La quema de brujas del alcalde

Resulta que en este mismísimo instante la Plaza de Armas de Santiago está siendo despojada del único rasgo pintoresco que le iba quedando: las tarotistas y los tarotistas que ejercían sus poderes adivinatorios frente a la Catedral, quienes no podrán continuar escrutando en la vía pública, a cambio de unas chauchas, la suerte de los paseantes.

Página externa original:

Reportar enlace roto

Author: Lalo Márquez

Share This Post On