Químicos Encuentran el Secreto para la Preservación de Momias

LONDRES (Reuters) – Un equipo de investigación Alemán ha desenmarañado el misterio de cómo los Egipcios antiguos momificaban a sus muertos, usando ciencia sofisticada para rastrear el preservativo a un extracto del árbol cedro.Unos químicos de la universidad Tuebingen y el Doerner-Institut de Munich replicaron el tratamiento antiguo de madera de cedro y encontraron que contiene un químico preservativo llamado guayacol.

“La ciencia moderna finalmente encontró el secreto de por qué algunas momias pueden durar por miles de años”, dijo a Reuters Ulrich Weser de la Universidad de Tuebingen el Miércoles.

Luego el equipo probó las químicas que encontraron en el derivado de cedro en unas costillas de cerdo frescas. Encontraron que tenían un efecto anti-bacterial extremadamente alto sin dañar el tejido del cuerpo.

Los hallazgos, publicados en el diario científico Nature, sorprenderán a los Egiptólogos quienes pensaban que el aceite de embalsamado era extraído del junípero (enebro) en vez del cedro.

El equipo también probó los extractos de junípero pero encontraron que no contenían los preservativos de guayacol.

Weser dijo que, a pesar de las menciones antiguas de “jugo-de-cedro”, los escolares creyeron que el junípero era la fuente por los nombres Griegos similares y algunas momias fueron encontradas empuñando bayas de enebro (junípero).

Los ladrones de tumbas forzaron a los antiguos Egipcios, quienes momificaban a sus muertos con la esperanza de que vivieran eternamente, a enterrar a sus líderes fallecidos cada vez más hondo. La descomposición era mucho más rápida, lo que significaba que tenían que encontrar un preservativo así como echarle sal a los cuerpos.

El equipo extrajo el aceite de cedro utilizando un método mencionado en un trabajo por Pilino el Anciano, un enciclopedista Romano quien escribió sobre un ungüento para embalsamar llamado “cedrio”.

Aunque no había descripciones contemporáneas de cómo era hecha la brea, los Egiptólogos modernos no habían tomado en cuenta el relato de Pilino porque lo había escrito siglos después.

El equipo encontró que su brea de madera de cedro sí contenía el preservativo principal guayacol.

“Podemos demostrar la exactitud de las escrituras de Pilino con la ciencia del siglo XXI”, dijo Weser.

Crucial a la investigación del equipo fué el haber encontrado material de embalsamado sin usar que había sido dejado a un lado de la espléndidamente bien conservada momia de 2,500 años de “Saankh-kare”. Esto les permitió llevar a cabo análisis químicos de la brea que no había sido afectado por el contacto de los tejidos del cuerpo.

Fuente: Yahoo! News, original por Chris Slocombe.

Author: Lalo Márquez

Share This Post On