Ben Bova. <I>Imagen: benbova.net</I></CENTER><br />
<HR width=
Precisamente porque soy un “creyente”, en este sentido, sigo siendo cautelosamente escéptico sobre afirmaciones de OVNIS, secuestros por seres de otros planetas y de astronautas antiguos. Es muy fácil caer en historias sin fundamento que nos dicen lo que queremos creer. Desearía ver una mínima parte de evidencia sólida y palpable; tal vez tanto como una persona lo haría en los tribunales de tránsito para probar que no estaba estacionada ilegalmente cuando le levantaron una infracción.





Digitales pinturas rupestres han sido parte de las señales enviadas al espacio profundo como indicadores de la percepción y representación humana. <i>Imagen: Instituto SETI/Arecibo</i>” src=”http://seti.astrobio.net/news/images/topics/messages.gif” width=100><BR><br />
<CENTER>Digitales pinturas rupestres han sido parte de las señales enviadas al espacio profundo como indicadores de la percepción y representación humana. <I>Imagen: Instituto SETI/Arecibo</I></CENTER><br />
<HR width=

Puedo relatar tres incidentes experiencia propia que han moldeado mi actitud acerca de los OVNIS: mi propio avistamiento OVNI, un análisis de laboratorio de una muestra de metal supuestamente tomada de un OVNI, y un encuentro con el temible Erich Von Daniken, autor de “Las carrozas de los Dioses” y libros similares.

Mi avistamiento OVNI. Estaba tomando un almuerzo con mi familia en el restaurante ubicado en lo alto de Prudential Tower en Boston. Era una clara y brillante mañana de domingo, y desde nuestro asiento al lado de la ventana podíamos toda la salida hacia las colinas de New Hampshire. De pronto, noté a lo lejos en el distante horizonte, una pequeña aeronave roja volando hacia atrás y adelante a velocidades imposibles, haciendo maniobras que ningún aeroplano humano podría hacer. ¡Un OVNI! Pensé.

Afortunadamente, había una plataforma de observación a un piso abajo del restaurante. Bajé corriendo y enfoqué uno de los telescopios sobre el OVNI. Resultó ser un cometa de un niño. Sin manera de juzgar su distancia real, mi mente asumió al principio que eso estaba en el horizonte. A esa distancia, sus trucos y velocidades eran fenomenales. A unas cuadras de distancia, eran absolutamente normales.





En un universo rebosante de estrellas, es difícil imaginar que no existe vida en alguna otra parte.

En un universo rebosante de estrellas, es difícil imaginar que no existe vida en alguna otra parte.




Un análisis de laboratorio. Cuando fui el editor de la revista Omni, trabajamos duro para seguirle la huella a las historias de OVNIs. De alguna manera siempre se desvanecen en el aire. Un día vino un caballero a mi oficina portando una astilla de metal que, afirma, había sido raspado del casco de un platillo volador. “No se asemeja a ningún metal sobre la Tierra”, continuaba repitiendo.

Eso nos impactó a mí y al resto del personal de la editorial ya que puede ser que sea bastante difícil rasguñar una astilla de tal metal. Sugerimos llevarlo a un acreditado laboratorio metalúrgico para su análisis. El visitante estaba muy renuente de hacerlo. Por último, después de varias horas, lo persuadimos para ir a Boston en compañía de uno de nuestros editores y tener la muestra analizada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (Massachusetts Institute of Technology). Accedió solo después que prometimos pagar todos los gastos del viaje.





El conjunto de radio telescopios Very Large (VLA) es utilizado por SETI para escuchar señales de radio producidas artificialmente desde el exterior de nuestro sistema solar.

El conjunto de radio telescopios Very Large (VLA) es utilizado por SETI para escuchar señales de radio producidas artificialmente desde el exterior de nuestro sistema solar.




El MIT informó que el metal era aluminio común, la materia de los sartenes y ollas de cocina. Pudo haber venido del caso de un platillo volador; el aluminio es un buen metal estructural para vehículos voladores. Pero ciertamente no era “distinto de cualquier metal en la Tierra”.

Erich Von Daniken. Fui invitado a aparecer en un panel de discusión televisado con Von Daniken en Toronto. Habló acerca de ciertos pasajes en el Viejo Testamento que demostraban que Moisés pudo haber utilizado un arma de láser contra los enemigos de los Israelitas. ¿Y dónde podría conseguir un láser en aquellos tiempos antiguos, a no ser de visitantes de otros planetas? Observando su presentación, comencé a entender la técnica de verdades a medias que él usaba. Cuando llegó mi turno para hablar, dije que usando la misma técnica utilizada por Von Daniken, podría demostrar que Manhattan fue construida por antiguos astronautas.

El presentador del programa estaba intrigado y me pidió que prosiguiera.

Hay un montón de evidencia de que la misteriosa Manhattan fue construida por astronautas antiguos. Por ejemplo: hay un parque en el centro de la isla que es perfectamente rectangular, pero no puedes ver su forma rectangular desde el suelo. Debes estar en lo alto en el aire, incluso tal vez en órbita, para ver la verdadera forma de Central Park. Además, también, las principales carreteras de Manhattan corren norte a sur, en la misma alineación que el campo magnético de la Tierra.

¿Cómo es que llama la gente a los edificios más altos en Manhattan? Rascacielos. ¿Hacia dónde apuntan estas torres? Hacia las estrellas. Por otra parte, hay una gigante estatua de cobre en la bahía de Manhattan que posiblemente ningún humano podría construir (Un equipo de humanos podría hacerlo y así fue, pero ningún individuo podría levantar la Estatua de la Libertad por sí mismo).

El anfitrión del programa y otros panelistas rieron a carcajadas. Von Daniken se retiró y regresó a su nativa Suiza.





El primer libro popular de ciencia dedicado a la cuestión de vida extraterrestre fue escrito en 1686.  En el prefacio a sus Conversaciones sobre la Pluralidad de los Mundos, el poeta y filósofo francés Bernard le Bovier de Fontenelle escribió: “He intentado tratar a la Filosofía en un buen modo no filosófico; He procurado traerla al punto donde sea ni demasiado seca para hombres y mujeres en el mundo ni demasiado alegre para los intelectuales”.  <i>Imagen: David Grinspoon, <a href= http://www.astrobio.net/news/article692.html target=_blank>Planetas Solitarios</a></i>” src=”http://sobrenatural.net/wp-content/blogs.dir/1/files/HLIC/307b7ec6c3f2cae3882e2d653f4fba32.jpg” width=350><BR><br />
<CENTER>El primer libro popular de ciencia dedicado a la cuestión de vida extraterrestre fue escrito en 1686. En el prefacio a sus Conversaciones sobre la Pluralidad de los Mundos, el poeta y filósofo francés Bernard le Bovier de Fontenelle escribió: “He intentado tratar a la Filosofía en un buen modo no filosófico; He procurado traerla al punto donde sea ni demasiado seca para hombres y mujeres en el mundo ni demasiado alegre para los intelectuales”. <I>Imagen: David Grinspoon, <A href=Planetas Solitarios




El escepticismo es una valiosa cualidad, aunque puede ser llevado muy lejos.

Thomas Jefferson no creía que los meteoritos fueran cuerpos de roca y metal que cayeron a la Tierra desde el espacio exterior. Cuando le informaron que dos profesores en Yale habían informado eso, él dijo, “Preferiría creer que dos profesores Yanquis pudieran mentir a creer que caen piedras desde el cielo”.

La esencia de la ciencia es medir y probar. Las ideas deben ser probadas antes de sean aceptadas como válidas. De hecho, este concepto de comprobación es central en el entendimiento científico. Cada idea, cada medición, debe ser probada para ver si persiste bajo una investigación.

Isaac Asimov dijo una vez que no tenía disputa con los reportes de OVNIs. “Son los OVNIS lo que me incomoda”, añadió. Si, hay objetos no identificados vistos en el cielo. Pero la conclusión de que esos objetos no identificados son visitantes extraterrestres no está sustentada por ninguna evidencia sólida, incluso después de más de medio siglo.

Déle vuelta al cuestionamiento. Mire el fenómeno OVNI desde el punto de vista de los supuestos visitantes de otros planetas. Si usted hubiera viajado a través de muchos años luz en el espacio y hubiera encontrado un planeta portando vida inteligente ¿confinaría sus actividades a acrobáticos vuelos en la oscuridad de la noche y secuestraría individuos al azar para oscuras investigaciones médicas? Es más probable que usted anunciaría su presencia de una forma inequívoca o se mantendría oculto a la detección humana mientras estudiaba la Tierra y a sus habitantes sin interferir con el objeto de su estudio.

Puede haber millares de civilizaciones extraterrestres altamente avanzadas. De hecho, sus representantes pueden estarse abarrotando en nuestro planeta. Simplemente no tenemos evidencia creíble de eso.

Durante la Guerra Civil Americana, cuando los informes de los campos de batalla a menudo no eran confiables, muchos periódicos usaban un encabezado que advertía a sus lectores que la historia que estaban a punto de leer pudiera no correcta. Este encabezado era: “Buenas noticias, si es que son ciertas”.

Así es como me siento con los reportes OVNI. Sería maravilloso saber que estamos siendo visitados por seres inteligentes provenientes de otros planetas. Pero dudo que sea cierto.

Fecha original : 2004-04-28
Traducción Astroseti : 2004-04-30

Traductor : Maria Luisa Hernández


Fuente: http://astrobiologia.astroseti.org/astrobio/articulo.php?num=800

Author: Lalo Márquez

Share This Post On