Atemorizan ‘cazamitos’ en Yucatán

Rechazan autoridades que grupos de personas, motivadas por “simples rumores”, salgan a las calles con escopetas para cazar a entes malignos

Página externa original:

Reportar enlace roto

Más Noticias Relacionadas:

Mérida, México (5 febrero 2004).- Mientras la presencia de entes malignos avanza en Yucatán y motiva con ello un ambiente de temor entre cientos de habitantes, la Secretaría estatal de Protección y Vialidad advirtió este miércoles que no permitirá e incluso sancionará a personas que usen armas en su afán de cazar a esos presuntos seres sobrenaturales.

Y es que, por segunda madrugada consecutiva, los habitantes de la comisaría de Texán Palomeque, en el municipio de Hunucmá, no durmieron y se lanzaron armados con el ánimo de matar a una supuesta mujer loba, que en los últimos días ha sembrado pánico entre pobladores de esa y otras comunidades de Yucatán, además de que ha destrozado a cientos de aves de patio y otros animales domésticos.

De nueva cuenta, armados con rifles, escopetas, pistolas y provistos de lámparas, los lugareños de ese lugar se organizaron por grupos y se internaron en el monte con el propósito de acabar de una vez por todas con ese ente, que según testimonios, es un ser peludo, de aproximadamente medio metro, que camina en dos patas y con ojos rojos brillantes.

Al respecto, el secretario estatal de Protección y Vialidad, Javier Medina Torre, amagó que esa autoridad no permitirá que grupos de personas, motivadas por “simples rumores”, salgan a las calles con escopetas y otras armas.

El funcionario estatal informó que ya giró instrucciones a todos los alcaldes y comisarios municipales del estado para que eviten que pobladores de esas demarcaciones realicen “batidas” con el afán de cazar a los presuntos entes diabólicos.

Medina Torre dejó en claro que “no queremos en medio de toda esta psicosis se linche a alguien o que alguna persona resulte herida”.

Asimismo, el jefe policiaco aseveró que la corporación a su cargo no va a perseguir “fenómenos irreales”, porque “la seguridad pública sólo atiene cosas reales”.

Y al tiempo que la mujer loba mantiene llenos de pavor a cientos de habitantes de comisarías de los municipios de Hunucmá, Umán e incluso en Mérida, en el oriente del estado de nuevo se ha desatado la psicosis en varias localidades por la presencia del “Huay kekén”, que en lengua maya significa perro diabólico.

En comisarías de los municipios de Opichén, Chemax, Valladolid y Tizimín, pobladores afirman haber visto al extraño animal, al que culpan de la muerte de cientos de pollos, pavos y otros animales de patio.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On