La caída de la noche fuerza el aplazamiento del rastreo intensivo en León y Pale

La Guardia Civil de León dio por concluido con la caída de la noche el rastreo intensivo, hasta el momento sin éxito, en la zona entre León y Palencia en la que, al parecer, cayó ayer un fragmento de meteorito. Así lo confirmó Ibán Fernández, uno de los vecinos de Renedo de Valderaduey (León) que participó a lo largo de la jornada con la Benemérita en las labores de búsqueda de algún posible resto de meteorito en la franja de unos veinticinco kilómetros entre esta localidad y el municipio palentino de Guardo, donde diversos testigos aseguraron ver caer ayer una «bola de fuego incandescente».

Diversas patrullas de la Guardia Civil prosiguieron desde primeras horas de la mañana las labores de rastreo después de que el intento de localización de los restos del supuesto meteorito comenzase en la noche de ayer, cuando el Instituto armado confirmó su impacto en algún punto de este área geográfica.

Un helicóptero de la Comandancia de la Guardia Civil de León, procedente de la Base Aérea de La Virgen del Camino, colaboró en la búsqueda, sobrevolando durante la mañana buena parte de la montaña palentina, mientras que durante varias horas de la tarde se desplazó por las inmediaciones de Renedo de Valderaduey, según Fernández.

En esta última zona se centraron las labores a rastreo a pie, especialmente en el paraje conocido como El Pandillo, donde numerosos vecinos recorrieron parte de un valle en el que, supuestamente, un pastor vio caer el meteorito.

Su amplia superficie, de entre 18.000 y 20.000 hectáreas, así como las dificultades para acceder con vehículos en este paraje de pinar y monte bajo, dificultaron la búsqueda, que se dio por concluidas con la llegada de la noche, dada la escasa visibilidad.

Pese a los esfuerzos realizados por el amplio operativo establecido por la Guardia Civil aún no se han hallado huellas del posible impacto del meteorito, según ratificaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la capital leonesa, que dijeron desconocer si a lo largo de mañana se reanudará o no la búsqueda.

No obstante, fuentes vecinales de Renedo de Valderaduey indicaron que está previsto que varios habitantes de la zona prosigan con estas tareas, que tratan de constatar una relación directa entre la teórica caída de un meteorito en la zona y la fuerte explosión y posterior temblor de tierra que numerosos vecinos sintieron en unos cincuenta kilómetros a la redonda tras ver «una bola de fuego».

Fuente: http://www.diariodeleon.com/inicio/noticia.jsp?CAT=113&TEXTO=100000004658

Author: Lalo Márquez

Share This Post On